○ Lue­go de la lu­na de miel, los em­pre­sa­rios y el pró­xi­mo go­bierno de Ló­pez Obra­dor co­mien­zan a te­ner fric­cio­nes y preo­cu­pa­cio­nes.

En el sec­tor pri­va­do co­mien­zan a re­sur­gir vie­jas preo­cu­pa­cio­nes so­bre el pró­xi­mo pre­si­den­te y su agen­da de go­bierno.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por En­ri­que Quin­ta­na

Un con­sul­tor con ac­ce­so a al­gu­nas de las em­pre­sas más im­por­tan­tes de Mé­xi­co me di­jo ha­ce al­gu­nos días: “Lue­go de las pri­me­ras se­ma­nas pos­te­rio­res al triun­fo de Ló­pez Obra­dor, que ge­ne­ra­ron tran­qui­li­dad en­tre mu­chos em­pre­sa­rios, he­mos em­pe­za­do a no­tar al­gu­nos sig­nos de preo­cu­pa­ción y, so­bre to­do, de per­sis­ten­cia de in­cer­ti­dum­bre. Cla­ro que esas preo­cu­pa­cio­nes las man­tie­nen en pri­va­do, pues en pú­bli­co pre­fie­ren ha­blar de lo bien que va la re­la­ción con los in­te­gran­tes del equi­po de AMLO”.

¿Qué es lo que es­tá ocu­rrien­do? ¿Por qué ese cam­bio de ac­ti­tud? ¿Por qué el re­sur­gi­mien­to de la in­cer­ti­dum­bre?

Tras el triun­fo de AMLO, exis­tía el te­mor de que se anun­cia­ran medidas que le­van­ta­ran la aler­ta en los mer­ca­dos, ta­les co­mo evi­den­cias de que no se cum­pli­ría con la dis­ci­pli­na fis­cal, la in­ten­ción de re­ver­tir la re­for­ma ener­gé­ti­ca o el anun­cio de la can­ce­la­ción del pro­yec­to del ae­ro­puer­to.

No ocu­rrió en lo in­me­dia­to na­da de es­to. Por el con­tra­rio, hu­bo sig­nos de un manejo sen­sa­to por par­te de AMLO y se fue ar­ti­cu­lan­do un pro­ce­so de tran­si­ción muy ter­so a par­tir de las con­ver­sa­cio­nes sos­te­ni­das con el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña y su equi­po.

Pe­ro, po­co a po­co, los gran­des te­mas ma­cro­eco­nó­mi­cos se fue­ron ate­rri­zan­do en asun­tos es­pe­cí­fi­cos.

Allí es don­de han em­pe­za­do a sur­gir las preo­cu­pa­cio­nes y los pro­ble­mas.

Le enume­ro al­gu­nos de los asun­tos más re­le­van­tes has­ta aho­ra.

1. Hay du­das de que pue­dan ba­lan­cear­se las cuen­tas fis­ca­les.

El com­pro­mi­so ex­plí­ci­to del pró­xi­mo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Car­los Ur­zúa, es que se man­ten­drá el su­pe­rá­vit pri­ma­rio del sec­tor pú­bli­co que se con­si­guió en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral. Pa­ra ello, se re­quie­re que los gas­tos no crez­can más que los in­gre­sos. Sin em­bar­go, se per­ci­ben pre­sio­nes de gasto en asun­tos co­mo la cons­truc­ción de la nue­va re­fi­ne­ría o la re­con­fi­gu­ra­ción de las ac­tua­les; los des­em­bol­sos por los pro­gra­mas de po­lí­ti­ca so­cial que se han plan­tea­do; sub­si­dios adi­cio­na­les en te­mas co­mo pre­cios de ga­ran­tía. Y, por otra par­te, se per­ci­ben re­duc­cio­nes de in­gre­sos im­por­tan­tes co­mo la ba­ja del Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do (IVA) y del Im­pues­to so­bre la Ren­ta (ISR) en la fron­te­ra o el re­gre­so a un es­que­ma de pre­cios con­tro­la­dos en las ga­so­li­nas que por años sig­ni­fi­có una car­ga im­por­tan­te en las finanzas pú­bli­cas.

