Pa­trón re­de­fi­nió la in­dus­tria del te­qui­la de al­ta ga­ma a ni­vel glo­bal y aho­ra co­rre el ries­go de per­der ca­li­dad de­bi­do a los pla­nes de su nue­vo due­ño, Ba­car­dí.

El maes­tro te­qui­le­ro Fran­cis­co Al­ca­raz con­ci­bió el des­ti­la­do de aga­ve que cam­bió pa­ra siem­pre el te­qui­la. Sin em­bar­go, una ex­pan­sión glo­bal po­dría des­ha­cer su le­ga­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Ted Ge­no­ways Fo­to­gra­fías: Mary An­ne An­drei

Co­rría el año 1989, cuan­do Fran­cis­co Al­ca­raz, el maes­tro te­qui­le­ro de Te­qui­la Sie­te Le­guas, fue abor­da­do al sa­lir de la fá­bri­ca por un es­ta­dou­ni­den­se con len­tes de sol y ca­mi­sa a me­dio abro­char. Ato­to­nil­co el Al­to es un pue­blo ja­lis­cien­se con po­cos ex­tran­je­ros y re­sul­ta­ba cho­can­te es­cu­char a al­guien ha­blar in­glés. El hom­bre le pre­gun­tó a Al­ca­raz si co­no­cía al due­ño de la des­ti­le­ría. "Por su­pues­to", res­pon­dió. Lu­cre­cia Gon­zá­lez, la hi­ja del di­fun­to fun­da­dor, era su je­fa.

El hom­bre se pre­sen­tó co­mo Mar­tin Crow­ley y di­jo ser un fa­ná­ti­co de Chi­na­co, un te­qui­la de al­ta ga­ma in­tro­du­ci­do a EU en 1987. Chi­na­co era tan po­pu­lar co­mo di­fí­cil de en­con­trar, era un pro­duc­to tan codiciado que en la fron­te­ra ha­bían ro­ba­do un en­vío que iba ha­cia Te­xas.

Crow­ley vio una opor­tu­ni­dad de mer­ca­do, un te­qui­la de al­ta ga­ma que se co­mer­cia­li­za­ra fá­cil­men­te y lle­gó a Mé­xi­co con la es­pe­ran­za de co­men­zar su mar­ca. Ha­bía oí­do que los pri­mos de la fa­mi­lia Gon­zá­lez, que es­ta­ban de­trás de Chi­na­co, pro­du­cían Sie­te Le­guas. Crow­ley le di­jo a Al­ca­raz que que­ría con­tra­tar a Sie­te Le­guas pa­ra ha­cer el me­jor te­qui­la del mun­do. "Le di­je que no po­día pro­me­ter eso", re­cuer­da Al­ca­raz, ex­pli­cán­do­le a Crow­ley có­mo dis­tin­tos pa­la­da­res pre­fie­ren di­fe­ren­tes sa­bo­res y có­mo los cam­bios de hu­mor o in­clu­so la ho­ra del día pue­den ha­cer que los be­be­do­res pre­fie­ran un sa­bor a otro. "Pen­sé que era un grin­go lo­co". Sin em­bar­go, el con­tra­to de Al­ca­raz con Sie­te Le­guas es­pe­ci­fi­ca­ba que le co­rres­pon­día una par­te de las ga­nan­cias de cual­quier mar­ca pro­du­ci­da por la des­ti­le­ría. En­ton­ces, ¿por qué no es­cu­char­lo? Ade­más, a Al­ca­raz le sor­pren­dió que Crow­ley es­tu­vie­ra in­tere­sa­do en la ca­li­dad, no en el vo­lu­men.

