Así es Robert Light­hi­zer, el ne­go­cia­dor de Trump

○ La du­ra pos­tu­ra en su es­tra­te­gia co­mer­cial con el mun­do le ha su­ma­do ami­gos en ca­sa.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POLÍTICA - —Shawn Don­nan

El dio­ra­ma en la ofi­ci­na de Robert Light­hi­zer pre­sen­ta lo que pa­re­ce una es­ce­na cual­quie­ra de la Gue­rra de In­de­pen­den­cia has­ta que es­cu­chas la his­to­ria que hay de­trás de ella. Re­pre­sen­ta­do cru­zan­do el rio De­la­wa­re an­tes de la Ba­ta­lla de Tren­ton en 1776, es­tá Geor­ge Light­hi­zer, el an­te­pa­sa­do na­ci­do en Ba­va­ria del zar co­mer­cial de Do­nald Trump y vo­lun­ta­rio en el Ejér­ci­to Con­ti­nen­tal de Geor­ge Was­hing­ton. El men­sa­je pa­ra los vi­si­tan­tes es cla­ro: el pa­trio­tis­mo es cen­te­na­rio en el clan Light­hi­zer.

“Pro­ba­ble­men­te hay al­gu­nos la­dro­nes de caballos”, co­men­ta Jim Light­hi­zer, el her­mano ma­yor del representante co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos, so­bre el li­na­je fa­mi­liar. “Pe­ro no hay trai­do­res”.

Wil­bur Ross, secretario de Co­mer­cio, y Ste­ven Mnu­chin, el ex­ban­que­ro de in­ver­sio­nes que en­ca­be­za el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos, han si­do los ge­ne­ra­les en la pri­me­ra lí­nea de la cre­cien­te gue­rra co­mer­cial de Trump con Chi­na. Pe­ro el fun­cio­na­rio ca­da vez más a car­go de tra­du­cir el pro­tec­cio­nis­mo, a me­nu­do va­go e im­pul­si­vo del pre­si­den­te, en un plan de ba­ta­lla es su representante co­mer­cial.

Po­co co­no­ci­do fue­ra de los círcu­los co­mer­cia­les de Was­hing­ton, Light­hi­zer, de 70 años, y quien re­cha­zó las so­li­ci­tu­des pa­ra una en­tre­vis­ta, es una fi­gu­ra as­cen­den­te en la ad­mi­nis­tra­ción Trump. Con una pos­tu­ra du­ra so­bre Chi­na des­de ha­ce mu­cho tiem­po, ha pa­sa­do años pre­pa­rán­do­se pa­ra una gue­rra eco­nó­mi­ca con Bei­jing.

Light­hi­zer ha tra­ba­ja­do con sus pa­res en México y Ca­na­dá en un nue­vo Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) que se es­tá acer­can­do a la frui­ción. Tam­bién es el prin­ci­pal ne­go­cia­dor de Trump en las con­ver­sa­cio­nes con la Unión Eu­ro­pea y Ja­pón. Lo más im­por­tan­te es que es el ar­qui­tec­to del ata­que aran­ce­la­rio de Trump con­tra Chi­na, y así es co­mo quie­re ser re­cor­da­do. “Cla­ra­men­te te­ne­mos un pro­ble­ma cró­ni­co con Chi­na”, afir­mó en una au­dien­cia en el Se­na­do en ju­lio.

“Él cree fir­me­men­te que el ri­val más se­rio es Chi­na”, di­ce Jim Light­hi­zer, agre­gan­do que su her­mano no ten­drá una vic­to­ria rá­pi­da. “Él cree que va a ser un lar­go, lar­go re­co­rri­do con Chi­na”.

El 17 de sep­tiem­bre, Trump or­de­nó im­po­ner aran­ce­les del 10 por cien­to so­bre unos 200 mil mi­llo­nes de dó­la­res en bie­nes chi­nos y au­men­tar la ta­sa al 25 por cien­to en enero si Bei­jing se nie­ga a ofre­cer con­ce­sio­nes co­mer­cia­les. La úl­ti­ma ron­da de aran­ce­les se su­ma a una ta­ri­fa del 25 por cien­to ya im­pues­ta so­bre al­re­de­dor de 50 mil mi­llo­nes de dó­la­res en bie­nes del país asiá­ti­co.

Si Light­hi­zer es quien lle­va la po­lí­ti­ca co­mer­cial con Chi­na es por­que ni Ross ni Mnu­chin han logrado un acuer­do con Bei­jing con el que Trump es­té sa­tis­fe­cho y por ello han si­do re­pren­di­dos pú­bli­ca­men­te. Cuan­do se le pre­gun­tó qué ha­bía apren­di­do en la ne­go­cia­ción con la ad­mi­nis­tra­ción Trump des­pués de que Es­ta­dos Uni­dos y México anun­cia­ron un prin­ci­pio de arre­glo co­mer­cial a fi­nes de agos­to, el secretario de Eco­no­mía de México, Il­de­fon­so Gua­jar­do, di­jo: “Cual­quier acuer­do don­de Light­hi­zer no sea el res­pon­sa­ble de la ar­qui­tec­tu­ra no ve­rá la luz del día “.

