Los de­mó­cra­ta lle­nan las ar­cas pa­ra la elec­ción de no­viem­bre gra­cias a Trump.

○ El par­ti­do ha ca­pi­ta­li­za­do con éxi­to la ener­gía con­tra el presidente.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Jos­hua Green con la co­la­bo­ra­ción de Bill Alli­son

Los de­mó­cra­tas es­pe­ran que una “ola azul” los lle­ve a la vic­to­ria en las elec­cio­nes que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne es­te oto­ño. Mien­tras eso pa­sa, ya acu­mu­lan una “ola ver­de” de dó­la­res. El di­ne­ro que ha lle­ga­do a la cam­pa­ña de­mó­cra­ta ayu­dó a que 73 can­di­da­tos de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes re­cau­da­ran más que los re­pu­bli­ca­nos, re­ve­la un aná­li­sis de Bloom­berg so­bre los da­tos de la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­to­ral de EU. Mien­tras más re­cur­sos ten­gan, ma­yor se­rá la po­si­ble ola azul, siem­pre y cuan­do el elec­to­ra­do an­ti-Trump se mo­vi­li­ce pa­ra vo­tar en no­viem­bre. Los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan ob­te­ner 23 es­ca­ños pa­ra re­to­mar el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Que los de­mó­cra­tas ha­yan re­cau­da­do más di­ne­ro que los re­pu­bli­ca­nos el úl­ti­mo tri­mes­tre evi­den­cia no so­lo la an­ti­pa­tía ha­cia el presidente en­tre li­be­ra­les e in­de­pen­dien­tes, sino tam­bién la ca­pa­ci­dad pa­ra re­cau­dar fon­dos del par­ti­do y de los nuevos gru­pos de ba­se que sur­gie­ron a raíz de la vic­to­ria de Trump.

Des­de la elec­ción pre­si­den­cial de 2016, el en­tu­sias­mo de­mó­cra­ta ha si­do no­to­rio en la pro­li­fe­ra­ción de mar­chas con­tra el man­da­ta­rio, el nú­me­ro ré­cord de can­di­da­tos por un car­go, la ma­yor par­ti­ci­pa­ción en elec­cio­nes pri­ma­rias y es­pe­cia­les, y los son­deos que mues­tran a los vo­tan­tes de iz­quier­da más in­tere­sa­dos en las elec­cio­nes. Esa ener­gía tam­bién se ha tra­du­ci­do en dó­la­res. En el se­gun­do tri­mes­tre, los can­di­da­tos de­mó­cra­tas a la Cá­ma­ra re­cau­da­ron más del tri­ple de lo que re­co­lec­ta­ron en el mis­mo pe­rio­do en 2014. En ci­fras, sig­ni­fi­ca un pro­me­dio de 151 mil dó­la­res por can­di­da­to, fren­te a 101 mil dó­la­res en 2014.

"Esa in­ten­si­dad pue­de ver­se por­que nos han con­tac­ta­do más cam­pa­ñas del la­do de­mó­cra­ta que del re­pu­bli­cano", di­ce Ste­ven Spin­ner, di­rec­tor de Re­vUp Soft­wa­re Inc., una com­pa­ñía de soft­wa­re pa­ra re­cau­dar fon­dos. "Re­ci­bi­mos más lla­ma­das y ve­mos un ace­le­ra­do uso del soft­wa­re en­tre los de­mó­cra­tas, lo que se co­rre­la­cio­na con los re­sul­ta­dos pú­bli­cos de la re­cau­da­ción de fon­dos que ve­mos ca­da tri­mes­tre".

En su pre­si­den­cia, Trump se ha ma­ra­vi­lla­do de la leal­tad de un gru­po de re­pu­bli­ca­nos, sin im­por­tar cuán es­can­da­lo­sas sean sus pa­la­bras. Co­mo di­jo en un ac­to de cam­pa­ña en 2016, no sin cier­ta exa­ge­ra­ción: "po­dría pa­rar­me en me­dio de la Quin­ta Ave­ni­da y dis­pa­rar­le a al­guien y no per­de­ría vo­tan­tes".

Pe­ro Trump ha te­ni­do un efec­to se­cun­da­rio, me­nos no­to­rio pe­ro no más dé­bil. Ha azu­za­do y re­for­za­do la de­ter­mi­na­ción de una opo­si­ción igual­men­te com­pro­me­ti­da, fe­liz de do­nar di­ne­ro a los can­di­da­tos de­mó­cra­tas. "El me­jor re­cau­da­dor de fon­dos que han te­ni­do los can­di­da­tos de­mó­cra­tas es el pro­pio Do­nald Trump", afir­ma Da­vid Was­ser­man, editor del Cook Po­li­ti­cal Re­port, cu­yo re­cien­te aná­li­sis au­gu­ra que los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ra­rán el con­trol de la Cá­ma­ra. "Los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos es­tán im­pul­san­do las de­ci­sio­nes de los do­nan­tes, in­clu­so en dis­tri­tos en los que las cam­pa­ñas no es­tán muy re­ñi­das".

En es­te ve­rano, dis­tri­tos ocu­pa­dos por re­pu­bli­ca­nos es­tán más dispu­tados. So­lo en ju­lio, Was­ser­man in­cli­nó diez es­ca­ños de la Cá­ma­ra ha­cia los de­mó­cra­tas y so­lo dos ha­cia los re­pu­bli­ca­nos, una ten­den­cia re­fle­ja­da en pre­vi­sio­nes de ex­per­tos.