El grin­go lo­co lue­go re­ve­la­ría que te­nía con­tac­tos pa­ra dis­tri­buir­lo en Ca­li­for­nia y que su so­cio em­pre­sa­rial, John Paul DeJo­ria, quien ha­bía he­cho una for­tu­na co­mo co­fun­da­dor de la com­pa­ñía de pro­duc­tos del ca­be­llo John Paul Mit­chell Sys­tems, te­nía ami­gos en Holly­wood. Su vi­sión era po­ner su te­qui­la en una bo­te­lla de di­se­ño atrac­ti­vo que trans­mi­tie­ra el al­ma ar­te­sa­nal de Mé­xi­co. Te­nía la in­ten­ción de lla­mar­lo Pa­trón, por su de­no­ta­ción aris­to­crá­ti­ca. Al­ca­raz acep­tó ha­blar con la fa­mi­lia Gon­zá­lez y, fi­nal­men­te, Sie­te Le­guas ac­ce­dió a tra­ba­jar con Crow­ley. Na­die es­pe­ra­ba que la mar­ca se con­vir­tie­ra en el ma­yor pro­duc­tor y ex­por­ta­dor mun­dial de te­qui­la pré­mium.

Po­cos sa­ben quién es, pe­ro Al­ca­raz es la ra­zón por la que Pa­trón es un nom­bre co­no­ci­do. Él ideó el mé­to­do de pro­duc­ción, que in­tro­du­jo gran complejidad y sa­bor a su te­qui­la no añe­ja­do y re­in­tro­du­jo el des­ti­la­do a una ge­ne­ra­ción de be­be­do­res. Sin él, Ba­car­dí Ltd. no hu­bie­ra com­pra­do en enero el 70 por cien­to que le fal­ta­ba de Pa­trón Spi­rits International AG por 5 mil 100 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que le re­por­tó una for­tu­na a Al­ca­raz (el 3 por cien­to del pre­cio de ven­ta, unos 150 mi­llo­nes de dó­la­res, fue­ron pa­ra el maes­tro te­qui­le­ro, se­gún una de­man­da pre­sen­ta­da con­tra Pa­trón por un exem­plea­do en 2013) y re­don­dea la car­te­ra pré­mium de Ba­car­di, que incluye el vod­ka Grey Goo­se y el whisky De­war.

Se­gún la aso­cia­ción del gre­mio Dis­ti­lled Spi­rits Coun­cil, en EU las ven­tas de te­qui­la se cua­dru­pli­ca­ron en­tre 2002 y 2017, sien­do la ma­yor par­te del cre­ci­mien­to en las mar­cas de al­ta ga­ma. Ba­car­dí afir­ma que Pa­trón aún tie­ne es­pa­cio pa­ra cre­cer in­ter­na­cio­nal­men­te. La pre­gun­ta es si las per­so­nas en el mun­do co­no­ce­rán a Pa­trón co­mo la be­bi­da tra­di­cio­nal que siem­pre ha si­do o si la ex­pan­sión lo con­ver­ti­rá en un pro­duc­to por de­ba­jo del es­tán­dar de Al­ca­raz.

El maes­tro te­qui­le­ro na­ció en 1946 en Ta­ma­zu­la de Gor­diano, ro­dea­do de los in­ge­nios azu­ca­re­ros don­de su pa­dre era me­cá­ni­co. Que­ría ser co­mo los quí­mi­cos que tra­ba­ja­ban en los la­bo­ra­to­rios, ves­ti­dos en ba­tas blan­cas y es­tu­dió in­ge­nie­ría quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra pa­ra apren­der la ex­trac­ción del azú­car. Pe­ro en 1964, en su pri­mer año de es­tu­dios, el go­bierno me­xi­cano anun­ció que, tras la de­man­da de te­qui­la, se re­la­ja­ría la nor­ma­ti­va que exi­gía que el des­ti­la­do se ela­bo­ra­ra so­la­men­te con azú­ca­res del aga­ve. A par­tir de ese mo­men­to, has­ta un 30 por cien­to de cual­quier bo­te­lla de te­qui­la po­día pro­ve­nir de otras fuen­tes, crean­do una ca­te­go­ría co­no­ci­da co­mo “mix­to”, y la in­dus­tria re­cu­rrió a la ca­ña. Uno de los pro­fe­so­res de Al­ca­raz, Jor­ge Núñez, el in­ge­nie­ro de Te­qui­la El Vie­ji­to en Ato­to­nil­co, lo ani­mó a apli­car su co­no­ci­mien­to en la ca­ña pa­ra es­tu­diar la des­ti­la­ción.

