Ap­ple no defiende tus da­tos per­so­na­les tan­to co­mo crees.

○ La em­pre­sa tie­ne áreas gri­ses en ma­te­ria de pro­tec­ción de da­tos.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - — Sa­rah Frier

Ap­ple se ha po­si­cio­na­do co­mo el cam­peón de la pri­va­ci­dad. Mien­tras que Fa­ce­book y Goo­gle ras­trean nues­tros mo­vi­mien­tos en in­ter­net pa­ra be­ne­fi­cio de los anun­cian­tes, La em­pre­sa ha pre­go­na­do su no­ble de­ci­sión de evi­tar ese mo­de­lo de ne­go­cios. La pri­va­ci­dad es un de­re­cho hu­mano, ase­gu­ró Tim Cook, presidente eje­cu­ti­vo de Ap­ple, en una en­tre­vis­ta en ju­nio. “Nun­ca nos ale­ja­mos de nues­tros va­lo­res”.

La cam­pa­ña es­tá fun­cio­nan­do, co­mo apun­tan in­for­mes de me­dios que mues­tran a Ap­ple co­mo el hé­roe del villano Fa­ce­book. Pe­ro ese gol­pe de mar­ke­ting ocul­ta un pro­ble­ma sub­ya­cen­te: la com­pa­ñía más va­lio­sa del mun­do –su va­lor de mer­ca­do su­peró el bi­llón de dó­la­res el pa­sa­do 2 de agos­to– tie­ne al­gu­nos de los mis­mos problemas de se­gu­ri­dad que otros gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos en lo que res­pec­ta a las apli­ca­cio­nes.

Bloom­berg News in­for­mó re­cien­te­men­te que du­ran­te años se per­mi­tió a los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes pa­ra iP­ho­ne al­ma­ce­nar y ven­der da­tos de usua­rios que per­mi­ten el ac­ce­so a sus lis­tas de con­tac­tos que, ade­más de los nú­me­ros de te­lé­fono, pue­den in­cluir fo­tos y di­rec­cio­nes de otras per­so­nas. Se­gún al­gu­nos ex­per­tos en se­gu­ri­dad, la app de No­tas, don­de las per­so­nas a ve­ces es­cri­ben su pin ban­ca­rio o los có­di­gos de en­tra­da de sus edi­fi­cios, es par­ti­cu­lar­men­te de­li­ca­da.

En ju­lio, Ap­ple agre­gó una re­gla a su con­tra­to con los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes, mis­ma que prohí­be el al­ma­ce­na­mien­to y la ven­ta de esa in­for­ma­ción. El cam­bio ca­si no tu­vo eco, pro­ba­ble­men­te por­que no ha­rá mu­cha di­fe­ren­cia: la nue­va re­gla, por ejem­plo, no ha­ce na­da pa­ra que sea téc­ni­ca­men­te di­fí­cil pa­ra los desa­rro­lla­do­res re­co­lec­tar in­for­ma­ción de los usua­rios.

Es­te es el ti­po de si­tua­ción que lle­vó al CEO de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, a tes­ti­fi­car por 10 ho­ras en el Con­gre­so de EU. En su ca­so, el fa­bri­can­te de

una apli­ca­ción de prue­ba de per­so­na­li­dad re­co­pi­ló in­for­ma­ción del per­fil y lue­go la com­par­tió con Cam­brid­ge Analy­ti­ca, la con­sul­to­ría que tra­ba­jó pa­ra ayu­dar a ele­gir a Do­nald Trump. Has­ta 87 mi­llo­nes de per­so­nas se vie­ron afec­ta­das, a pe­sar de que so­lo 270 mil uti­li­za­ron la apli­ca­ción de prue­ba.

Ap­ple tie­ne los ingredientes pa­ra una ex­plo­sión ti­po Cam­brid­ge Analy­ti­ca, pe­ro ya con­ven­ció al pú­bli­co de que tie­ne en men­te los me­jo­res in­tere­ses de sus usua­rios con sus po­lí­ti­cas exis­ten­tes que no se pue­den ha­cer cum­plir.

