Te­va es­tá en pro­ble­mas, sus exem­plea­dos vi­ven una fies­ta

○ Nue­vas em­pre­sas sur­gen tras el re­cor­te de em­pleos del gi­gan­te far­ma­céu­ti­co is­rae­lí.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - TECNOLOGÍA - —Yaa­cov Ben­me­leh

Du­ran­te dé­ca­das, is­rae­líes en la in­dus­tria de me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos te­nías dos op­cio­nes: tra­ba­jar pa­ra Te­va Phar­ma­ceu­ti­cal In­dus­tries Ltd. o emi­grar. Así que cuan­do Te­va di­jo el año pa­sa­do que pla­nea­ba re­cor­tar una ter­ce­ra par­te de su per­so­nal na­cio­nal en su lu­cha por sa­lir de deu­das, aque­llos que fue­ron des­pe­di­dos te­mie­ron que sus ca­rre­ras lle­ga­ran a su fin.

En lu­gar de eso, el re­cor­te de Te­va ha in­yec­ta­do un nue­vo vi­gor a la in­dus­tria de las cien­cias bio­ló­gi­cas de Is­rael. Los ve­te­ra­nos de la com­pa­ñía han fun­da­do o se han uni­do a star­tups que bus­can for­mas no­ve­do­sas de des­cu­brir me­di­ca­men­tos, desa­rro­llar soft­wa­re, ayu­dar a fí­si­cos a tra­ba­jar de for­ma más efi­cien­te o pro­bar tec­no­lo­gía que lo­gra que pa­cien­tes mo­ni­to­reen su sa­lud. “Cuan­do co­men­cé a ver mi si­guien­te pues­to, pa­re­cía que la op­ción de com­pa­ñías re­le­van­tes en Is­rael no era gran­de”, di­ce Mi­cah Pearl­man, exes­tra­te­ga de lan­za­mien­tos de me­di­ci­nas en Te­va, quien re­nun­ció en abril y ha­lló tra­ba­jo en un mes con una em­pre­sa de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que tra­ba­ja en desa­rro­llar me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos. “Re­sul­ta que mis preo­cu­pa­cio­nes ini­cia­les es­ta­ban mal”.

Co­mo el prin­ci­pal pro­duc­tor de me­di­ci­nas ge­né­ri­cas y el úni­co gru­po de Big Phar­ma en Is­rael, Te­va ha su­mi­nis­tra­do a mi­les de is­rae­líes con las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias en la in­dus­tria. Sin em­bar­go, el sec­tor de me­di­ci­nas no ha te­ni­do el mis­mo efec­to que los gigantes co­mo In­tel Corp. y Check Point Soft­wa­re Tech­no­lo­gies Ltd., o el ejér­ci­to is­rae­lí, que han crea­do com­pa­ñías más pe­que­ñas que han so­bre­car­ga­do el crecimiento del país. Me­nos de 1 por cien­to de la fuer­za la­bo­ral de Is­rael tra­ba­ja pa­ra com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas, com­pa­ra­do con 5 por cien­to en tec­no­lo­gía.

Pe­ro re­sul­ta di­fí­cil de ig­no­rar pa­ra los ex­per­tos en tec­no­lo­gía un mer­ca­do glo­bal de aten­ción mé­di­ca de 2 bi­llo­nes de dó­la­res. Aun­que es­tán en­fo­ca­dos en ci­ber­se­gu­ri­dad y vehícu­los au­tó­no­mos, aho­ra van ha­cia com­pa­ñías de tec­no­lo­gía mé­di­ca. La in­ver­sión is­rae­lí en star­tups de farmacéutica y sa­lud di­gi­tal cre­ció más de 50 por cien­to en los úl­ti­mos dos años, a 425 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún Start-Up

Na­tion Cen­tral, una or­ga­ni­za­ción no lu­cra­ti­va que pro­mue­ve el sec­tor tec­no­ló­gi­co del paìs. “La gen­te en la tec­no­lo­gía bus­ca co­nec­tar­se más con per­so­nas en sa­lud”, afir­ma Yair Schin­del, di­rec­tor del fon­do de ca­pi­tal de ries­go AMoon Part­ners. “Cuan­do se reúnen con per­so­nas que tie­nen 10, 15, 20 años de ex­pe­rien­cia Big Phar­ma con Te­va, es una unión se­ria”.