La po­si­ción de Light­hi­zer se ba­sa en par­te en su am­plia ex­pe­rien­cia co­mo ne­go­cia­dor de al­to ries­go. En la ad­mi­nis­tra­ción Rea­gan se desem­pe­ñó co­mo representante co­mer­cial ad­jun­to de EU y en­ca­be­zó con­ver­sa­cio­nes con To­kio orien­ta­das a re­du­cir el en­ton­ces gran dé­fi­cit co­mer­cial con Ja­pón. Des­pués de una ás­pe­ra ron­da de negociaciones de TLCAN en Mon­treal a prin­ci­pios de es­te año, con­tó có­mo una vez fu­mó una ca­ja en­te­ra de ci­ga­rros cu­ba­nos en una ha­bi­ta­ción sin ven­ta­nas pa­ra des­ar­mar a sus in­ter­lo­cu­to­res so­vié­ti­cos du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes de 1980 so­bre el le­van­ta­mien­to de un em­bar­go de gra­nos.

Des­pués de de­jar el go­bierno de Rea­gan, Light­hi­zer hi­zo una for­tu­na co­mo ca­bil­de­ro y abogado pa­ra la industria del ace­ro en Skad­den Arps, Sla­te, Meag­her & Flom LLP. Los vi­si­tan­tes a su ca­sa en uno de los ba­rrios más ele­gan­tes de Was­hing­ton son re­ci­bi­dos por un re­tra­to ca­si de ta­ma­ño na­tu­ral de él. “No es una mi­nia­tu­ra”, afir­ma Jim Light­hi­zer. “No po­drías me­ter­lo en un re­li­ca­rio”.

Mien­tras que el re­tra­to pa­re­ce al­go que Trump ha­ría, una de las cla­ves del éxi­to de Robert Light­hi­zer en la ad­mi­nis­tra­ción ha si­do su cui­da­do­sa eva­sión de los re­flec­to­res. En una Ca­sa Blan­ca don­de el com­ba­te in­terno en­tre pro­tec­cio­nis­tas, co­mo el ase­sor co­mer­cial de la Ca­sa Blan­ca, Pe­ter Na­va­rro, y miem­bros más li­be­ra­les ha pro­du­ci­do ba­jas tan im­por­tan­tes co­mo Gary Cohn, el pri­mer je­fe del Consejo Eco­nó­mi­co Na­cio­nal de Trump, el representante co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos pa­re­ce flo­tar so­bre el des­or­de­na­do cam­po de ba­ta­lla.

En par­te, eso se de­be a que Light­hi­zer es ex­per­to en la po­lí­ti­ca de Was­hing­ton. Fue je­fe de ga­bi­ne­te del Co­mi­té de Fi­nan­zas del Se­na­do de EU a fi­na­les de la dé­ca­da de 1970, que en­ton­ces es­ta­ba a car­go del fu­tu­ro can­di­da­to republicano a la pre­si­den­cia, Bob Do­le, quien fue su men­tor.

“Es­toy en es­to por una ra­zón. En gran me­di­da, es­toy ha­cien­do que la re­la­ción de EU con Chi­na sea la co­rrec­ta”

A lo lar­go de su ca­rre­ra, Light­hi­zer ha de­mos­tra­do la ca­pa­ci­dad de su­pe­rar las di­vi­sio­nes par­ti­dis­tas de Was­hing­ton. Bill Brock, representante co­mer­cial de Rea­gan y crí­ti­co de las po­lí­ti­cas de Trump, ca­li­fi­ca a su ex­su­bal­terno co­mo “enor­me­men­te ta­len­to­so”.

Sin em­bar­go, le preo­cu­pa que la ad­mi­nis­tra­ción lo es­tá so­bre­ex­plo­tan­do. “Bob Light­hi­zer es una per­so­na enor­me­men­te fuer­te e in­te­li­gen­te”, afir­ma Brock. “Pe­ro no pue­des es­tar en múl­ti­ples lu­ga­res al mis­mo tiem­po”.

Al­go ca­si iné­di­to en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción federal de EU, Light­hi­zer ha logrado for­jar alian­zas con los de­mó­cra­tas. She­rrod Brown, el se­na­dor de Ohio y crí­ti­co por mu­cho tiem­po de la po­lí­ti­ca co­mer­cial de EU, el TLCAN y Trump, lo lla­ma “una gran per­so­na pa­ra di­ri­gir nues­tra po­lí­ti­ca co­mer­cial mien­tras tra­ba­ja­mos pa­ra to­mar me­di­das enér­gi­cas con­tra paí­ses co­mo Chi­na que in­frin­gen las re­glas”. La es­po­sa de Brown, al igual que Light­hi­zer, cre­ció en Ash­ta­bu­la, Ohio, una ciu­dad obre­ra cer­ca de Cleveland. “Bob no ha ol­vi­da­do de dón­de vie­ne”, co­men­ta Brown.

