Los re­cla­mos de equi­dad de gé­ne­ro ha­bían pa­sa­do de lar­go en Wall Street, has­ta aho­ra.

○Ver­ger Ca­pi­tal cues­tio­na so­bre aco­so a los fon­dos de co­ber­tu­ra.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Ja­net Lo­rin

A los fon­dos de in­ver­sión y en­ti­da­des de ca­pi­tal de ries­go pro­me­dio no les in­tere­sa si son ad­mi­nis­tra­das co­mo un club de hom­bres. Pe­ro, ¿qué pa­sa­ría si los clien­tes más importantes de es­tos fon­dos em­pe­za­ran a pres­tar aten­ción?

Con­si­de­re que Ver­ger Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment ad­mi­nis­tra 1.7 mil mi­llo­nes de dó­la­res sin fi­nes de lu­cro, es­pe­cial­men­te de las do­na­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Wa­ke Fo­rest. Re­cien­te­men­te, en­cues­tó a los 89 ad­mi­nis­tra­do­res ex­ter­nos de di­ne­ro que con­tra­ta res­pec­to a sus po­lí­ti­cas de in­ver­sión cuan­do se tra­ta de cues­tio­nes am­bien­ta­les, so­cia­les y gu­ber­na­men­ta­les, o ESG, por sus si­glas en in­glés. Pien­sa en el mé­to­do de frac­king o en ar­mas. Si bien Ver­ger no ne­ce­sa­ria­men­te ex­clu­ye a to­das esas em­pre­sas de su por­ta­fo­lio, las con­si­de­ra una potencial fuen­te de ries­go. "No que­re­mos ser una po­li­cía mo­ral", di­jo el CEO Jim Dunn. "Sim­ple­men­te que­re­mos en­ten­der qué hay en el por­ta­fo­lio en es­te mo­men­to".

No es tan inusual pa­ra un in­ver­sor ins­ti­tu­cio­nal que una in­dus­tria pe­que­ña su­per­vi­se a com­pa­ñías ba­jo los cri­te­rios de ESG. Pe­ro Ver­ger no so­lo ha­bla de las com­pa­ñías en las cua­les tie­ne ac­cio­nes, tam­bién que­ría sa­ber algunas co­sas so­bre los ad­mi­nis­tra­do­res de di­ne­ro que se­lec­cio­na­ban esas in­ver­sio­nes. En su en­cues­ta, pre­gun­tó a com­pa­ñías so­bre sus po­lí­ti­cas in­ter­nas res­pec­to al aco­so se­xual, el bull­ying y la dis­pa­ri­dad sa­la­rial.

“Los ad­mi­nis­tra­do­res de di­ne­ro que sub­es­ti­man la equi­dad de gé­ne­ro po­drían per­der­se el va­lor que ge­ne­ra la di­ver­si­dad de talento, pen­sa­mien­to y ex­pe­rien­cia, lo que ul­ti­ma­da­men­te po­dría afec­tar el ren­di­mien­to”, co­men­tó Dunn. “Al fi­nal del día, no­so­tros no cree­mos que ha­ya una real di­co­to­mía en­tre equi­dad y ren­di­mien­to”.

Ver­ger tam­bién apun­tó el mi­cros­co­pio a sí mis­mo, lo que lle­vó a su­bir­le el suel­do a dos mu­je­res en la com­pa­ñía com­pues­ta por 15 per­so­nas, que ope­ra en la re­si­den­cia del ex­pre­si­den­te de la uni­ver­si­dad en el cam­pus de Wa­ke Fo­rest en Wins­ton-Sa­lem, Ca­ro­li­na del Nor­te.

Por aho­ra, al me­nos, es po­co pro­ba­ble que los ad­mi­nis­tra­do­res de bie­nes sien­tan pre­sión por par­te de sus clien­tes res­pec­to a es­tos te­mas. La Aso­cia­ción de Ad­mi­nis­tra­ción de In­ver­sio­nes y Di­li­gen­cia Ade­cua­da (Imd­da, por sus si­glas en

in­glés), lle­vó a ca­bo una en­cues­ta a 78 in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les, in­clu­yen­do pen­sio­nes, do­na­cio­nes y ase­gu­ra­do­ras, y des­cu­brió que ca­si el 90 por cien­to de ellos no pre­gun­ta­ba es­pe­cí­fi­ca­men­te na­da res­pec­to al aco­so se­xual en en­tre­vis­tas de tra­ba­jo a po­ten­cia­les di­rec­ti­vos.