An­tes de que Al­ca­raz se gra­dua­ra, hu­bo otra mo­di­fi­ca­ción en los es­tán­da­res, aho­ra to­da­vía más la­xos pa­ra per­mi­tir el 49 por cien­to de otros azú­ca­res. Se ins­pec­cio­na­ría a la in­dus­tria pa­ra que los te­qui­le­ros no in­ten­ta­ran sal­tar­se las nue­vas re­gu­la­cio­nes. Al­ca­raz ob­tu­vo el pues­to co­mo el pri­mer ins­pec­tor de te­qui­la del país. Ca­da mes vi­si­ta­ba las 54 des­ti­le­rías de Ja­lis­co. "Fue una ex­pe­rien­cia in­va­lua­ble", di­ce. "Tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer to­dos esos pro­ce­sos y equi­pos di­fe­ren­tes".

Tras dos años, Núñez le con­si­guió un tra­ba­jo co­mo ge­ren­te de pro­duc­ción en El Vie­ji­to. Al­ca­raz co­lo­có un ca­tre en el cuar­to de los alam­bi­ques y dor­mía allí pa­ra apren­der los so­ni­dos de las cal­de­ras de co­bre y las bo­bi­nas en to­das las eta­pas de la des­ti­la­ción. Cuan­do la com­pa­ñía La Ma­dri­le­ña con­tra­tó a El Vie­ji­to pa­ra ha­cer su te­qui­la, Al­ca­raz ex­pe­ri­men­tó has­ta en­con­trar una le­va­du­ra de fer­men­ta­ción al­ta­men­te efi­cien­te pa­ra una lí­nea que se ex­por­tó a

EU de­no­mi­na­da Two Fin­gers Te­qui­la. Fue to­do un éxi­to: la pri­me­ra nue­va mar­ca en mon­tar la ola ini­cia­da por gran­des nom­bres co­mo José Cuer­vo, Sau­za y He­rra­du­ra en los años se­sen­ta y prin­ci­pios de los se­ten­ta.

Pa­ra 1981, Al­ca­raz tra­ba­ja­ba por su cuen­ta. Ase­so­ra­ba a fa­bri­can­tes desa­rro­llan­do cul­ti­vos de le­va­du­ra que me­jo­ra­ban la con­ver­sión de azú­ca­res en al­cohol pa­ra ele­var la pro­duc­ción. Eso era fá­cil, cuen­ta, por­que esas mar­cas ela­bo­ra­ban te­qui­la con so­lo 51 por cien­to de aga­ve; su ob­je­ti­vo era la pro­duc­ción, no la ca­li­dad. De to­dos mo­dos, se usa­ba en mar­ga­ri­tas. En­ton­ces apa­re­ció un clien­te cu­yo pro­duc­to pre­sen­ta­ba un desafío úni­co.

Sie­te Le­guas que­ría au­men­tar el vo­lu­men sin sa­cri­fi­car la ca­li­dad de su te­qui­la 100 por cien­to de aga­ve. La fa­mi­lia ha­bía com­pra­do una se­gun­da des­ti­le­ría cer­ca de la fá­bri­ca don­de se fun­dó la em­pre­sa en la dé­ca­da de 1950. La fá­bri­ca ori­gi­nal usa­ba un pro­ce­so tra­di­cio­nal de mo­lien­da de pie­dra, pe­ro la nue­va es­ta­ba equi­pa­da con los más efi­cien­tes mo­li­nos de ro­di­llos usa­dos por la in­dus­tria de la ca­ña. Na­die ha­bía com­bi­na­do los pro­ce­sos y la fa­mi­lia que­ría la ex­pe­rien­cia de Al­ca­raz pa­ra ha­llar el equi­li­brio ade­cua­do. El mé­to­do que ideó pro­du­jo el “blan­co”, una ver­sión sin ma­du­rar. Com­bi­na­ba la ri­ca dul­zu­ra del aga­ve de los te­qui­las tri­tu­ra­dos en pie­dra con la mi­ne­ra­li­dad aso­cia­da con los me­jo­res des­ti­la­dos mo­li­dos en ro­di­llo. En po­cos años, se hi­zo le­gen­da­rio en­tre los afi­cio­na­dos al te­qui­la.

