La gue­rra co­mer­cial le sa­le ca­ra a Xi

○ Me­ses des­pués de con­ver­tir­se en lí­der de por vida, el presidente de Chi­na em­pie­za a ver grie­tas en su po­der.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POLÍTICA - —Pe­ter Mar­tin y Alan Craw­ford

Ha­ce unos me­ses, Xi Jin­ping pa­re­cía im­pa­ra­ble. Aca­ba­ba de abo­lir los lí­mi­tes de los pe­rio­dos pre­si­den­cia­les y anun­ció la más am­plia re­for­ma gu­ber­na­men­tal en dé­ca­das. Des­pués de re­ci­bir a Do­nald Trump pa­ra una vi­si­ta exi­to­sa en no­viem­bre, to­do apun­ta­ba a que ha­bía evi­ta­do una gue­rra co­mer­cial.

Hoy, pa­re­ce que el presidente de Chi­na se ha ex­ce­di­do. Una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, un mer­ca­do de va­lo­res a la ba­ja y un es­cán­da­lo de va­cu­nas in­fan­ti­les es­tán ali­men­tan­do el des­con­ten­to do­més­ti­co, mien­tras que en el ex­te­rior, en las ca­pi­ta­les y los cen­tros fi­nan­cie­ros oc­ci­den­ta­les, hay una cre­cien­te cau­te­la de las am­bi­cio­nes chi­nas. Y lue­go es­tá la es­ca­la­da de la gue­rra co­mer­cial con EU. Chi­na ini­cial­men­te se ne­gó a creer que su­ce­de­ría, pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas se ha con­ver­ti­do en el prisma a tra­vés del cual las fa­llas per­ci­bi­das de Xi se pro­yec­tan me­jor.

Los ob­ser­va­do­res del país di­cen que es­tu­diar el Par­ti­do Co­mu­nis­ta es co­mo re­vi­sar una obra de tea­tro vien­do so­lo la reac­ción de la au­dien­cia. Se­gún ese in­di­ca­dor, los sig­nos de agi­ta­ción es­tán re­per­cu­tien­do a Bei­jing en lo que se es­tá con­vir­tien­do en el ve­rano de des­con­ten­to con Xi: ar­tícu­los que cues­tio­nan su po­lí­ti­ca ge­ne­ral; una re­pri­men­da de Trump por par­te de su prin­ci­pal ase­sor eco­nó­mi­co; y una dispu­ta pú­bli­ca so­bre po­lí­ti­ca en­tre el ban­co cen­tral y el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas. To­dos apun­tan a un nue­vo sen­ti­do de au­to­con­fian­za que se adentra en el país. “La gue­rra co­mer­cial ha he­cho a Chi­na más hu­mil­de”, di­ce Wang Yi­wei, pro­fe­sor de asun­tos in­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Ren­min en Bei­jing y sub­di­rec­tor del cen­tro “Pen­sa­mien­to Xi Jin­ping” de la ins­ti­tu­ción. “De­be­mos man­te­ner un per­fil ba­jo, in­clu­so su­gi­rien­do que Chi­na de­be­ría re­con­si­de­rar có­mo im­ple­men­ta los pro­yec­tos em­ble­má­ti­cos de in­fra­es­truc­tu­ra de Xi”.

Ese es un cam­bio no­ta­ble res­pec­to de mar­zo, cuan­do Xi se jac­tó de lle­var a Chi­na más al­to en la es­ce­na mun­dial y ase­gu­ró un apo­yo ca­si uná­ni­me pa­ra eli­mi­nar los lí­mi­tes de tiem­po a su man­da­to. Des­de fun­cio­na­rios jó­ve­nes has­ta an­ti­guos cua­dros se sor­pren­die­ron por la re­pen­ti­na to­ma de po­der de Xi.

En ma­yo, al en­trar en ne­go­cia­cio­nes con EU, Chi­na pro­yec­tó arro­gan­cia y con­fian­za en sí mis­ma. Xi des­pa­chó a Liu He, su prin­ci­pal ase­sor eco­nó­mi­co, a EU con la de­sig­na­ción ofi­cial de “en­via­do per­so­nal”. Liu vol­vió a pro­cla­mar vic­to­ria: no ha­bría gue­rra co­mer­cial, di­jo en en­tre­vis­tas te­le­vi­sa­das. Lue­go vino el shock. Trump im­pu­so 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res en aran­ce­les a Chi­na y des­de ahí la pe­lea se ha in­ten­si­fi­ca­do. Mien­tras tan­to, una eco­no­mía en des­ace­le­ra­ción ha­ce que Chi­na sea más vul­ne­ra­ble a una gue­rra co­mer­cial, que se­gún los eco­no­mis­tas po­dría re­cor­tar has­ta me­dio pun­to por­cen­tual del cre­ci­mien­to.