La ma­yo­ría de los in­ver­sio­nis­tas di­je­ron que aun si ellos des­cu­brían un pro­ble­ma con otros ad­mi­nis­tra­do­res, in­ver­ti­rían con ellos. “Su­pon­go que la ac­ti­tud 'al­fa' le ga­na a otros te­mas di­fí­ci­les”, se­ña­ló An­drew Bo­ro­wiec, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Imd­da. Al­fa es un tér­mino que se usa en Wall Street que se re­fie­re a la ren­ta­bi­li­dad adi­cio­nal de to­mar ries­gos.

En reali­dad, es di­fí­cil pa­ra los in­ver­sio­nis­tas cor­tar la­zos con fon­dos de in­ver­sión o con em­pre­sas de ca­pi­tal pri­va­do en don­de ha­yan in­ver­ti­do. Por ejem­plo, Ver­ger ter­mi­nó frus­tra­do con un fon­do de ca­pi­tal pri­va­do que tar­dó 6 me­ses en res­pon­der su en­cues­ta y al ha­cer­lo fue su­ma­men­te va­go. Dunn co­men­tó que es po­co pro­ba­ble que di­cho fon­do, del cual no re­ve­ló el nom­bre, re­ci­ba otro centavo de Ver­ger. “Si no res­pon­des a nues­tras so­li­ci­tu­des y no nos das trans­pa­ren­cia, es fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad fi­du­cia­ria pa­ra nues­tros clien­tes”, afir­mó Dunn, “Nos lo to­ma­mos muy en se­rio”. Pe­ro la in­ver­sión ini­cial de Ver­ger de 7 mi­llo­nes de dó­la­res es­tá ata­da has­ta por una dé­ca­da. Ta­les pe­rio­dos de blo­queo son co­mu­nes en el mun­do de fon­dos de in­ver­sión pri­va­da.

Las do­na­cio­nes y pen­sio­nes no ne­ce­si­tan des­pe­dir a un ad­mi­nis­tra­dor pa­ra pro­bar su se­rie­dad en el te­ma, de acuer­do a Cindy M. Lott, di­rec­to­ra del programa de ad­mi­nis­tra­ción sin fi­nes de lu­cro en la Es­cue­la de Es­tu­dios Pro­fe­sio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. “In­ves­ti­gar acer­ca de es­te ti­po de ga­ran­tías y con­si­de­ra­cio­nes den­tro de la re­la­ción de la in­ver­sión es una se­ñal se­ria en sí mis­ma'', co­men­tó Lott.

Ver­ger es­tá du­pli­can­do su in­ver­sión ini­cial de 12 mi­llo­nes de dó­la­res en otro fon­do: la com­pa­ñía Up­front Ven­tu­res, con se­de en Los Án­ge­les. La em­pre­sa de ca­pi­tal de ries­go tie­ne una cláu­su­la de in­clu­sión: so­li­ci­ta que el por­ta­fo­lio de ca­da com­pa­ñía in­clu­ya una re­gla en sus po­lí­ti­cas de re­cur­sos hu­ma­nos que ase­gu­re que al me­nos una mu­jer o miem­bro de una mi­no­ría sea for­mal­men­te en­tre­vis­ta­do pa­ra cual­quier pues­to eje­cu­ti­vo dis­po­ni­ble.

Ver­ger no se de­tu­vo pa­ra en­viar una en­cues­ta a sus ge­ren­tes ex­ter­nos. Emily Clai­re Mac­key, quien fue pa­san­te de li­cen­cia­tu­ra du­ran­te el úl­ti­mo año en la uni­ver­si­dad, fue asig­na­da a la di­rec­ción de in­ves­ti­ga­ción del fon­do pa­ra dar se­gui­mien­to a las en­cues­tas. En un ca­so, en­con­tró al­go que de­be­ría ha­ber­se di­vul­ga­do so­bre un em­plea­do que ya no tra­ba­ja­ba en el fon­do. "En­con­tré el pro­ble­ma en una sim­ple bús­que­da en Goo­gle", di­jo ella.

○ Ver­ger Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment ad­mi­nis­tra 1.7 mil mi­llo­nes de dó­la­res, sin fi­nes de lu­cro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.