Crow­ley tar­dó un año en con­se­guir su­fi­cien­tes bo­te­llas so­pla­das a mano y su­fi­cien­te te­qui­la blan­co ela­bo­ra­do por Al­ca­raz pa­ra lle­nar­las. Pa­ra la pre­sen­ta­ción de Pa­trón en 1991, Crow­ley que­ría que su blan­co se mi­die­ra con­tra los te­qui­las más ven­di­dos en EU en una ca­ta a cie­gas an­te una au­dien­cia de per­so­na­li­da­des en Los Án­ge­les. Los ami­gos de DeJo­ria, in­clui­dos Tom Crui­se, Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger y Lara Flynn Boy­le, es­ta­ban en­tre los in­vi­ta­dos que mi­ra­ban aten­tos có­mo un pa­nel de crí­ti­cos eva­lua­ba es­te nue­vo te­qui­la con­tra los blan­cos de Cuer­vo, Sau­za y He­rra­du­ra. Las de­ci­sio­nes de los jueces fue­ron res­guar­da­das y ta­bu­la­das por la fir­ma de au­di­to­ría Ernst & Young. El ga­na­dor fue Pa­trón. "Des­de en­ton­ces, la mar­ca es­tu­vo en bo­ca de to­do hípster en Holly­wood", es­cri­bió Ila­na Edels­tein en el li­bro de 2013 'The Pa­trón Way'.

Al po­co tiem­po apa­re­ció una nue­va com­pe­ten­cia. Los im­por­ta­do­res Ro­bert Den­ton y Mar­tin Grassl in­tro­du­je­ron al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se los te­qui­las ex­tra­añe­jos El Te­so­ro de Don Fe­li­pe y Por­fi­dio. Pe­ro mien­tras esas mar­cas se en­fo­ca­ban en los fa­ná­ti­cos del bour­bon y el co­ñac, Pa­trón ape­la­ba a los be­be­do­res de vod­ka. La ló­gi­ca de Crow­ley era, ¿por qué be­ber un al­cohol que ha si­do des­ti­la­do cua­tro o cin­co ve­ces has­ta el pun­to de lo in­sí­pi­do cuan­do un blan­co dos ve­ces des­ti­la­do con­ser­va la atrac­ti­va complejidad del aga­ve? Pa­trón se ven­día por 35 dó­la­res, el do­ble o el tri­ple que cual­quier otro blan­co, y se ago­ta­ba.

Pa­ra 1994, Chi­na­co, El Te­so­ro y otras mar­cas pe­que­ñas pro­du­cían dos mil ca­jas al año, en tan­to que Pa­trón dis­tri­buía tre­ce mil. Era una re­ba­na­da mi­nús­cu­la de un mer­ca­do que as­cen­día a 5 mi­llo­nes de ca­jas, pe­ro los gran­des dis­tri­bui­do­res se in­tere­sa­ron. Jim Beam com­pró los de­re­chos pa­ra im­por­tar El Te­so­ro. El gi­gan­te es­pa­ñol Pe­dro Do­mecq ad­qui­rió Sau­za. Y el con­glo­me­ra­do Sea­gram's Co. bus­có a Crow­ley pa­ra ha­cer lo pro­pio.