El ar­gu­men­to prin­ci­pal de la com­pa­ñía so­bre por qué es un me­jor ad­mi­nis­tra­dor de la pri­va­ci­dad de los clien­tes es que no tie­ne in­te­rés en re­co­pi­lar da­tos per­so­na­les en su na­ve­ga­dor o red de desa­rro­lla­do­res. Sim­ple­men­te no lo re­quie­re, por­que no ge­ne­ra su di­ne­ro de la pu­bli­ci­dad. Es­ta na­rra­ti­va se man­tie­ne cuan­do se tra­ta de ras­trear men­sa­jes te­le­fó­ni­cos o los ar­tícu­los que los usua­rios leen, pe­ro cuan­do se tra­ta de la red de desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes, Ap­ple revisa, aprue­ba, pe­ro no pue­de ver có­mo se uti­li­zan los da­tos que re­co­pi­lan.

“Las re­glas de la App Sto­re siem­pre han si­do apli­ca­das se­lec­ti­va­men­te”, afir­mó Jo­seph Je­ro­me, quien es un ase­sor de po­lí­ti­cas so­bre el pro­yec­to de pri­va­ci­dad y da­tos del Cen­tro pa­ra la De­mo­cra­cia y la Tec­no­lo­gía, un gru­po de de­fen­sa del con­su­mi­dor con se­de en Washington. Ap­ple siem­pre pue­de en­con­trar al­gu­nos desa­rro­lla­do­res pa­ra sen­tar un ejem­plo, di­ce. Tam­bién po­dría ame­na­zar con rea­li­zar au­di­to­rías, pe­ro no pue­de ga­ran­ti­zar que las apli­ca­cio­nes de desa­rro­lla­do­res in­de­pen­dien­tes usen los da­tos de ma­ne­ra res­pon­sa­ble. “Ver có­mo em­pre­sas de ter­ce­ros usan los da­tos se­ría real­men­te di­fí­cil”, co­men­ta Je­ro­me.

La red de desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes iOS es mu­cho más só­li­da e in­flu­yen­te que la de Fa­ce­book. Los pro­gra­ma­do­res han pro­du­ci­do to­do lo que los clien­tes han usa­do en sus iPho­nes en los úl­ti­mos 10 años y han ob­te­ni­do in­gre­sos por 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res, in­clu­so des­pués de que Ap­ple rea­li­za­ra un re­cor­te pro­me­dio del 30 por cien­to. Esas for­tu­nas se han cons­trui­do so­bre los da­tos per­so­na­les de los clien­tes de Ap­ple.

Ap­ple ha in­cor­po­ra­do dos con­tro­les di­rec­tos di­se­ña­dos pa­ra el con­su­mi­dor: uno cuan­do acep­ta com­par­tir su in­for­ma­ción de con­tac­to con el desa­rro­lla­dor; y el otro, cuan­do ac­ti­va el in­te­rrup­tor en su con­fi­gu­ra­ción con el fin de de­ne­gar ese per­mi­so. Pe­ro nin­guno es tan sim­ple co­mo pa­re­ce. El pri­me­ro le da a los desa­rro­lla­do­res el ac­ce­so a to­do lo que has al­ma­ce­na­do so­bre to­dos tus co­no­ci­dos, mu­cho más que so­lo sus nú­me­ros de te­lé­fono, y sin su per­mi­so. El se­gun­do es en­ga­ño­so. Des­ac­ti­var la fun­ción de com­par­tir so­lo blo­quea al desa­rro­lla­dor de ac­ce­so con­ti­nuo, pe­ro no eli­mi­na los da­tos que ya han si­do re­co­pi­la­dos.

Los te­lé­fo­nos con An­droid de Goo­gle tie­nen el mis­mo pro­ble­ma. En una pá­gi­na de ayu­da al con­su­mi­dor, la com­pa­ñía ase­gu­ró que eli­mi­nar el ac­ce­so de los desa­rro­lla­do­res a los con­tac­tos no erra­di­ca la in­for­ma­ción que ya tie­nen. Pe­ro Goo­gle no ha cons­trui­do su per­fil pú­bli­co con la pro­me­sa de ser un pro­tec­tor de nues­tros da­tos.

