○ Sea­de, el ne­go­cia­dor cla­ve del TLCAN

Su in­te­gra­ción al equi­po ne­go­cia­dor del TLCAN fue cla­ve pa­ra des­tra­bar las dis­cu­sio­nes.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PORTADA - Por En­ri­que Quin­ta­na y Gon­za­lo So­to

Fue ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de War­wick

Ade­más de es­pa­ñol, ha­bla in­glés, fran­cés, por­tu­gués, alemán y man­da­rín

En cual­quier dis­cu­sión que se ha pro­lon­ga­do por mu­cho tiem­po lle­ga un pun­to en que los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos ya no son su­fi­cien­tes pa­ra mo­ver la con­ver­sa­ción ha­cia ade­lan­te. En­ton­ces, se ne­ce­si­ta al­go más, ideas nue­vas y ojos fres­cos pa­ra po­der re­sol­ver el asun­to en cues­tión.

En la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), que se ex­ten­dió más de un año, Je­sús Sea­de fue esa fuer­za que per­mi­tió lle­var a buen tér­mino las plá­ti­cas, so­bre to­do con los com­pli­ca­dos ne­go­cia­do­res co­mer­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses.

“Hu­bo mo­men­tos en don­de es­tá­ba­mos tan se­gu­ros de que íba­mos a lle­gar a don­de lle­ga­mos. Yo creo que en ese sen­ti­do, la in­cor­po­ra­ción del doc­tor Sea­de co­mo re­pre­sen­tan­te del equi­po de tran­si­ción vino a ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal”, di­jo Il­de­fon­so Gua­jar­do, se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, tras con­cluir el acuer­do con EU. “Es­ta­mos agra­de­ci­dos con el pre­si­den­te elec­to, que ha­ya en­via­do a al­guien con la ex­pe­rien­cia, la ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra, el ta­len­to”, agre­gó el can­ci­ller me­xi­cano,

Luis Vi­de­ga­ray.

Ne­go­ciar acuer­dos co­mer­cia­les no es al­go nue­vo pa­ra Sea­de, quien es­tu­dió in­ge­nie­ría quí­mi­ca en la UNAM y ob­tu­vo un doc­to­ra­do en eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, In­gla­te­rra.

En 1989, fue nom­bra­do ne­go­cia­dor prin­ci­pal de la Ron­da Uruguay en Mé­xi­co y lue­go em­ba­ja­dor en el Acuer­do Ge­ne­ral so­bre Aran­ce­les Adua­ne­ros y Co­mer­cio (GATT, por sus si­glas en in­glés) y lue­go se con­vir­tió en sub­di­rec­tor ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio. Pos­te­rior­men­te lle­gó a ocu­par la di­rec­ción ad­jun­ta de de­sa­rro­llo de po­lí­ti­cas del FMI.

Dos per­so­nas cla­ve en el en­torno per­so­nal de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, Car­los Ur­zúa, el pró­xi­mo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, y Ro­ge­lio Ra­mí­rez de la O, re­co­men­da­ron a Sea­de con el aho­ra pre­si­den­te elec­to pa­ra ser su hom­bre en la re­ne­go­cia­ción del TLCAN. Ahí se re­en­con­tró con su ami­go Ro­bert Light­hi­zer, quien lle­vó el man­do del equi­po es­ta­dou­ni­den­se en la me­sa de dis­cu­sio­nes. La cer­ca­nía pre­via en­tre am­bos per­so­na­jes in­flu­yó de ma­ne­ra im­por­tan­te pa­ra acer­car las pos­tu­ras de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

Si la re­ne­go­cia­ción del TLCAN con­clu­ye de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va pron­to, per­de­rá sen­ti­do la mi­sión ori­gi­nal de Sea­de, aun­que no se­ría lo úl­ti­mo que es­cu­che­mos de él. Ya tras­cen­dió que as­pi­ra a ocu­par el pues­to de sus sue­ños: em­ba­ja­dor de Mé­xi­co en Chi­na.

Sea­de so­lía tra­ba­jar en la Uni­ver­si­dad de Hong Kong, pe­ro en el cam­pus de Shenz­hen, don­de aún vi­ve su fa­mi­lia. Con­si­de­ra a Chi­na su se­gun­do ho­gar, y des­pués de des­ha­cer el en­tuer­to del TLCAN, qui­zás lo vea­mos re­gre­sar allí, más im­por­tan­te que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.