Ha­brá que es­pe­rar el pre­su­pues­to de egre­sos del pró­xi­mo año pa­ra po­der re­vi­sar cla­ra­men­te las cuen­tas. Pe­ro ya ha sur­gi­do cier­ta preo­cu­pa­ción res­pec­to al ries­go de que no ha­ya ma­ne­ra de cuad­rar las cuen­tas.

2. No gus­tan al­gu­nos nom­bra­mien­tos es­pe­cí­fi­cos. Mien­tras que el sec­tor pri­va­do ce­le­bró la lle­ga­da de per­so­na­jes co­mo Al­fon­so Ro­mo, Je­sús Sea­de o el pro­pio Ur­zúa al equi­po de Ló­pez Obra­dor, tam­bién mos­tró preo­cu­pa­ción por la in­te­gra­ción de Oc­ta­vio Ro­me­ro o Ma­nuel Bartlett a las di­rec­cio­nes de Pe­mex y CFE, res­pec­ti­va­men­te. O in­clu­so de los fun­cio­na­rios de la pro­pia se­cre­ta­ría de Ener­gía, co­mo Ro­cío Nah­le o Al­ber­to Mon­to­ya. Se per­ci­be un equi­po he­te­ro­gé­neo con per­so­nas de muy buen ni­vel y re­co­no­ci­da ca­pa­ci­dad, mez­cla­dos con otros que no tie­nen an­te­ce­den­tes en el ser­vi­cio pú­bli­co o bien son muy po­lé­mi­cos por sus po­si­cio­nes an­te­rio­res.

3. Se per­ci­be que hay pro­yec­tos que sur­gen co­mo ocu­rren­cias, sin aná­li­sis y sus­ten­to.

El ca­so más no­to­rio es el del Tren Ma­ya, cu­yo pro­yec­to cre­ció de 900 a mil 500 ki­ló­me­tros, apa­ren­te­men­te por­que se de­tec­tó que se tie­nen los de­re­chos de vía. Sin em­bar­go, el pro­yec­to ca­re­ce de un es­tu­dio de fac­ti­bi­li­dad, pues re­que­ri­ría que cer­ca del 80 por cien­to de la in­ver­sión fue­ra privada. Otro ca­so es el del pro­yec­to pa­ra la cons­truc­ción de dos pis­tas y una ter­mi­nal del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co en San­ta Lu­cía. El ca­so es que Mitre, la prin­ci­pal au­to­ri­dad en la ma­te­ria, reite­ró que no es ope­ra­ble esa ter­mi­nal con el ac­tual ae­ro­puer­to, lo que echa por tie­rra el pro­yec­to de un gru­po de ase­so­res de AMLO. Sin em­bar­go, pe­se a ello, se su­je­ta­rá a con­sul­ta po­pu­lar.

4. Se per­ci­ben in­con­sis­ten­cias en las pro­pues­tas.

Hay ini­cia­ti­vas que se hi­cie­ron en el pa­sa­do que se han desecha­do con­for­me trans­cu­rre el pe­rio­do de tran­si­ción. Por ejem­plo, es­tá el ca­so de la Guar­dia Na­cio­nal, que ha­bía si­do uno de los ejes de la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad plan­tea­da. Ya no se sos­tie­ne en el corto pla­zo, de acuer­do con lo di­cho por el fu­tu­ro se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Al­fon­so Du­ra­zo. Pe­ro al mis­mo tiem­po, en reunio­nes con los ti­tu­la­res de De­fen­sa y Ma­ri­na, AMLO plan­teó que en lo in­me­dia­to no va a ser po­si­ble re­ti­rar a las Fuer­zas Ar­ma­das de las fun­cio­nes de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Es­tos vai­ve­nes im­pi­den co­no­cer con ma­yor cer­ti­dum­bre cuál se­rá la po­si­ción del nue­vo go­bierno en di­ver­sas ma­te­rias.

