El lar­go mer­ca­do al­cis­ta es uno de los más abu­rri­dos de los que se ten­ga me­mo­ria.

○ En el ac­tual boom fi­nan­cie­ro, do­mi­na­do por fon­dos in­de­xa­dos y ro­bots in­ver­sio­nis­tas, no hay es­pa­cio pa­ra el rui­do del pa­sa­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Ch­ris Na­gi

El mer­ca­do bur­sá­til ha per­di­do bri­llo, las com­pa­ñías se re­sis­ten a de­bu­tar en bol­sa y no tie­nen que ha­cer­lo pa­ra con­se­guir fi­nan­cia­mien­to. En es­ta era de los fon­dos in­de­xa­dos y com­pa­ñías no co­ti­za­das, has­ta un boom es ano­dino. Pa­ra Wall Street, los pre­cios ré­cord de las ac­cio­nes son bue­na pu­bli­ci­dad. Di­rán to­do lo que quie­ran acer­ca de las ta­sas de ren­di­mien­to o la in­ver­sión pa­ra la ju­bi­la­ción, pe­ro pa­ra atraer clien­tes a la puer­ta na­da fun­cio­na mejor que pre­su­mir en la pren­sa un ré­cord his­tó­ri­co.

Y los clien­tes han caí­do. Ani­ma­dos por lo que se ha con­ver­ti­do en el mer­ca­do al­cis­ta más lar­go del que se ten­ga re­gis­tro, des­de prin­ci­pios de 2017 los in­ver­sio­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses han in­yec­ta­do di­ne­ro en los fon­dos co­ti­za­dos de ren­ta va­ria­ble a ra­zón de ca­si 12 mil mi­llo­nes de dó­la­res al mes, cin­co ve­ces más que ha­ce sie­te años. Hay sig­nos de estrés, co­mo la re­cien­te caí­da en las bol­sas asiá­ti­cas, pe­ro has­ta aho­ra no han abo­lla­do el áni­mo de los in­ver­sio­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Cual­quie­ra que en es­te mo­men­to com­pre ac­cio­nes en una com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na de­be sen­tir­se có­mo­do pa­gan­do dos o tres ve­ces las ven­tas anua­les por ac­ción, un ni­vel de ge­ne­ro­si­dad que no se ha vis­to des­de los al­bo­res de la bur­bu­ja pun­to­com.

Cuan­do les ha­ble­mos a nues­tros nie­tos de es­te mer­ca­do al­cis­ta, co­men­za­re­mos des­cri­bien­do su de­ba­cle, en el crash bur­sá­til de 2019 o 2020 o 2025. Pe­ro aún no sabemos el fi­nal de es­ta his­to­ria. ¿Qué di­re­mos del res­to? Tal vez que las caí­das fue­ron una opor­tu­ni­dad pa­ra comprar (buy the dip) y que im­pe­ra­ba la in­ver­sión pa­si­va, y que un pu­ña­do de com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas de gran ca­pi­ta­li­za­ción cre­cie­ron has­ta al­can­zar di­men­sio­nes pla­ne­ta­rias.

Pe­ro si la dé­ca­da de­be ser re­cor­da­da por al­go, tam­bién po­dría ser co­mo la era en que las ac­cio­nes re­por­ta­ban un ren­di­mien­to anual pro­me­dio del 20 por cien­to des­de los in­fier­nos del mes de mar­zo de 2009 y que el mer­ca­do bur­sá­til, de al­gu­na ma­ne­ra, se vol­vió abu­rri­do.

Es de­cir, es­te boom no es co­mo el boom de fi­na­les de los años no­ven­ta. En ra­ras oca­sio­nes las com­pa­ñías tie­nen ofer­tas pú­bli­cas ini­cia­les (OPI) en las que sus ac­cio­nes se du­pli­can el pri­mer día de ne­go­cia­ción. Los ta­xis­tas de la era de la bur­bu­ja hoy con­du­cen Ubers, y cual­quier di­ne­ro que ten­gan pa­ra in­ver­tir se va a los fon­dos co­ti­za­dos, no a las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les.

Así es aho­ra, un mer­ca­do con me­nos vo­ces hu­ma­nas, don­de el ron­ro­neo de las compu­tado­ras es la mú­si­ca de fon­do pa­ra pro­yec­tos ma­te­má­ti­cos con nombres co­mo “be­ta in­te­li­gen­te” y “pa­ri­dad de ries­go”. Es una tie­rra go­ber­na­da por gi­gan­tes. Tres, pa­ra ser exac­tos: Van­guard, Sta­te Street y Blac­kRock, que ad­mi­nis­tran el 80 por cien­to de los dos bi­llo­nes 800 mil mi­llo­nes de dó­la­res in­ver­ti­dos en fon­dos co­ti­za­dos com­pues­tos por ac­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses. La OPI, otro­ra el al­ma de la fies­ta del mer­ca­do, se ha vuel­to un in­cor­dio en un mun­do do­mi­na­do por los fon­dos pasivos, oca­sio­nes pa­ra reor­de­nar ín­di­ces cui­da­do­sa­men­te equi­li­bra­dos.

