PRE­SEN­TAN PRO­GRA­MA ES­TA­TAL DE PO­BLA­CIÓN 2017-2021, BA­SE PA­RA ELA­BO­RAR PO­LÍ­TI­CAS PÚ­BLI­CAS: HÉCTOR AS­TU­DI­LLO

RECONOCE EL GO­BER­NA­DOR HÉCTOR AS­TU­DI­LLO QUE SE TIE­NEN QUE USAR LAS ES­TA­DÍS­TI­CAS PA­RA EN­FO­CAR LAS AC­CIO­NES EN MA­TE­RIA PO­BLA­CIO­NAL

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - —Marc Cham­pion, New Eco­nomy Fo­rum con la co­la­bo­ra­ción de Dan­dan Li y Pe­ter Mar­tin

En el mar­co de la pre­sen­ta­ción del pro­gra­ma es­ta­tal de po­bla­ción 2017-2021, el go­ber­na­dor Héctor As­tu­di­llo Flo­res se pro­nun­ció a fa­vor de ins­tru­men­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas ba­sa­das en la in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca a efec­to de ha­cer­las más efi­cien­tes y que den me­jo­res re­sul­ta­dos pa­ra la po­bla­ción gue­rre­ren­se.

Acom­pa­ña­do de su es­po­sa, la pre­si­den­ta del DIF Gue­rre­ro, Mer­ce­des Cal­vo, el ti­tu­lar del eje­cu­ti­vo gue­rre­ren­se ex­pre­só que es com­pro­mi­so del go­bierno que en­ca­be­za el tra­ba­jar coor­di­na­da­men­te con ins­ti­tu­cio­nes tan im­por­tan­tes en la his­to­ria del mun­do co­mo la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das y po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­si­de­ran­do el ori­gen, la na­tu­ra­le­za y las ac­ti­vi­da­des de los gue­rre­ren­ses.

En su men­sa­je, en ca­li­dad de pre­si­den­te del Consejo Es­ta­tal de Po­bla­ción, an­te la pre­sen­cia de la pre­si­den­ta de la Me­sa Di­rec­ti­va del Con­gre­so Lo­cal, Ve­ró­ni­ca Mu­ñoz Pa­rra y del secretario ge­ne­ral de Go­bierno, Flo­ren­cio Sa­la­zar Ada­me, As­tu­di­llo Flo­res re­co­no­ció que los re­tos de­mo­grá­fi­cos son im­por­tan­tes, por lo que a ni­vel lo­cal se de­be te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de adap­tar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas a nues­tro con­tex­to en ma­te­ria de po­bla­ción.

“El go­bierno de Gue­rre­ro en es­ta cir­cuns­tan­cia en la que nos desen­vol­ve­mos, tra­ta­mos de po­ner­le la más al­ta im­por­tan­cia al te­ma de la po­bla­ción, por eso tran­si­ta­re­mos en la ru­ta con la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Go­bierno y el Consejo Es­ta­tal de Po­bla­ción pa­ra con­si­de­rar siem­pre los te­mas de po­bla­ción en to­do lo que se ha­ga en Gue­rre­ro”, afir­mó As­tu­di­llo Flo­res.

En tan­to que Arie Hoek­man, representante del Fon­do de Po­bla­ción de las Na­cio­nes Uni­das en México, sos­tu­vo que el Pro­gra­ma Es­ta­tal de Po­bla­ción que hoy se pre­sen­ta, res­pon­de a iden­ti­fi­car la di­ver­si­dad de los cen­tros de po­bla­ción del es­ta­do, por lo que tie­ne que con­si­de­rar­se co­mo un mar­co trans­ver­sal y una he­rra­mien­ta no so­la­men­te pa­ra el Consejo Es­ta­tal de Po­bla­ción sino pa­ra to­dos aque­llas ins­ti­tu­cio­nes que se vin­cu­lan en to­dos los pro­ce­sos de desa­rro­llo de la po­bla­ción y su or­de­na­mien­to en el te­rri­to­rio.

El representante de la ONU en México de­ta­lló que el pro­gra­ma pre­sen­ta la si­tua­ción ac­tual de la po­bla­ción en el es­ta­do, in­clu­yen­do los com­po­nen­tes de­mo­grá­fi­cos prin­ci­pa­les co­mo la mor­ta­li­dad, la na­ta­li­dad, la mi­gra­ción y pre­sen­ta cuá­les pu­die­ran ser los es­ce­na­rios que se en­fren­ta­rán en el cor­to y me­diano pla­zo los gue­rre­ren­ses.