Aca­dé­mi­cos, eco­no­mis­tas y al­gu­nos fun­cio­na­rios chi­nos han em­pe­za­do a cues­tio­nar­se si los lí­de­res po­drían ha­ber he­cho más pa­ra evi­tar el en­fren­ta­mien­to. A me­di­da que los en­sa­yos cui­da­do­sa­men­te re­dac­ta­dos cir­cu­lan en di­ver­sos fo­ros de WeChat, las que­jas em­pie­zan a te­ner un eco im­por­tan­te en los pa­si­llos del go­bierno.

Un fun­cio­na­rio del Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas afir­ma que Chi­na co­me­tió un “gran error de jui­cio” so­bre la de­ter­mi­na­ción de Trump de en­fren­tar a su país. Otros se pre­gun­tan si Chi­na sub­es­ti­mó la durabilidad del po­der es­ta­dou­ni­den­se. “EU usa­rá su sis­te­ma he­ge­mó­ni­co, es­ta­ble­ci­do des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en el co­mer­cio, las fi­nan­zas, la mo­ne­da, el ejér­ci­to, pa­ra fre­nar el as­cen­so de Chi­na”, es­cri­bió Ren Ze­ping, eco­no­mis­ta en je­fe del Gru­po Ever­gran­de en su país, en un co­men­ta­rio am­plia­men­te di­fun­di­do y pu­bli­ca­do el 5 de ju­nio.

“EU usa­rá su sis­te­ma he­ge­mó­ni­co, es­ta­ble­ci­do des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (...) pa­ra fre­nar el as­cen­so de Chi­na”

A me­di­da que los fun­cio­na­rios y aca­dé­mi­cos mi­ran al­re­de­dor del mun­do, ven el es­cep­ti­cis­mo ge­ne­ra­li­za­do de la am­bi­ción chi­na, par­ti­cu­lar­men­te en las ca­pi­ta­les oc­ci­den­ta­les cu­yos go­bier­nos es­tán to­man­do me­di­das pa­ra li­mi­tar la ca­pa­ci­dad de Bei­jing pa­ra com­prar ac­ti­vos es­tra­té­gi­cos. Si es­te es el mo­men­to de Chi­na, los fun­cio­na­rios pre­gun­tan, ¿có­mo es que la nue­va su­per­po­ten­cia pa­re­ce es­tar tan so­la? “Hu­bo un am­plio con­sen­so en cuan­to a que el com­por­ta­mien­to de Chi­na era pre­da­to­rio y de­bía ser de­te­ni­do”, co­men­ta Ju­de Blan­chet­te, ana­lis­ta de po­lí­ti­ca chi­na en Crum­pton Group LLC, una fir­ma in­ter­na­cio­nal de ase­so­ría y desa­rro­llo de ne­go­cios.

Chi­na ha co­men­za­do a con­tro­lar su arro­gan­cia, em­pe­zan­do con el sis­te­ma de pro­pa­gan­da. A los me­dios es­ta­ta­les se les di­jo que mi­ni­mi­za­ran la ini­cia­ti­va in­dus­trial ‘Made in Chi­na 2025’ pa­ra con­ver­tir­se en la po­ten­cia más im­por­tan­te del mun­do en 10 sec­to­res im­por­tan­tes, in­clui­da la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la far­ma­céu­ti­ca, un plan que EU iden­ti­fi­có co­mo una ame­na­za cla­ve. Tam­bién se les or­de­nó que evi­ta­ran ha­blar so­bre la gran­de­za de Chi­na (el tí­tu­lo chino de una re­cien­te pe­lí­cu­la ta­qui­lle­ra se tra­du­ce co­mo “mi país es in­creí­ble”). La idea es cen­trar­se en có­mo Chi­na ha ayu­da­do a otras na­cio­nes, se­gún una per­so­na fa­mi­lia­ri­za­da con las ins­truc­cio­nes.

Los eu­ro­peos, pro­fun­da­men­te es­cép­ti­cos de las po­lí­ti­cas in­dus­tria­les chi­nas, pre­sio­nan pa­ra que las pro­me­sas de un ma­yor ac­ce­so re­cí­pro­co a los mer­ca­dos se ha­gan de una ma­ne­ra más con­cre­ta y más ri­gu­ro­sa de las in­ver­sio­nes chi­nas den­tro del blo­que de 28 na­cio­nes. Los fun­cio­na­rios de la Unión Eu­ro­pea di­cen es­tar de acuer­do con Trump so­bre el con­te­ni­do de sus críticas, in­clu­so si los ar an­ce­les no son su ar­ma pre­fe­ri­da. “La UE es­tá abier­ta, pe­ro no es in­ge­nua”, di­jo el presidente de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, en una se­sión en ju­lio a la que asis­tió el pri­mer mi­nis­tro Li Ke­qiang, en Bei­jing.