5. Hay im­pul­sos re­gu­la­to­rios que no gus­tan.

En el sec­tor de hi­dro­car­bu­ros se per­ci­be el re­gre­so a una pos­tu­ra más in­ter­ven­cio­nis­ta. El ca­so más no­to­rio es el de la fi­ja­ción de los pre­cios de las ga­so­li­nas, que re­gre­sa­ría a la po­lí­ti­ca pre­via a 2017, lo que po­dría te­ner cos­tos fis­ca­les pa­ra el go­bierno y al mis­mo tiem­po des­in­cen­ti­var la in­ver­sión privada en al­ma­ce­na­mien­to, dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción de combustibles.

Otro de ellos es el orien­ta­do a re­con­for­mar las gran­des em­pre­sas del Es­ta­do, Pe­mex y CFE, en cor­po­ra­ti­vos in­te­gra­dos, sin fi­lia­les, lo que po­dría con­du­cir a que ten­gan un po­der de mer­ca­do que se ha bus­ca­do re­du­cir en los úl­ti­mos años pa­ra ge­ne­rar un te­rreno más pa­re­jo en el sec­tor. Y tam­bién se per­ci­be la in­ten­ción de de­bi­li­tar –al me­nos in­di­rec­ta­men­te– a los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res del sec­tor ener­gé­ti­co.

El con­sul­tor al que alu­día al prin­ci­pio me co­men­tó que las em­pre­sas em­pie­zan a tra­ba­jar ya en los escenarios de con­tin­gen­cia que van a en­fren­tar an­te el nue­vo en­torno, pues ya es­tán vien­do que las co­sas pue­den ser me­nos sen­ci­llas de lo que an­ti­ci­pa­ban.

Al­fon­so Ro­mo, de­sig­na­do Je­fe de la Ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia, y quien se ha en­car­ga­do de es­ta­ble­cer los la­zos en­tre AMLO y el sec­tor em­pre­sa­rial, di­jo que la re­la­ción en­tre la iniciativa privada y AMLO ha de­ja­do de ser una “lu­na de miel”, pa­ra con­ver­tir­se ya en un ma­tri­mo­nio “ca­tó­li­co”, por lo fir­me y du­ra­de­ro.

Qui­zás co­mo en la ma­yo­ría de los ma­tri­mo­nios, des­pués de la lu­na de miel y ya en la vi­da do­més­ti­ca, va a ha­ber más plei­tos de los que pa­re­cían so­bre to­do cuan­do se em­pie­zan a ver te­mas de la re­la­ción ope­ra­ti­va con el nue­vo go­bierno.

Quie­nes pen­sa­ban que las bue­nas vi­bras que se vi­vie­ron en las pri­me­ras se­ma­nas tras el triun­fo de AMLO se man­ten­drían sin per­tur­ba­cio­nes no to­ma­ron en cuen­ta que an­te la di­men­sión del cam­bio que re­pre­sen­ta­rá te­ner un go­bierno con la vi­sión de Ló­pez Obra­dor, ten­dre­mos se­gu­ra­men­te mu­chas zo­nas de con­flic­to que van a ser com­ple­jas de ma­ne­jar.

Un he­cho que va a acre­cen­tar el ries­go de fric­cio­nes en el “ma­tri­mo­nio” es el pro­ce­so de apren­di­za­je del nue­vo go­bierno.

El ca­so se­rá más grave en el con­tex­to de una pro­ba­ble pér­di­da de ca­pi­tal hu­mano, de­bi­do a la sa­li­da de fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca an­te el re­cor­te de pla­zas de con­fian­za y la re­duc­ción de los sa­la­rios anun­cia­da por AMLO.

No se ex­tra­ñe que, así co­mo en los me­ses pa­sa­dos los em­pre­sa­rios fue­ron ‘fle­cha­dos’ por AMLO, en el cur­so del 2019, con re­la­ti­va ra­pi­dez, co­mien­ce el de­sen­can­to de­ri­va­do de la com­ple­ja ‘vi­da do­més­ti­ca’ que su­ce­de­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.