En su in­ter­ven­ción, Bárbara Es­te­la Mi­ran­da, quien es di­rec­to­ra ge­ne­ral de Coor­di­na­ción In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal e In­ter­gu­ber­na­men­tal del Consejo Na­cio­nal de Po­bla­ción, ha­bló so­bre la im­por­tan­cia de los programas es­ta­ta­les de po­bla­ción en el país, des­ta­can­do que es­tos son la ba­se pa­ra la eje­cu­ción de pro­yec­tos y ac­cio­nes con una pers­pec­ti­va in­te­gral pa­ra la ope­ra­ción y par­ti­ci­pa­ción de to­dos los ac­to­res e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das.

En su turno, Adol­fo Cer­van­tes Gar­cía, secretario téc­ni­co del Consejo Es­ta­tal de Po­bla­ción di­jo que el pro­gra­ma es el ins­tru­men­to que con­tie­ne in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca y de­mo­grá­fi­ca cu­ya fi­na­li­dad es que los dis­tin­tos ac­to­res, pro­mo­to­res y for­mu­la­do­res de po­lí­ti­cas pú­bli­cas ob­ten­gan el ma­yor co­no­ci­mien­to y apro­ve­cha­mien­to del aná­li­sis y me­di­ción de la in­for­ma­ción re­la­cio­na­da a la ca­li­dad de vi­da de los gue­rre­ren­ses, prin­ci­pal­men­te en te­má­ti­cas co­mo la na­ta­li­dad, sa­lud, edu­ca­ción, em­pleo, vi­vien­da en­tre otros.

“El go­bierno de Gue­rre­ro en es­ta cir­cuns­tan­cia en la que nos desen­vol­ve­mos, tra­ta­mos de po­ner­le la más al­ta im­por­tan­cia al te­ma de la po­bla­ción, por eso tran­si­ta­re­mos en la ru­ta con la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Go­bierno y el Consejo Es­ta­tal de Po­bla­ción pa­ra con­si­de­rar siem­pre los te­mas de po­bla­ción en to­do lo que se ha­ga en Gue­rre­ro” As­tu­di­llo Flo­res

Tan­to si Chi­na se con­vier­te en una su­per­po­ten­cia co­mo si pue­de so­por­tar los cos­tos in­vo­lu­cra­dos son pre­gun­tas que im­pac­ta­rán al mun­do por dé­ca­das. Ten­drá el po­der de fi­jar los términos del co­mer­cio, el or­den glo­bal y cues­tio­nes de gue­rra y paz. Cuan­do le pre­gun­ta­ron a Wang có­mo se­ría una gran po­ten­cia chi­na, res­pon­dió “No lo sabemos. No se­rá pa­ra na­da co­mo Es­ta­dos Uni­dos”.

Tal vez Chi­na no es­té in­tere­sa­da en ser una su­per­po­ten­cia, pe­ro el des­tino pue­de cam­biar. Des­pués de to­do, EU tam­bién co­men­zó su via­je en la es­ce­na mun­dial de­ci­di­do a no re­pli­car los im­pe­rios co­lo­nia­les an­te­rio­res. Hoy, ma­ri­nos y mi­li­ta­res se ex­tien­den por to­do el mun­do pa­ra pro­te­ger sus in­tere­ses.

Chi­na po­dría es­tar re­co­rrien­do un ca­mino si­mi­lar. Tie­ne un pro­gra­ma de cons­truc­ción de por­taa­vio­nes e inau­gu­ró su pri­me­ra ba­se mi­li­tar en el ex­tran­je­ro el año pa­sa­do, en Yi­bu­ti, en el Cuerno de Áfri­ca. Ha au­men­ta­do su gas­to pa­ra el ser­vi­cio di­plo­má­ti­co y el pro­yec­to eco­nó­mi­co “Ma­de in Chi­na 2025” pre­ten­de des­pla­zar a EU co­mo po­ten­cia tec­no­ló­gi­ca mun­dial, mien­tras que otro plan bus­ca do­mi­nar la are­na de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra 2030.

El país in­cre­men­tó el gas­to en de­fen­sa de 21 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 1990 a 228 mil mi­llo­nes el año pa­sa­do, tres ve­ces el pre­su­pues­to de Ru­sia. Chi­na pue­de ser cual­quier cla­se de po­ten­cia que desee.

