○ El nue­vo go­bierno me­xi­cano pro­ba­rá su pe­ri­cia pa­ra cumplir las pro­me­sas he­chas a un elec­to­ra­do mo­les­to.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

○ Tras la his­tó­ri­ca victoria electoral, el fu­tu­ro pre­si­den­te del país de­be­rá man­dar se­ña­les de que su go­bierno se­rá res­pon­sa­ble y pru­den­te. Mé­xi­co su­peró nue­va­men­te la prue­ba de la de­mo­cra­cia: por ter­ce­ra vez des­de 2000, los vo­tan­tes eli­gie­ron un cam­bio en el po­der. Apo­yán­do­se en la ira ge­ne­ra­li­za­da por la co­rrup­ción y el cri­men, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y Mo­re­na die­ron un du­ro gol­pe tan­to al PRI co­mo al PAN. Aho­ra, los me­xi­ca­nos sa­brán si AMLO se­rá el que sa­tis­fa­ga sus frus­tra­das ex­pec­ta­ti­vas.

La pri­me­ra pre­gun­ta es si de­ja­rá atrás la re­tó­ri­ca de su cam­pa­ña y go­ber­na­rá co­mo prag­má­ti­co, co­mo lo hi­zo cuan­do fue je­fe de go­bierno de la CDMX.

Ló­pez Obra­dor tie­ne cin­co me­ses pa­ra di­se­ñar pla­nes de­ta­lla­dos en te­mas co­mo la co­rrup­ción y la de­lin­cuen­cia, y pa­ra tran­qui­li­zar a las em­pre­sas y los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros de que sus ini­cia­ti­vas

eco­nó­mi­cas no lle­va­rán al ti­po de desas­tres fis­ca­les que arrui­na­ron el pa­sa­do re­cien­te del país.

Pue­de ini­ciar con el cri­men. Más de 130 políticos fue­ron ase­si­na­dos du­ran­te la cam­pa­ña electoral, un an­gus­tio­so re­cor­da­to­rio del au­men­to de ho­mi­ci­dios ocu­rri­do du­ran­te el man­da­to del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to. Es di­fí­cil ob­je­tar los ar­gu­men­tos de la cam­pa­ña de Ló­pez Obra­dor de que re­du­cir la po­bre­za po­dría fre­nar el cri­men o que los abra­zos son pre­fe­ri­bles a los ba­la­zos. Pe­ro sus lla­ma­das a am­nis­tías y fo­ros en los que par­ti­ci­pen el Pa­pa Fran­cis­co y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU no son un sus­ti­tu­to de un plan pa­ra re­du­cir el nú­me­ro de ca­dá­ve­res, re­for­mar la po­li­cía y for­ta­le­cer la apli­ca­ción de la jus­ti­cia.

Ló­pez Obra­dor ha si­do am­bi­guo res­pec­to a la co­rrup­ción, pro­me­tien­do li­de­rar con el ejem­plo y man­te­ner la “to­le­ran­cia ce­ro”, aun­que me­nos­pre­cia los es­fuer­zos de la so­cie­dad ci­vil por des­en­mas­ca­rar y des­arrai­gar ese mal y cri­ti­ca a la Su­pre­ma Cor­te.

La caí­da del pe­so des­pués de la victoria de AMLO el do­min­go re­fle­jó el es­cep­ti­cis­mo de los in­ver­sio­nis­tas so­bre sus pro­me­sas de no re­ver­tir las re­for­mas eco­nó­mi­cas o arrui­nar el pre­su­pues­to pa­ra pa­gar por los pro­gra­mas so­cia­les. Sin em­bar­go, la in­fla­ción da­ña­ría más a los po­bres a los que pro­me­tió ayudar. Las re­co­men­da­cio­nes pre­su­pues­ta­rias del pre­si­den­te elec­to de­be­rán re­fu­tar las pre­dic­cio­nes de que sus po­lí­ti­cas am­plia­rán el dé­fi­cit al 4 por cien­to del PIB.

Ló­pez Obra­dor tie­ne gran­des am­bi­cio­nes his­tó­ri­cas y en­fren­ta­rá po­ca opo­si­ción le­gis­la­ti­va. Esa po­dría ser una com­bi­na­ción pe­li­gro­sa. El nue­vo man­da­ta­rio de­be ase­gu­rar­se de que, es­ta vez, los ciu­da­da­nos no se arre­pien­tan de ha­ber­le da­do su vo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.