¿Grant y Hep­burn en amo­ríos ho­mo­se­xua­les? ¿y lue­go?

Un ex­tra­ba­ja­dor se­xual re­ve­la con na­tu­ra­li­dad sus en­cuen­tros con ce­le­bri­da­des. Por Brian Moy­lan

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PURSUITS -

Lo más re­mar­ca­ble de las anéc­do­tas con­ta­das por Scotty Bo­wers, el su­je­to del do­cu­men­tal “Scotty y la his­to­ria se­cre­ta de Holly­wood”, es que muy po­ca gen­te ha­bla de ellas. Tan­to en la pe­lí­cu­la co­mo en su au­to­bio­gra­fía de 2012, “Ser­vi­cio se­cre­to: la se­cre­ta vida se­xual de las es­tre­llas de Holly­wood”, Bo­wers cuen­ta que era un ilí­ci­to ca­sa­men­te­ro, con fre­cuen­cia del mis­mo se­xo, pa­ra la éli­te holly­woo­den­se.

To­do co­men­zó con el ac­tor Wal­ter Pid­geon, quien con­tra­tó a Bo­wers cuan­do tra­ba­ja­ba en una ga­so­li­ne­ra en Holly­wood Bou­le­vard en 1946, po­co tiem­po des­pués de re­gre­sar del tea­tro Pa­ci­fic. Pid­geon le dio a Bo­wers 20 dó­la­res por el tiem­po que pa­sa­ron jun­tos. Se dio a co­no­cer y pron­to uti­li­za­ba la ga­so­li­ne­ra pa­ra ofre­cer hom­bres y mu­je­res a ce­le­bri­da­des de am­bos gé­ne­ros has­ta los años ochen­ta, cuan­do se re­ti­ró por la cri­sis de SI­DA.

En el do­cu­men­tal, Bo­wers, aún gua­po a sus 95 años, di­ce ha­ber te­ni­do se­xo grupal no so­lo con Cary Grant y su su­pues­to aman­te, Ran­dolph Scott, sino tam­bién con Ava Gard­ner y La­na Tur­ner en la ca­sa de Frank Si­na­tra, en Palm Springs. Cuen­ta que or­ga­ni­zó ci­tas ho­mo­se­xua­les pa­ra Spen­cer Tracy y Kat­ha­ri­ne Hep­burn (nun­ca jun­tos), Ce­cil Bea­ton, el du­que y du­que­sa de Wind­sor, Rock Hud­son, Paul Lyn­de y Lau­ren­ce Oli­vier. Tu­vo en­cuen­tros con Bet­te Da­vis, Vi­vien Leigh y J. Ed­gar Hoo­ver, agre­ga (la pe­lí­cu­la tie­ne fo­tos de Bo­wers con las es­tre­llas que di­ce ha­ber co­no­ci­do pa­ra re­afir­mar sus anéc­do­tas, así co­mo en­tre­vis­tas con al­gu­nos de sus “exem­plea­dos”, aho­ra muy en­tra­dos en los 80).

Hu­bo al­gu­nos ti­tu­la­res so­bre es­tas his­to­rias cuan­do sa­lie­ron sus me­mo­rias; el do­cu­men­tal incluye vi­deos de per­so­nas co­mo Bar­ba­ra Wal­ters afir­man­do que es in­jus­to que Bo­wers ha­ga es­tas acusaciones de ce­le­bri­da­des muer­tas. Pe­ro es­tas reac­cio­nes in­clu­yen el ti­po de ho­mo­fo­bia ac­ci­den­tal. Sa­len a la luz mu­chas po­co ha­la­ga­do­ras re­ve­la­cio­nes so­bre to­do ti­po de es­tre­llas de Holly­wood y na­die tie­ne mie­do de re­pe­tir esas acusaciones.

¿Por qué en­ton­ces re­sul­ta tan inacep­ta­ble, en es­ta épo­ca, re­ve­lar que al­guien tu­vo una o dos re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les años atrás? In­clu­so la ley di­fa­ma­to­ria en

EU ha su­pe­ra­do ese pun­to.