Las críticas do­més­ti­cas se han in­ten­si­fi­ca­do tam­bién. “La gen­te en to­do el país, in­clui­da la éli­te bu­ro­crá­ti­ca, sien­te una cre­cien­te in­cer­ti­dum­bre so­bre la di­rec­ción de la na­ción y un pro­fun­do sen­ti­mien­to de in­se­gu­ri­dad per­so­nal”, es­cri­bió Xu Zhan­grun, pro­fe­sor de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua en Bei­jing, en un en­sa­yo del 24 de ju­lio pu­bli­ca­do en el si­tio web del Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía Uni­ru­le, un gru­po chino de ex­per­tos. “La cre­cien­te an­sie­dad se ha ex­ten­di­do a un gra­do de pánico en to­do el país”.

Los erro­res de po­lí­ti­cas do­més­ti­cas, des­de la in­dig­na­ción con­tra los ser­vi­cios de prés­ta­mos has­ta un aban­dono ace­le­ra­do del car­bón que de­jó sin ca­le­fac­ción a mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, co­mien­zan a pa­re­cer­se al re­sul­ta­do inevi­ta­ble de un sis­te­ma don­de los res­pon­sa­bles de la to­ma de de­ci­sio­nes es­tán ais­la­dos de lo que pa­sa en las ca­lles y en el cam­po. Al­gu­nos co­men­za­ron a mi­rar ha­cia atrás a un mo­men­to en que man­te­ner un per­fil ba­jo era vis­to co­mo una par­te cla­ve pa­ra ha­cer que Chi­na vol­vie­ra a ser gran­dio­sa.

Tras la ma­sa­cre de la Pla­za de Tia­nan­men en 1989, Chi­na co­men­zó una ofen­si­va de en­can­to glo­bal. En­ton­ces, el man­tra era se­guir la má­xi­ma del an­ti­guo lí­der Deng Xiao­ping: Chi­na de­be­ría ocul­tar su fuer­za y es­pe­rar su mo­men­to. Los fun­cio­na­rios y los ex­per­tos ha­blan con nos­tal­gia de la orien­ta­ción de Deng. Esa es­tra­te­gia “per­mi­tió a Chi­na per­se­guir la ri­que­za y el po­der de una ma­ne­ra que se man­tu­vo por de­ba­jo del ra­dar”, afir­ma Blan­chet­te de Crum­pton. “Al des­car­tar eso con tan­ta fuer­za, Chi­na es­tá ex­pues­ta a mu­chas de las fuer­zas mun­dia­les que la mal­tra­tan”.

Aun­que Xi pue­de ha­ber per­di­do par­te de su ha­bi­li­dad pa­ra ins­pi­rar con­fian­za en­tre su gen­te, es más ca­paz que nun­ca de ins­pi­rar mie­do. Su cam­pa­ña an­ti­co­rrup­ción ha al­can­za­do a más de 1.5 mi­llo­nes de fun­cio­na­rios. Y no hay se­ña­les vi­si­bles de opo­si­ción or­ga­ni­za­da en el par­ti­do. In­clu­so si to­dos tie­nen cla­ro que Xi no es per­fec­to, hay cos­tos por de­cir­lo. “Es de­ma­sia­do pron­to pa­ra re­eva­luar la po­si­ción de Xi”, ase­gu­ra Da­vid Cohen, ge­ren­te en Bei­jing de la con­sul­to­ría Chi­na Po­licy. “Más allá de las du­das que pue­da ha­ber so­bre Xi co­mo per­so­na, exis­te un am­plio acuer­do so­bre las áreas más im­por­tan­tes de la po­lí­ti­ca”.

Aun así, hay una sen­sa­ción de que el úl­ti­mo mes ha si­do co­mo el inicio del fi­nal pa­ra Xi Jin­ping. “De re­pen­te hay un es­ta­lli­do de dis­cu­sión abier­ta y crí­ti­ca, y es muy dra­má­ti­co en com­pa­ra­ción con lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos ba­jo Xi”, afir­ma Cohen. “La gen­te de aba­jo cree que hay más es­pa­cio pa­ra re­tro­ce­der”.

“Hu­bo un am­plio con­sen­so en cuan­to a que el com­por­ta­mien­to de Chi­na era pre­da­to­rio y de­bía ser de­te­ni­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.