Al ver el po­ten­cial, Al­ca­raz pre­sen­tó un plan a la fa­mi­lia Gon­zá­lez pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción. El her­mano me­nor de Lu­cre­cia Gon­zá­lez, Fer­nan­do, se opu­so a la pro­pues­ta. No le gus­ta­ba que Sie­te Le­guas fue­ra co­no­ci­do en EU co­mo el fa­bri­can­te del te­qui­la de otra per­so­na. Al­ca­raz ar­gu­men­tó que no ne­ce­si­ta­rían com­prar otra des­ti­le­ría ni com­pro­me­ter sus mé­to­dos de pro­duc­ción, con con­tra­tar a más tra­ba­ja­do­res Sie­te Le­guas pro­du­ci­ría en tur­nos las 24 ho­ras. La fa­mi­lia se ne­gó. "Me enojé mu­cho con ellos, así que me fui", re­cuer­da Al­ca­raz.

Ya sin Sie­te Le­guas co­mo ho­gar, Crow­ley fir­mó un acuer­do con Sea­gram's. Si la com­pa­ñía acep­ta­ba pa­gar por una nue­va des­ti­le­ría, se con­ver­ti­ría en el dis­tri­bui­dor ex­clu­si­vo de Pa­trón en Es­ta­dos Uni­dos. Al­ca­raz ela­bo­ró los pla­nes pa­ra cons­truir la fá­bri­ca en Ato­to­nil­co, pe­ro Sea­gram's que­ría que la des­ti­le­ría se hi­cie­ra en Aran­das, me­jor co­mu­ni­ca­da con Gua­da­la­ja­ra. Sea­gram's ade­más in­sis­tió en traer a sus pro­pios in­ge­nie­ros. "Cam­bia­ron to­do, el ta­ma­ño de los hor­nos, la for­ma de los alam­bi­ques", di­ce Al­ca­raz. Se lo con­tó a Crow­ley: "Su pun­to de vis­ta es so­lo pro­duc­ción, pro­duc­ción, me­no­res cos­tos. No es pa­ra pro­du­cir el te­qui­la que tú quie­res". Al­ca­raz pa­só me­ses tra­tan­do de ha­cer que el te­qui­la pro­du­ci­do en Aran­das tu­vie­ra el mis­mo sa­bor que el que ha­bía he­cho en Sie­te Le­guas, sin suer­te. "Me des­pi­die­ron", di­ce.

Al­ca­raz es­ta­ba de­vas­ta­do y lla­mó a Crow­ley pa­ra con­tar­le las ma­las no­ti­cias. El grin­go lo­co es­ta­ba en­can­ta­do y has­ta lo fe­li­ci­tó. Aho­ra que ha­bía si­do des­pe­di­do, Al­ca­raz ya no es­ta­ría ata­do a las de­man­das de pro­duc­ción de Sea­gram’s. Crow­ley de­man­dó al con­glo­me­ra­do de be­bi­das pa­ra sa­lir­se del con­tra­to y las par­tes lle­ga­ron a un acuer­do ex­tra­ju­di­cial en sep­tiem­bre de 2000.

Con la re­cién ga­na­da li­ber­tad, Crow­ley le dio a Al­ca­raz lo que que­ría: la opor­tu­ni­dad de cons­truir una des­ti­le­ría des­de ce­ro. Ha­cien­da Pa­trón, don­de la com­pa­ñía to­da­vía pro­du­ce la ma­yor par­te de su te­qui­la, que­dó ter­mi­na­da en 2002. Crow­ley anun­ció que te­nía la in­ten­ción de re­ti­rar­se y ven­der Pa­trón, la com­pa­ñía ita­lia­na Cam­pa­ri Group se­ría el com­pra­dor. Pe­ro jus­to cuan­do es­ta­ban ul­ti­man­do los de­ta­lles de la transac­ción en abril de 2003, Crow­ley mu­rió de un in­far­to.