Con to­do, su mano du­ra con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión y otras li­ber­ta­des so­cia­les no su­gie­re un ré­gi­men se­gu­ro de sí mis­mo. Una in­ci­pien­te gue­rra co­mer­cial con EU mer­mó en 20 por cien­to el valor de las ac­cio­nes chi­nas des­de enero, lo que des­en­ca­de­nó un de­ba­te in­terno so­bre si Xi se ha ex­tra­li­mi­ta­do desafian­do tan abier­ta­men­te a Was­hing­ton.

Pen­se­mos, tam­bién, que el ciu­da­dano chino si­gue sien­do me­nos ri­co que el me­xi­cano en un mo­men­to en que la po­bla­ción en­ve­je­ce. Al­gu­nos in­ver­so­res se pre­gun­tan so­bre los ban­cos de ese país, cu­yos prés­ta­mos sus­ten­ta­ron por dé­ca­das el cre­ci­mien­to del que de­pen­de el par­ti­do pa­ra su le­gi­ti­mi­dad. Si ha­bla­mos de una su­per­po­ten­cia, es una to­da­vía frá­gil.

Wang, de 32 años, es uno de los lea­les que ha co­bra­do re­le­van­cia des­de que Xi asu­mió el po­der. Al igual que su je­fe (por­que Wang es tam­bién el secretario del par­ti­do en el Ins­ti­tu­to Chong­yang), exu­da con­fian­za ili­mi­ta­da en el fu­tu­ro de Chi­na. Aun­que le des­agra­dan las his­to­rias de los ex­plo­ra­do­res de la era co­lo­ni­za­do­ra, co­mo Robert Scott, que co­rrían pa­ra plan­tar sus ban­de­ras y re­cla­mar te­rri­to­rios, ad­mi­ra su “es­pí­ri­tu in­tré­pi­do” y su dis­po­si­ción.

Una ca­pa de hie­lo con una pro­fun­di­dad me­dia de 2.6 ki­ló­me­tros ha pro­te­gi­do los re­cur­sos de la An­tár­ti­da de la ex­plo­ra­ción. Aun así, el in­for­me de Wang afir­ma que de­ba­jo de la su­per­fi­cie hay apro­xi­ma­da­men­te 500 mil mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bón, 100 mil mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo y 5 bi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de gas na­tu­ral. A pe­sar de un tra­ta­do de 1959 que con­ge­la to­das las reivin­di­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les, al me­nos por aho­ra, Wang ve una “fe­roz” lu­cha geo­po­lí­ti­ca en ca­mino.

Te­me que, sin una voz y pre­sen­cia más fuer­tes, Chi­na sal­drá per­dien­do. “El pre­si­den­te Xi Jin­ping ha en­fa­ti­za­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes que Chi­na de­be par­ti­ci­par más ac­ti­va­men­te en el es­ta­ble­ci­mien­to de re­glas en nue­vas áreas, in­clui­das las aguas pro­fun­das, las re­gio­nes po­la­res, el es­pa­cio exterior e in­ter­net”, con­clu­ye su in­for­me. En la prác­ti­ca, eso sig­ni­fi­ca­ría cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra re­ci­bir tu­ris­tas y re­for­zar la pre­sen­cia de los in­ves­ti­ga­do­res chi­nos, el fac­tor de­ter­mi­nan­te de in­fluen­cia en la ad­mi­nis­tra­ción mul­ti­na­cio­nal de la An­tár­ti­da.

El pre­su­pues­to so­li­ci­ta­do en EU pa­ra la Ofi­ci­na de Programas Po­la­res en 2019 es de 534 mi­llo­nes de dó­la­res. Se­gún el in­for­me, en­tre 2001 y 2016 Chi­na in­vir­tió 45 mi­llo­nes en su pro­gra­ma an­tár­ti­co. Bei­jing po­dría in­ver­tir más, pe­ro la An­tár­ti­da es so­lo uno de los desafíos que el país en­ca­ra mien­tras afir­ma sus in­tere­ses en to­do el mun­do.

En enero, Chi­na pu­bli­có su pri­mer li­bro blan­co so­bre el otro po­lo, el Ár­ti­co, de­li­nean­do su am­bi­ción de una “Ru­ta de la Se­da Po­lar”. Pro­po­ne cons­truir bu­ques rom­pehie­los y ba­ses, he­rra­mien­tas esen­cia­les en una zo­na más ex­pues­ta a las reivin­di­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les que el cas­que­te po­lar del sur.