En cual­quier ca­so, las com­pa­ñías se man­tie­nen ale­ja­das del par­qué bur­sá­til. De una ta­sa anual de ca­si 700 de­bu­tan­tes en la bol­sa en la úl­ti­ma mi­tad de la dé­ca­da de 1990, el pro­me­dio ha caí­do un 75 por cien­to. Si bien las ofer­tas pú­bli­cas han au­men­ta­do con res­pec­to al año pa­sa­do y hay es­pe­ran­zas de que el gri­fo se abra nue­va­men­te, ta­les ex­pec­ta­ti­vas se han des­va­ne­ci­do re­pe­ti­da­men­te. "Lo que real­men­te es­ta­mos pre­sen­cian­do es un eclip­se, no de las cor­po­ra­cio­nes co­ti­za­das, sino de los mer­ca­dos de valores co­mo el lu­gar don­de las jó­ve­nes y exi­to­sas em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses bus­can su fi­nan­cia­mien­to", apun­ta un es­tu­dio de los aca­dé­mi­cos Craig Doid­ge, Kath­leen Kah­le, G. An­drew Ka­rol­yi y Re­né Stulz. Ellos des­cu­brie­ron que ha­bía on­ce com­pa­ñías co­ti­za­das por ca­da mi­llón de es­ta­dou­ni­den­ses en 2016, en com­pa­ra­ción con vein­ti­dós en 1975.

No fal­tan las teo­rías so­bre la causa de es­te fe­nó­meno, des­de re­glas de con­ta­bi­li­dad an­ti­cua­das has­ta la for­ma en que in­ter­net ha fa­ci­li­ta­do la re­cau­da­ción de di­ne­ro de in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos, pe­ro las di­fi­cul­ta­des de ser una em­pre­sa co­ti­za­da a me­nu­do se se­ña­lan co­mo el prin­ci­pal cul­pa­ble.

Tal vez los pe­que­ños in­ver­sio­nis­tas tie­nen bue­na par­te de su di­ne­ro in­ver­ti­do en pi­lo­to au­to­má­ti­co, pe­ro los fon­dos de co­ber­tu­ra y otros gran­des in­ver­sio­nis­tas pue­den ha­cer­le la vi­da mi­se­ra­ble a un di­rec­tor eje­cu­ti­vo. El nú­me­ro de los lla­ma­dos ‘in­ver­sio­nis­tas ac­ti­vis­tas’ que plan­tean exi­gen­cias a las em­pre­sas pú­bli­cas re­ba­só por pri­me­ra vez los 500 en la pri­me­ra mi­tad de 2018, eso es ca­si el do­ble de la can­ti­dad de ha­ce cin­co años, se­gún la con­sul­to­ra Ac­ti­vist In­sight.

Po­cos te­mas sa­can de qui­cio a los pro­fe­sio­na­les co­mo és­te, te di­cen que si es­tás bus­can­do una época anó­ma­la, que mi­res la de 1990, cuan­do cual­quier vein­tea­ñe­ro con un com­pi­la­dor Ja­va di­ri­gía una com­pa­ñía de 500 mi­llo­nes de dó­la­res. La gen­te pa­gó ca­ro la eu­fo­ria en aquel en­ton­ces. Si hoy el mer­ca­do es más selectivo y exi­gen­te, pues mejor.

Aun así, la imagen del mer­ca­do ac­cio­na­rio se ha em­pa­ña­do. Es vis­to por mu­chos co­mo una la­cra so­cial. Las com­pa­ñías gas­ta­rán un bi­llón de dó­la­res es­te año en re­com­pras de ac­cio­nes, di­ne­ro que los crí­ti­cos di­cen que de­be­ría usar­se pa­ra cons­truir fá­bri­cas y crear em­pleos. La gen­te se sien­te en­ga­ña­da mien­tras to­da la bo­nan­za eco­nó­mi­ca del país flu­ye ha­cia la ci­ma. En los úl­ti­mos diez años, la di­fe­ren­cia en­tre los ren­di­mien­tos anua­li­za­dos en el S&P 500 y el cre­ci­mien­to en los sa­la­rios ha si­do la más am­plia pa­ra cual­quier mer­ca­do al­cis­ta des­de la ad­mi­nis­tra­ción de Lyn­don John­son en la dé­ca­da de 1960.