Si la ac­ti­tud de Trump ha­cia el co­mer­cio es ins­tin­ti­va, Light­hi­zer es el re­sul­ta­do de una lec­tu­ra fo­ren­se de la his­to­ria y años de ir con­tra el gen republicano en el te­ma.

Cuan­do Trump co­que­teó con una can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia en 2011, Light­hi­zer apo­yó lo que en­ton­ces se con­si­de­ra­ba co­mo las opiniones po­co or­to­do­xas de la es­tre­lla de te­le­vi­sión so­bre el pro­tec­cio­nis­mo.

Él de­fen­dió que te­nían raí­ces no so­lo en el en­fo­que de Ale­xan­der Ha­mil­ton pa­ra pro­te­ger la ma­nu­fac­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se, sino tam­bién en las po­lí­ti­cas de los con­ser­va­do­res más re­cien­tes co­mo Ri­chard Ni­xon y Rea­gan.

En un en­sa­yo pu­bli­ca­do es­te ve­rano en Fo­reign Po­licy, Quinn Slo­bo­dian, pro­fe­sor de his­to­ria en We­lles­ley Co­lle­ge, con­si­de­ró a la emer­gen­te doc­tri­na co­mer­cial de Light­hi­zer co­mo la fi­lo­so­fía eco­nó­mi­ca más res­pon­sa­ble de la ad­mi­nis­tra­ción Trump y pre­di­jo que du­ra­ría va­rios años.

La ba­se de la fi­lo­so­fía de Light­hi­zer es la vi­sión de que la po­lí­ti­ca co­mer­cial de EU des­de la dé­ca­da de 1980 se des­cri­be co­mo una se­rie de erro­res. Él y sus alle­ga­dos ar­gu­men­tan que su país in­ter­pre­tó mal las negociaciones de la Ron­da Uru­guay que con­du­je­ron a la crea­ción en 1994 de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) y el na­ci­mien­to de un sis­te­ma vin­cu­lan­te de so­lu­ción de di­fe­ren­cias que pue­de anu­lar los mo­vi­mien­tos co­mer­cia­les de EU.

Asi­mis­mo, en un in­for­me a prin­ci­pios de es­te año, su equi­po ar­gu­men­tó que EU ha­bía co­me­ti­do un error fun­da­men­tal al per­mi­tir que Chi­na se unie­ra a la OMC en 2001.

Light­hi­zer tam­bién com­par­te la creen­cia de Trump de que el dé­fi­cit co­mer­cial en bie­nes ma­nu­fac­tu­ra­dos, que ha cre­ci­do cons­tan­te­men­te des­de 1975, es un sín­to­ma de que las co­sas han ido muy mal. Sin em­bar­go, aun­que Trump ha se­ña­la­do a va­rios paí­ses co­mo cul­pa­bles, Light­hi­zer echa la cul­pa prin­ci­pal­men­te a Chi­na, a la que acu­sa de ju­gar con un sis­te­ma de co­mer­cio glo­bal que no pu­do ha­cer fren­te al sur­gi­mien­to del gi­gan­te asiá­ti­co.

En un tes­ti­mo­nio al Con­gre­so en 2010, ex­pu­so los ar­gu­men­tos a fa­vor de un en­fo­que más fir­me de EU ha­cia Chi­na y la OMC. Sos­tu­vo que per­mi­tir que Chi­na se unie­ra no ha­bía en­tre­ga­do nin­guno de los be­ne­fi­cios pro­me­ti­dos, co­mo la crea­ción de un vas­to nue­vo mer­ca­do de ex­por­ta­ción pa­ra las em­pre­sas y los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y la vin­cu­la­ción de Chi­na a las re­glas del co­mer­cio mun­dial. En cam­bio, el dé­fi­cit co­mer­cial con esa na­ción se dis­pa­ró y se han per­di­do mi­llo­nes de em­pleos en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro de Es­ta­dos Uni­dos, se­gún su re­cuen­to.

“El sis­te­ma po­lí­ti­co de Chi­na es­tá fun­da­men­tal­men­te en desacuer­do con la con­cep­ción es­ta­dou­ni­den­se del ‘Es­ta­do de De­re­cho’”, es­cri­bió. “Du­ran­te gran par­te de la his­to­ria, Chi­na tu­vo la eco­no­mía más gran­de del mun­do, y es to­tal­men­te ca­paz de re­cu­pe­rar ese tí­tu­lo”.

Co­mo miem­bro del ga­bi­ne­te de Trump, Light­hi­zer con­ti­núa en­mar­can­do el te­ma en esos términos. “Es­toy en es­to por una ra­zón”, di­jo a la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de EU en ma­yo, apun­tan­do al dé­fi­cit co­mer­cial co­mo un re­fle­jo de un pa­ra­dig­ma que ne­ce­si­ta un cam­bio to­tal. “En gran me­di­da, es­toy ha­cien­do que la re­la­ción de EU con Chi­na sea la co­rrec­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.