Chi­na ya ha in­ver­ti­do cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en su ini­cia­ti­va Belt and Road. En Áfri­ca pres­tó ca­si 86 mil mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2000 y 2014 a go­bier­nos y em­pre­sas es­ta­ta­les y, en 2015, Xi pro­me­tió otros 60 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la ini­cia­ti­va. Mien­tras tan­to, pa­ra igua­lar los gas­tos de de­fen­sa de EU, Chi­na ne­ce­si­ta­ría en­con­trar 400 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, un cos­to ele­va­do.

Se­gún Da­vid Sham­baugh, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton, Xi com­pren­de la lec­ción cen­tral del fra­ca­so de la Unión So­vié­ti­ca, a sa­ber, su ex­ce­si­va de­pen­den­cia de la fuer­za mi­li­tar. Más allá de las ar­mas, las su­per­po­ten­cias re­quie­ren tec­no­lo­gía, eco­no­mías fuer­tes y po­der cul­tu­ral pa­ra man­te­ner­se. “Chi­na en­tien­de eso”, di­jo.

Se­gún ci­fras ofi­cia­les, Chi­na des­ti­na el 1.5 por cien­to del PIB anual al gas­to mi­li­tar, si for­ma­ra par­te de la alian­za de la OTAN re­ci­bi­ría crí­ti­cas de EU por gas­tar tan po­co. No obs­tan­te, se­gún el ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción Rand Cor­po­ra­tion, el año pa­sa­do, por pri­me­ra vez, Chi­na teó­ri­ca­men­te igua­ló el po­der aé­reo de Es­ta­dos Uni­dos en cual­quier con­flic­to por Tai­wán. Mien­tras tan­to, su úl­ti­mo pre­su­pues­to ele­va el gas­to di­plo­má­ti­co al do­ble de la ta­sa del mi­li­tar. Más de 500 Ins­ti­tu­tos Con­fu­cio aho­ra en­se­ñan la len­gua y la cul­tu­ra chi­nas en to­do el or­be.

Pe­se a ello, Chi­na tie­ne po­cos alia­dos reales y si­gue sien­do una su­per­po­ten­cia par­cial, se­gún Sham­baugh. Su po­der cul­tu­ral se ve so­ca­va­do por su mi­li­ta­ri­za­ción del Mar del Sur de Chi­na y por el te­mor de que sus prés­ta­mos pa­ra in­fra­es­truc­tu­ra en el ex­tran­je­ro sean so­lo tram­pas de deu­da pa­ra na­cio­nes pe­que­ñas. “Sus fuer­zas ar­ma­das si­guen sien­do re­gio­na­les, ca­si no tie­nen ca­pa­ci­dad de des­plie­gue”, co­men­tó Sham­baugh, agre­gan­do que lo mis­mo pue­de de­cir­se de la di­plo­ma­cia, don­de Chi­na aún no

ha asu­mi­do el li­de­raz­go en un acuer­do in­ter­na­cio­nal. “Es real­men­te una po­ten­cia vol­ca­da en sí mis­ma, no es­tá in­tere­sa­da en con­fi­gu­rar el or­den mun­dial”.

Eso no es del to­do cier­to, se­gún Henry Wang, fun­da­dor y pre­si­den­te del Cen­tro pa­ra Chi­na y la Glo­ba­li­za­ción en Bei­jing. Es ver­dad que el país no quie­re des­truir el or­den mun­dial con­fi­gu­ra­do por EU, pues se ha be­ne­fi­cia­do de él. Pe­ro sí quie­re crear una nue­va glo­ba­li­za­ción al agre­gar nue­vas es­truc­tu­ras co­mo el Ban­co Asiá­ti­co de In­ver­sión en In­fra­es­truc­tu­ra. Pe­ro hay un obs­tácu­lo pa­ra las am­bi­cio­nes glo­ba­les de Chi­na: que su mo­tor eco­nó­mi­co se es­tan­que. El gi­gan­te se­ría, por ejem­plo, la pri­me­ra su­per­po­ten­cia en co­men­zar a en­ve­je­cer an­tes de ha­cer­se ri­ca. Se­gún Na­cio­nes Uni­das, es pro­ba­ble que su po­bla­ción de mil 400 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes dis­mi­nu­ya y en­ve­jez­ca en 2023.