Tras nu­me­ro­sos re­ti­ros, in­clui­do el del presidente de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, quien no bus­ca­rá la re­elec­ción, los re­pu­bli­ca­nos es­tán de­fen­dien­do los 42 es­ca­ños que se que­da­rán va­cíos. En 20 de esos dis­tri­tos, el can­di­da­to de­mó­cra­ta re­cau­dó más fon­dos que el re­pu­bli­cano.

Los es­tra­te­gas di­cen que el cre­ci­mien­to del en­tu­sias­mo de­mó­cra­ta es por el em­ba­te de su ri­val. "Ca­da ac­ción de Trump tie­ne una reac­ción igual y con­tra­ria en el la­do de­mó­cra­ta", di­ce Al­fred John­son, co­fun­da­dor y CEO de Mo­bi­li­zeA­me­ri­ca Inc., una pla­ta­for­ma que co­nec­ta ac­ti­vis­tas y cam­pa­ñas de­mó­cra­tas. "Ca­da nue­va atro­ci­dad, ya sea se­pa­rar a los ni­ños de sus pa­dres en la fron­te­ra o apo­yar a un dic­ta­dor en Hel­sin­ki, cau­sa un au­men­to pro­por­cio­nal en­tre la gen­te de nues­tro la­do de­ci­di­da a ha­cer la di­fe­ren­cia".

En ca­da ciclo, el Co­mi­té de Cam­pa­ña De­mó­cra­ta en el Con­gre­so bus­ca ca­na­li­zar a los do­nan­tes a las con­tien­das que con­si­de­ra po­si­bles ga­na­do­res. En el pa­sa­do, los ac­ti­vis­tas y los pe­que­ños do­nan­tes no han es­ta­do de acuer­do con el es­ta­blish­ment del par­ti­do. Una que­ja en­tre los es­tra­te­gas fue que los do­nan­tes acu­die­ron en ma­sa a apo­yar a "fa­mo­sos", co­mo Eli­za­beth Wa­rren o el can­di­da­to al Con­gre­so por Geor­gia, Jon Os­soff, dán­do­les re­cur­sos. Es­te ciclo pa­re­ce ser di­fe­ren­te, al me­nos en la Cá­ma­ra, ya que la di­ri­gen­cia y las ba­ses han con­cor­da­do las críticas. Co­mo re­sul­ta­do, el di­ne­ro flu­yó a dis­tri­tos en dispu­ta, una es­tra­te­gia más pa­re­ci­da a la in­ver­sión en ín­di­ces en vez de es­co­ger ac­cio­nes in­di­vi­dua­les.

Es­te en­fo­que ha si­do pro­mo­vi­do por va­rios nuevos gru­pos de ba­se, co­mo Swing Left, que se cen­tra en los dis­tri­tos ce­rra­dos. "Nos lan­za­mos con la idea de co­men­zar de in­me­dia­to la cam­pa­ña de 2018 y pen­sa­mos que la Cá­ma­ra se­ría la cla­ve", afir­ma Et­han To­dras-Whi­tehill, co­fun­da­dor del gru­po. Swing Left re­co­no­ció que mu­chas de las con­tien­das más ce­rra­das se­rían iden­ti­fi­ca­bles y no es­pe­ró a que sur­gie­ra un can­di­da­to. "Pue­des re­cau­dar di­ne­ro y esen­cial­men­te guar­dar­lo pa­ra un po­si­ble as­pi­ran­te", co­men­ta To­dras-Whi­tehill. Has­ta aho­ra, el gru­po ha ob­te­ni­do cer­ca de 5 mi­llo­nes de dó­la­res de 55 mil do­nan­tes.

Swing Left y otros gru­pos han en­cau­za­do las donaciones ha­cia los no­mi­na­dos sin re­cur­sos re­cién sur­gi­dos de las pri­ma­rias pa­ra la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. "Lo que es­ta­mos vien­do en 2018 es el sur­gi­mien­to del es­tra­te­ga po­lí­ti­co ama­teur", ex­pli­ca Was­ser­man. "Per­so­nas que son ac­ti­vis­tas de­mó­cra­tas, que quie­ren ta­par agu­je­ros en el ma­pa de la re­cau­da­ción de fon­dos y no de­jar na­da al azar".

Has­ta el mo­men­to, no hay ga­ran­tía de que pe­li­gre el con­trol re­pu­bli­cano del Con­gre­so. Te­ner el po­der tie­ne mu­chas ven­ta­jas. Por ejem­plo, so­lo 22 de los 73 con­trin­can­tes de­mó­cra­tas que su­pe­raron en la re­cau­da­ción de fon­dos a sus opo­nen­tes re­pu­bli­ca­nos el tri­mes­tre pa­sa­do ter­mi­na­ron con más efec­ti­vo. Si bien la afluen­cia de can­di­da­tos pri­me­ri­zos ha en­tu­sias­ma­do a los li­be­ra­les, es­tos as­pi­ran­tes no­ve­les no han si­do pro­ba­dos en los ri­go­res de una cam­pa­ña elec­to­ral ge­ne­ral. Dan Eber­hart, un re­cau­da­dor de fon­dos del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, men­cio­na que aun­que los de­mó­cra­tas han te­ni­do una ven­ta­ja fi­nan­cie­ra, el Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano ha re­cau­da­do más en es­te ciclo que el Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta: 213 mi­llo­nes de dó­la­res con­tra 109 mi­llo­nes.

Con to­do, la ca­pa­ci­dad de los de­mó­cra­tas pa­ra cap­tar dó­la­res es bue­na. "Las dos co­sas que los do­nan­tes nos pre­gun­tan son ‘¿quién ne­ce­si­ta más mi di­ne­ro?’ y ‘¿dón­de ten­drá más im­pac­to?'", de­ta­lla To­dras-Whi­tehill. "Esas son pre­gun­tas que po­de­mos res­pon­der fá­cil­men­te".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.