Cook re­ci­bió una car­ta del Co­mi­té de Ener­gía y Co­mer­cio de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en ju­lio pa­sa­do en la que ha­bía pre­gun­tas so­bre có­mo ma­ne­ja Ap­ple la in­for­ma­ción y da­tos del con­su­mi­dor. El co­mi­té di­jo que es­ta­ba re­vi­san­do las prác­ti­cas co­mer­cia­les que pu­die­ran afec­tar las ex­pec­ta­ti­vas de pri­va­ci­dad de los usua­rios, co­mo si Ap­ple pu­die­ra con­tro­lar o li­mi­tar los da­tos re­co­pi­la­dos por las apli­ca­cio­nes desa­rro­lla­das por ter­ce­ros que es­tán dis­po­ni­bles en su tien­da de apli­ca­cio­nes.

El 7 de agos­to, la em­pre­sa res­pon­dió con un do­cu­men­to de va­rias pá­gi­nas que in­cluía es­ta afir­ma­ción: “Ap­ple no pue­de mo­ni­to­rear lo que los desa­rro­lla­do­res ha­cen con los da­tos de los clien­tes que han re­co­pi­la­do, ni pre­vie­ne la trans­fe­ren­cia pos­te­rior de esos da­tos, ni te­ne­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra ase­gu­rar que el desa­rro­lla­dor cum­pla con sus pro­pias po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad o le­yes lo­ca­les. La re­la­ción en­tre el desa­rro­lla­dor de la apli­ca­ción y el usua­rio es di­rec­ta y es obli­ga­ción del desa­rro­lla­dor re­co­pi­lar y usar da­tos de ma­ne­ra res­pon­sa­ble”.

Si Ap­ple real­men­te qui­sie­ra de­fen­der la pri­va­ci­dad de los con­su­mi­do­res po­dría to­mar la ini­cia­ti­va en la cons­truc­ción de un me­jor sis­te­ma, que per­mi­ta a sus clien­tes con­tro­lar quién pue­de te­ner su in­for­ma­ción y da­tos. Las em­pre­sas no se des­vi­ven en ese pun­to, co­men­ta Jen­ni­fer King, di­rec­to­ra de pri­va­ci­dad del con­su­mi­dor del Cen­tro de In­ter­net y So­cie­dad de Stan­ford. “Na­die real­men­te ha rein­ven­ta­do la li­bre­ta de di­rec­cio­nes des­de que la hi­ci­mos elec­tró­ni­ca en los años 90”, di­ce.

Los desa­rro­lla­do­res tie­nen ac­ce­so a do­ce­nas de da­tos di­fe­ren­tes que pue­den in­ge­rir cuan­do un usua­rio lo acep­ta. Por lo tan­to, el pri­mer pa­so es ob­vio: res­trin­gir que ob­ten­gan in­for­ma­ción de las lis­tas con­tac­tos más allá de los nú­me­ros de te­lé­fono y las di­rec­cio­nes de co­rreo elec­tró­ni­co.

El si­guien­te pa­so es re­di­se­ñar los con­tro­les pa­ra per­mi­tir a los usua­rios ci­frar o re­cha­zar com­par­tir de­ter­mi­na­dos con­tac­tos. “Cual­quier in­di­vi­duo de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo no ce­de­ría sus con­tac­tos más sen­si­bles con un ex­tra­ño”, se­ña­la King. “¿Por qué no po­de­mos ha­cer eso?”

Es­tos son so­lo al­gu­nos pa­sos su­ge­ri­dos, no una so­lu­ción com­ple­ta. Pa­ra ello se re­quie­re que Ap­ple se­pa quiénes so­mos y si­ga nues­tros da­tos por in­ter­net. Por to­dos los problemas de pri­va­ci­dad de Fa­ce­book, al me­nos fue ca­paz de aler­tar a las per­so­nas que se vie­ron po­ten­cial­men­te afec­ta­das por la fu­ga de Cam­brid­ge Analy­ti­ca. Ap­ple no tie­ne ese me­ca­nis­mo.

Si la em­pre­sa in­sis­te en no sa­ber qué su­ce­de con nues­tros da­tos en nom­bre de la pri­va­ci­dad, al me­nos pue­de ayu­dar­nos a ga­ran­ti­zar que no com­par­ta­mos más de lo ne­ce­sa­rio.

“Ver có­mo em­pre­sas de ter­ce­ros usan los da­tos se­ría real­men­te di­fí­cil”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.