Des­de ha­ce mu­cho, Te­va ha si­do la com­pa­ñía más gran­de de Is­rael en in­gre­sos y mer­ca­do. Aun­que pros­pe­ró con me­di­ci­nas ge­né­ri­cas, fue ha­ce po­co que se en­fo­có en me­di­ci­nas con su mar­ca, un negocio más si­mi­lar a la in­no­va­ción y to­ma de ries­gos más co­mún en star­tups que en el mun­do de los ge­né­ri­cos. En di­ciem­bre, con las ga­nan­cias en de­cli­ve y una deu­da que ex­ce­de el va­lor de la com­pa­ñía, Te­va afir­mó que re­cor­ta­ría una cuar­ta par­te de su plan­ti­lla mun­dial de 56 mil em­plea­dos, in­clui­dos 2 mil en Is­rael.

Los do­lo­res de la farmacéutica se pa­re­cen al cie­rre en 1987 del pro­yec­to La­vi, un pro­gra­ma pa­ra cons­truir avio­nes ca­za di­fí­cil de ma­ne­jar pa­tro­ci­na­do por el Es­ta­do. El cie­rre del pro­gra­ma de­jó a mi­les sin tra­ba­jo, pe­ro su fra­ca­so es con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo un ca­ta­li­za­dor pa­ra la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca del país, que re­pre­sen­tó ca­si la mi­tad de los 101 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ex­por­ta­cio­nes el año pa­sa­do y em­plea a unas 200 mil per­so­nas. Las ex­por­ta­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, en con­tras­te, so­lo re­pre­sen­ta­ron 7.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res el año pa­sa­do y Te­va re­por­tó bas­tan­te más de la mi­tad de eso.

Is­rael es­tá inun­da­do de ca­pi­tal pri­va­do, mu­cho del cual se ha des­ti­na­do a star­tups de tec­no­lo­gía mé­di­ca. Eje­cu­ti­vos en esas em­pre­sas uti­li­zan di­ne­ro pa­ra con­tra­tar a per­so­nas con las ha­bi­li­da­des ad­qui­ri­das en Te­va: al ha­cer prue­bas clí­ni­cas, di­ri­gir pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra muy re­gu­la­dos o di­se­ñar es­tra­te­gias co­mer­cia­les pa­ra nue­vos pro­duc­tos. En ma­yo, un par de ex­di­rec­to­res de Te­va, res­pal­da­dos con 60 mi­llo­nes de dó­la­res de in­ver­so­res, fun­da­ron 89Bio Ltd., que bus­ca desa­rro­llar dos me­di­ca­men­tos en sus pri­me­ras fa­ses com­pra­dos del gi­gan­te far­ma­céu­ti­co. Cle­xio Bios­cien­cies, fun­da­do en abril por va­rios exem­plea­dos de Te­va, com­pró a la farmacéutica te­ra­pias y tec­no­lo­gías des­ti­na­das a aten­der en­fer­me­da­des que afec­tan el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.

In­clu­so al­gu­nos exe­je­cu­ti­vos de Te­va que han mi­gra­do di­ver­si­fi­can sus apues­tas al aliar­se con em­pren­de­do­res en ca­sa. Iris Gross­man se fue en mar­zo, cuan­do la com­pa­ñía ce­rró pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción que su­per­vi­sa­ba, y se mu­da a Bos­ton, en don­de se­rá cien­tí­fi­ca je­fa en una star­tup de bio­tec­no­lo­gía. Al mis­mo tiem­po, ella y otros exem­plea­dos de Te­va han lan­za­do TheRx The­ra­peu­tics, una com­pa­ñía en Hai­fa que uti­li­za­rá bús­que­da y pro­ce­sa­mien­to de da­tos e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra ace­le­rar el de­sa­rro­llo de me­di­ca­men­tos. La aven­tu­ra en Bos­ton le ayuda a “pro­veer pa­ra mi fa­mi­lia, pe­ro es­to es al­go a corto pla­zo y es­pe­ro vol­ver en cin­co o seis años”, di­ce Gross­man. “La in­dus­tria en Is­rael va en la di­rec­ción co­rrec­ta”.

Las ofi­ci­nas cen­tra­les de Te­va en Is­rael.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.