“No pue­do en­con­trar un ejem­plo de una su­per­po­ten­cia que cre­ce cuan­do su po­bla­ción de­cre­ce”, se­ña­ló Zhang Jian, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bei­jing. El Im­pe­rio Bri­tá­ni­co y EU co­bra­ron pro­mi­nen­cia cuan­do sus po­bla­cio­nes se ca­ta­pul­ta­ron. “Xi ne­ce­si­ta preo­cu­par­se más por la si­tua­ción do­més­ti­ca y me­nos por ser una gran po­ten­cia”, di­jo Zhang.

Ade­más, la ri­que­za de Chi­na de­be po­ner­se en con­tex­to, opina Tom Or­lik, eco­no­mis­ta en je­fe de Bloomberg Eco­no­mics. “Una for­ma de me­dir el di­ne­ro adi­cio­nal que Chi­na tie­ne pa­ra gas­tar en el mun­do es mi­rar el PIB no­mi­nal en términos de dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses. En el lus­tro an­te­rior a la cri­sis fi­nan­cie­ra, pro­me­dió un cre­ci­mien­to anual cer­cano al 23 por cien­to”, de­ta­lló Or­lik. “En los úl­ti­mos cin­co años, pro­me­dió un 7 por cien­to, in­clui­do un año de cre­ci­mien­to ce­ro en 2016”.

El PIB per cá­pi­ta de Chi­na es 9 mil dó­la­res fren­te a los 60 mil de EU. Eso sig­ni­fi­ca­ría más mar­gen pa­ra un cre­ci­mien­to de con­ver­gen­cia, pe­ro pa­ra lle­gar allí Chi­na ten­drá que evitar la tram­pa del in­gre­so me­dio que man­tie­ne a eco­no­mías emer­gen­tes atra­pa­das por de­ba­jo de un PIB per cá­pi­ta de 15 mil dó­la­res. Sin em­bar­go, se­gún los par­ti­da­rios de Xi, aquí las le­yes eco­nó­mi­cas oc­ci­den­ta­les no apli­can, la in­te­li­gen­cia del par­ti­do per­mi­ti­rá que Chi­na su­pere la tram­pa del in­gre­so me­dio, in­clu­so sin el po­der ju­di­cial in­de­pen­dien­te y los de­re­chos de pro­pie­dad que fo­men­ta­ron la innovación en otras par­tes.

Xi le pi­de a los cien­tí­fi­cos chi­nos que con­fíen en un sis­te­ma so­cia­lis­ta que sor­pren­dió al mun­do cuan­do pro­du­jo programas nu­clea­res y es­pa­cia­les en 1960. Por otro la­do, la con­cen­tra­ción del po­der en Xi ha des­per­ta­do el te­mor de que el al­can­ce de las ma­las de­ci­sio­nes que no son cues­tio­na­das crez­ca. En el Mu­seo Na­cio­nal de Chi­na en Bei­jing, una ex­hi­bi­ción per­ma­nen­te na­rra la his­to­ria del país des­de la Gue­rra del Opio de 1839 co­mo un cuen­to mo­ral de opre­sión co­lo­nial, se­gui­do de un éxi­to inin­te­rrum­pi­do pro­ta­go­ni­za­do por el par­ti­do. Omi­te la Revolución Cul­tu­ral y el Gran Sal­to Ade­lan­te de Mao Ze­dong, que cau­sa­ron muer­tes y un gran da­ño eco­nó­mi­co.

Joerg Wutt­ke, ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Eu­ro­pea en Bei­jing, co­men­ta que la adu­la­ción tien­de a cre­cer con el ré­gi­men uni­per­so­nal de go­bierno. Te­me que el par­ti­do es­té dre­nan­do el ta­len­to de la bu­ro­cra­cia de la que de­pen­den los lí­de­res de Chi­na pa­ra ser prós­pe­ros. “El par­ti­do que tu­vo tan­to éxi­to en los úl­ti­mos 30 años es el mis­mo que de­jó una es­te­la de des­truc­ción en los 30 años pre­ce­den­tes”, di­ce Wutt­ke. Pe­ro es­to, se­gún Wang Wen, es ma­lin­ter­pre­tar a Chi­na. Pa­ra ello, ci­ta cuán in­co­rrec­tas han si­do las ad­ver­ten­cias so­bre el so­bre­en­deu­da­mien­to chino y que la eco­no­mía con­ven­cio­nal es in­com­pe­ten­te. “Si usas la teo­ría oc­ci­den­tal, no en­ten­de­rás la po­lí­ti­ca exterior de Chi­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.