Diez años des­pués de la peor cri­sis des­de la Gran De­pre­sión, to­do es­to es­tá im­pi­dien­do la reha­bi­li­ta­ción de la idea de la di­rec­ción y con­duc­ción de una em­pre­sa co­ti­za­da. Si la edad óp­ti­ma pa­ra el em­pren­di­mien­to es al­re­de­dor de los 30 años, los me­jo­res y más bri­llan­tes em­pren­de­do­res de hoy son un gru­po de edad que se gra­duó en la cri­sis fi­nan­cie­ra. Mien­tras que los pre­de­ce­so­res de es­ta ge­ne­ra­ción pue­den re­cor­dar un tiem­po en que los mer­ca­dos eran di­ver­ti­dos, aho­ra son abu­rri­dos, una so­po­rí­fe­ra le­tri­na de ope­ra­do­res de al­ta fre­cuen­cia con un ries­go cró­ni­co de de­rra­mar­se. ¿Qué sen­ti­do tie­ne de­bu­tar en bol­sa cuan­do las fir­mas de ca­pi­tal de ries­go te da­rán to­do el di­ne­ro que quie­ras?

Ese es el gran cam­bio, el ac­ce­so al ca­pi­tal ya no re­quie­re de una co­ti­za­ción en bol­sa, el mer­ca­do ya no es ne­ce­sa­rio. En es­te mo­men­to, las fir­mas de ca­pi­tal de ries­go tie­nen apro­xi­ma­da­men­te me­dio bi­llón de dó­la­res ba­jo ges­tión, más o me­nos el equi­va­len­te a to­do el di­ne­ro re­cau­da­do en las OPI en los úl­ti­mos diez años. En los no­ven­ta, las com­pa­ñías de­bu­ta­ban dan­do el cam­pa­na­zo a los po­cos años de ha­ber si­do crea­das, hoy ni si­quie­ra se lo plan­tean.

El des­dén por los mer­ca­dos lle­gó a una es­pe­cie de apo­teo­sis el mes pa­sa­do, cuan­do el CEO de Tes­la, Elon Musk, co­que­teó con la idea de des­lis­tar a la em­pre­sa de la bol­sa. Des­de su de­but en 2010, las ac­cio­nes de Tes­la han subido un 40 por cien­to ca­da año; es una OPI re­la­ti­va­men­te re­cien­te a la que el mer­ca­do con­fie­re una va­lo­ra­ción pri­vi­le­gia­da. Tam­bién es un ob­je­ti­vo fa­vo­ri­to de los ven­de­do­res en cor­to, que apues­tan a una caí­da de las ac­cio­nes, has­ta el pun­to en que Musk es­ta­ba dis­pues­to a re­nun­ciar a to­dos los be­ne­fi­cios que ob­tie­ne del mer­ca­do bur­sá­til y con­si­de­ró aban­do­nar­lo. Las em­pre­sas de tec­no­lo­gía que co­ti­zan a cien ve­ces las ga­nan­cias del pró­xi­mo año no so­lían con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de aban­do­nar el mer­ca­do. Al pa­re­cer, aho­ra lo ha­cen.

Se habla de ha­cer que los mer­ca­dos sean más ami­ga­bles pa­ra las em­pre­sas.

El mes pa­sa­do, la ad­mi­nis­tra­ción Trump pi­dió que los re­gu­la­do­res de valores ana­li­za­ran la im­ple­men­ta­ción de un ci­clo más lar­go pa­ra los re­sul­ta­dos cor­po­ra­ti­vos. En lu­gar de pre­sen­tar­los ca­da tri­mes­tre, se di­vul­ga­rían ca­da seis me­ses. Se di­jo que la me­di­da pro­mo­ve­ría la crea­ción de em­pleos y una ma­yor fle­xi­bi­li­dad. Y Jay Clay­ton, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Bol­sa y Valores de Es­ta­dos Uni­dos (SEC, por sus si­glas en in­glés), quie­re re­la­jar las res­tric­cio­nes so­bre quién pue­de ne­go­ciar ac­cio­nes de com­pa­ñías que aún no se han es­tre­na­do en bol­sa.

Am­bas pro­pues­tas pue­den ver­se co­mo una for­ma de ha­cer que las in­ver­sio­nes en ac­cio­nes sean me­nos abu­rri­das y pre­de­ci­bles. Sin em­bar­go, es ex­tra­ño pen­sar que un mer­ca­do que ha crea­do valor por más de 20 bi­llo­nes de dó­la­res en me­nos de una dé­ca­da ne­ce­si­te de más es­tra­te­gias pa­ra pu­lir su imagen. Si las em­pre­sas es­tán tan har­tas del mer­ca­do bur­sá­til lue­go de una ra­cha al­cis­ta co­mo ésta, qué pen­sa­rán des­pués del co­lap­so de 2019 o 2020 o 2025.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.