Con su muer­te re­pen­ti­na, el des­tino del 50 por cien­to de la par­ti­ci­pa­ción

“Fue el maes­tro de des­ti­la­do­res que ac­tual­men­te pro­du­cen al­gu­nos de los me­jo­res te­qui­las"

Cac­cio­na­ria de Crow­ley que­dó en el ai­re. DeJo­ria ar­gu­yó que te­nía de­re­cho a com­prar las ac­cio­nes de Crow­ley, pe­ro los he­re­de­ros no es­tu­vie­ron de acuer­do y pre­fe­rían ven­der­las a Ba­car­dí, ya que ase­gu­ra­ron que la em­pre­sa ofre­ce­ría un me­jor pre­cio por ellas.

DeJo­ria con­vo­có a una reunión de los más im­por­tan­tes im­pli­ca­dos, in­clui­do Al­ca­raz, y les ofre­ció sus­tan­cia­les bo­nos y ac­cio­nes de la com­pa­ñía si se que­da­ban mien­tras du­ra­ba la dispu­ta, co­sa de unos cin­co años, o has­ta la ven­ta de la com­pa­ñía. El acuer­do al­can­za­do en 2008 le dio a Ba­car­dí una par­ti­ci­pa­ción del 30 por cien­to en Pa­trón por me­nos de 500 mi­llo­nes de dó­la­res. DeJo­ria com­pró las ac­cio­nes res­tan­tes, con­vir­tién­do­se en el pro­pie­ta­rio ma­yo­ri­ta­rio, con pe­que­ñas par­ti­ci­pa­cio­nes di­vi­di­das en­tre los de­más.

En es­tos diez años tras el acuer­do, Pa­trón se ha con­ver­ti­do en el te­qui­la pré­mium más ven­di­do, su­peran­do a los des­ti­la­dos de He­rra­du­ra, Sau­za y otras com­pa­ñías. Al­ca­raz sa­tis­fi­zo el rit­mo de la de­man­da al re­pli­car su pro­ce­so, ex­pan­dien­do Ha­cien­da Pa­trón con mo­li­nos de pie­dra con­tro­la­dos por compu­tado­ra y enor­mes sa­las de fer­men­ta­ción, pe­ro nun­ca cam­bió el mé­to­do bá­si­co. Al­ca­raz, hoy de 72 años, ha en­tre­ga­do las rien­das a una nue­va ge­ne­ra­ción de maes­tros te­qui­le­ros. Aun­que ha se­gui­do tra­ba­jan­do con el equi­po de pro­duc­ción de Pa­trón, crean­do va­rios pro­duc­tos nuevos de al­ta ga­ma, ha de­ja­do que otros in­ge­nie­ros li­de­ren el desa­rro­llo de Ro­ca Pa­trón (in­tro­du­ci­do en 2014) y Pa­trón Ex­tra Añe­jo (2017).

"Sus con­tri­bu­cio­nes a la des­ti­la­ción... lo con­vier­ten en uno de los te­qui­le­ros más im­por­tan­tes de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción", afir­ma Clay­ton Szc­zech, fun­da­dor de Ex­pe­rien­ce Te­qui­la, la em­pre­sa lí­der en el tu­ris­mo del sec­tor. "Pe­ro su le­ga­do es aún más am­plio, ya que fue maes­tro de des­ti­la­do­res que ac­tual­men­te pro­du­cen al­gu­nos de los me­jo­res te­qui­las".

A pe­sar de ese le­ga­do, al­gu­nos ob­ser­va­do­res de la in­dus­tria te­men que, con una in­ver­sión tan co­lo­sal, Ba­car­dí in­ten­te am­pliar la cuo­ta de mer­ca­do de Pa­trón con la es­pe­ran­za de al­can­zar a José Cuer­vo co­mo el ma­yor ven­de­dor mun­dial de te­qui­la, de al­ta ga­ma o de cual­quier ga­ma. Ba­car­dí y Pa­trón no con­ce­die­ron en­tre­vis­tas pa­ra es­te ar­tícu­lo, pe­ro en una de­cla­ra­ción que anun­cia­ba la ven­ta en enero, Mahesh Mad­ha­van, CEO de Ba­car­di, di­jo que te­nía la in­ten­ción de ha­cer cre­cer a Pa­trón en to­do el mun­do, in­cre­men­tan­do la es­ca­la en Es­ta­dos Uni­dos y a ni­vel glo­bal.