Bo­wers defiende su de­ci­sión de con­tar es­tas his­to­rias al ex­pli­car que to­das las per­so­nas cer­ca­nas a es­tas es­tre­llas sa­bían so­bre su se­xua­li­dad. “Se­rá un se­cre­to en al­gún cua­dran­te en Illi­nois”, men­cio­na en el fil­me. “Pe­ro no era un se­cre­to en Holly­wood”.

Aun así, era im­por­tan­te pa­ra es­tos ac­to­res es­tar 'en el cló­set' por­que los es­tu­dios que re­gían el negocio ha­brían des­pe­di­do in­clu­so a las es­tre­llas más ren­ta­bles en lu­gar de per­mi­tir­les sa­lir. Billy Hai­nes, uno de los cin­co más ta­qui­lle­ros a fi­na­les de los años 20 y prin­ci­pios de los 30, fue arres­ta­do en la YMCA con un ma­ri­ne­ro que con­tra­tó en 1933 en la cum­bre de su ca­rre­ra. Fue des­pe­di­do por la MGM tras ne­gar­se a par­ti­ci­par en un fal­so ma­tri­mo­nio pa­ra ta­par el es­cán­da­lo.

Rock Hud­son se ca­só en 1955 pa­ra ca­llar re­por­tes de la re­vis­ta Confidential que de­cían que era ho­mo­se­xual y pa­só a pro­ta­go­ni­zar Giant en 1956, que re­cau­dó 12 mi­llo­nes de dó­la­res (111 mi­llo­nes de dó­la­res hoy en día) pa­ra War­ner Bros. y le ga­nó una no­mi­na­ción al Os­car. En 1957, fue vo­ta­do el ac­tor más po­pu­lar en Es­ta­dos Uni­dos, a lo que le si­guió una se­rie de éxi­tos ta­qui­lle­ros. Más de seis dé­ca­das des­pués, mu­chos ac­to­res gay creen que de­ben per­ma­ne­cer en el cló­set por el bien de sus ca­rre­ras.

Va­rios en el do­cu­men­tal, di­ri­gi­do por Matt Tyr­nauer, ca­li­fi­can el tra­ba­jo de Bo­wers co­mo un ac­to al­truis­ta, co­mo si le per­mi­tie­ra a aque­llos en el cló­set te­ner por lo me­nos una par­te­ci­ta de la vida que hu­bie­ran desea­do. Qui­zás sea cier­to, pe­ro tam­bién era su negocio: con esas pro­pi­nas de 20 dó­la­res com­pró un bun­ga­low cer­ca de Ko­rea­town, en don­de vi­vió con su es­po­sa e hi­ja, y el ac­tor de pe­lí­cu­las cla­se B, Beach Dic­ker­son, le dio otra ca­sa. Sin em­bar­go, sus de­fen­so­res la pa­sa­rán mal con al­gu­nos as­pec­tos de su do­cu­men­tal. Bo­wers vi­ve con su se­gun­da es­po­sa en una si­tua­ción mi­se­ra­ble por­que es un acu­mu­la­dor. Tam­bién es­cu­cha­mos que co­men­zó a acos­tar­se con clé­ri­gos en Chica­go.

Pe­ro la in­ten­ción no era que fue­ra una his­to­ria bo­ni­ta. Las his­to­rias lin­das son las que cuen­tan los es­tu­dios de ci­ne so­bre sus ac­to­res más po­de­ro­sos pa­ra lle­var­nos a las sa­las. Cla­ro, in­clu­so los es­cán­da­los más gran­des tie­nen po­co po­der de sor­pre­sa en es­tos días (pa­só ca­si un año des­de que se es­tre­nó en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de To­ron­to pa­ra que Scotty lo­gra­ra una pro­yec­ción li­mi­ta­da). Aun así, el es­ta­blish­ment de Holly­wood no pa­re­ce uti­li­zar la aten­ción me­diá­ti­ca que ro­dea al es­treno del do­cu­men­tal pa­ra con­si­de­rar ver­da­des pa­sa­das. En lu­gar de eso, ha­ce to­do pa­ra des­acre­di­tar a Bo­wers: ig­no­rar­lo y es­pe­rar que na­die se en­te­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.