¿Qué sig­ni­fi­ca eso pa­ra el fu­tu­ro del te­qui­la? Gro­ver Sans­cha­grin, presidente de Te­qui­la Match­ma­ker, la fuen­te de in­for­ma­ción más res­pe­ta­da de la in­dus­tria, di­jo el día de la ven­ta que se­gu­ra­men­te Ba­car­dí cam­bia­ría el mé­to­do de pro­duc­ción de Pa­trón.

La úl­ti­ma he­rra­mien­ta pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción es un di­fu­sor adap­ta­do de la in­dus­tria del eta­nol que usa áci­dos y enzimas pa­ra ex­traer azú­ca­res del aga­ve cru­do, un mé­to­do que pro­du­ce un te­qui­la sin sa­bor o in­clu­so amar­go, pe­ro en gran can­ti­dad. Los eje­cu­ti­vos de Pa­trón ase­gu­ran que el acuer­do no se tra­ta de cam­biar la pro­duc­ción, sino de ex­pan­dir­la y ren­ta­bi­li­zar la dis­tri­bu­ción.

Aun así, una vez que Ba­car­dí ma­xi­mi­ce sus ga­nan­cias de dis­tri­bu­ción, Pa­trón pro­ba­ble­men­te en­fren­ta­rá pre­sión pa­ra ajus­tar­se a los mé­to­dos de pro­duc­ción de otras mar­cas de la em­pre­sa ma­triz y de los com­pe­ti­do­res. Cuan­do Ba­car­dí com­pró Ca­za­do­res en 2002, in­tro­du­jo el uso de di­fu­so­res en la an­tes res­pe­ta­da mar­ca de pro­pie­dad fa­mi­liar. El otro te­qui­la de Ba­car­dí, Cor­zo, se ela­bo­ra en la mis­ma fá­bri­ca. Dia­geo Plc, que ad­qui­rió Don Ju­lio en 2015 y Ca­sa­mi­gos en 2017, cons­tru­ye una des­ti­le­ría de gran vo­lu­men.

Si Ba­car­dí adop­ta ese mis­mo en­fo­que pa­ra agre­gar unos cuan­tos pun­tos por­cen­tua­les al mar­gen de ga­nan­cia, se­rá un des­afor­tu­na­do epí­lo­go pa­ra Al­ca­raz. A lo lar­go de su ca­rre­ra des­pre­ció las opor­tu­ni­da­des pa­ra en­ri­que­cer­se.

La de­man­da pre­sen­ta­da en 2013 por el exem­plea­do con­tra Pa­trón re­ve­ló que Al­ca­raz nun­ca ha so­li­ci­ta­do los bo­nos o las ac­cio­nes que DeJo­ria le pro­me­tió. (Al­ca­raz se rehu­só a dis­cu­tir sus con­ve­nios fi­nan­cie­ros con Pa­trón y Ba­car­dí.) Y aun­que le di­vier­te que en Ha­cien­da Pa­trón ha­ya una es­ta­tua de bron­ce en su ho­nor, ge­ne­ral­men­te des­pre­cia el tra­ta­mien­to ho­no­ra­rio. Una vez en la ha­cien­da lo vi in­co­mo­dar­se cuan­do un es­ta­dou­ni­den­se bien in­ten­cio­na­do lo lla­mó "Don Fran­cis­co", un tí­tu­lo re­ser­va­do pa­ra el due­ño de un lu­gar co­mo ese. "No me lla­mes así", res­pon­dió. Pue­de que no sea el due­ño del lu­gar, pe­ro él lo for­jó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.