Pi­nin­fa­ri­na ha he­cho his­to­ria con sus di­se­ños pa­ra otras mar­cas, aun­que es­ta vez va so­lo.

La ita­lia­na tra­ba­ja en un vehícu­lo eléc­tri­co de dos mi­llo­nes de dó­la­res, que te llevará de 0 a 100 en un sus­pi­ro Por Han­nah Elliott

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

La his­to­ria de la industria au­to­mo­triz es­tá lle­na de co­mien­zos pro­me­te­do­res que nun­ca es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de sus am­bi­cio­nes. DeLorean, Fisker, Ap­te­ra, Co­da, Li-Ion, Spy­ker, to­dos ter­mi­na­ron en el ca­jón de los fra­ca­sos.

Pi­nin­fa­ri­na SpA, la fir­ma de di­se­ño ita­lia­na fun­da­da en 1930 por Bat­tis­ta "Pi­nin" Fa­ri­na, tie­ne una ven­ta­ja que los de­más no tu­vie­ron: lle­va ca­si 90 años pro­du­cien­do au­to­mó­vi­les. Se hi­zo fa­mo­sa co­mo ca­rro­ce­ra de Rolls-Royce, Lan­cia y Al­fa Romeo, en­tre otros, pe­ro ga­nó pre­emi­nen­cia en la dé­ca­da de 1940 con el Ci­si­ta­lia 202. En 1951, el cou­pé, apre­cia­do por la ele­gan­cia de su ca­pó y te­cho, fue el pri­mer co­che en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York.

En los años si­guien­tes, la com­pa­ñía de Fa­ri­na tra­ba­jó es­tre­cha­men­te con Fe­rra­ri, su so­cio más fa­mo­so.

Jun­tos, per­fec­cio­na­ron el de­por­ti­vo de mo­tor tra­se­ro en la dé­ca­da de los se­sen­ta y desa­rro­lla­ron guar­da­fan­gos que se en­san­cha­ban en on­das cur­vi­lí­neas pa­ra ma­xi­mi­zar el flu­jo de ai­re y el atrac­ti­vo.

Hoy, el nom­bre es­tá aso­cia­do con el Fe­rra­ri Tes­ta­ros­sa y el Ja­guar XK120, dos no­ta­bles su­per­de­por­ti­vos co­di­cia­dos por ado­les­cen­tes y adul­tos por ge­ne­ra­cio­nes.

Aho­ra, Pi­nin­fa­ri­na vuel­ve a ser pio­ne­ra. En 2020, co­men­za­rá a ven­der un vehícu­lo de fa­bri­ca­ción en se­rie ba­jo su nue­va mar­ca, Au­to­mo­bi­li Pi­nin­fa­ri­na. Denominado PF0 ("PF ce­ro"), el cou­pé to­tal­men­te eléc­tri­co ha­rá su es­pe­ra­do de­but en mar­zo pró­xi­mo en el Salón del Au­to­mó­vil de Gi­ne­bra.

Es un in­ten­to del Gru­po Mahin­dra, la com­pa­ñía ma­triz de Pi­nin­fa­ri­na, de ini­ciar una mar­ca de au­to­mó­vi­les de al­ta ga­ma.

El con­glo­me­ra­do in­dio com­pró Pi­nin­fa­ri­na por 33 mi­llo­nes de eu­ros en 2015 y des­de en­ton­ces ha in­ver­ti­do 500 mi­llo­nes de eu­ros en ella.

Es­ta no es la pri­me­ra vez que una vie­ja mar­ca ha­ce al­go nue­vo. McLa­ren Ra­cing Ltd. exis­tió du­ran­te cin­co dé­ca­das co­mo un pe­que­ño equi­po de Fór­mu­la 1 an­tes de fa­bri­car vehícu­los de seis ci­fras que ven­de en to­do el mun­do. Pe­ro el ca­li­bre de lo que Pi­nin­fa­ri­na pro­me­te es in­só­li­to.

Mahin­dra la de­fi­ne co­mo "la mar­ca au­to­mo­triz de lu­jo sos­te­ni­ble más nue­va del mun­do". Se­gún la com­pa­ñía, el PF0 con­ta­rá con mo­to­res de mil 900 caballos de fuer­za y ce­ro emi­sio­nes desa­rro­lla­dos por el equi­po de ca­rre­ras de Mahin­dra de la Fór­mu­la E. Ace­le­ra­rá a 100 ki­ló­me­tros por ho­ra en me­nos de dos se­gun­dos y al­can­za­rá una ve­lo­ci­dad de más de 400 km/h. El au­to­mó­vil ten­drá una au­to­no­mía de 515 ki­ló­me­tros con una car­ga de su ba­te­ría de io­nes de li­tio de 120 kWh.

"La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial es­tá co­men­zan­do a im­po­ner­se y que­re­mos te­ner un pun­to óp­ti­mo en la ci­ma de la pi­rá­mi­de", di­ce el di­rec­tor eje­cu­ti­vo Mi­chael Persch­ke. "Nues­tro au­to se­rá el de­por­ti­vo ita­liano más po­de­ro­so que ha­ya exis­ti­do. Y pue­des con­du­cir­lo sin cul­pa".

El di­se­ño es flui­do, con cur­vas fu­tu­ris­tas y la ac­ti­tud agre­si­va de un Acu­ra NSX. Es más an­cho que un Lam­borg­hi­ni Aven­ta­dor y más lar­go que un La Fe­rra­ri. El pre­cio ba­se se­rá dos mi­llo­nes de dó­la­res. La com­pa­ñía pla­nea pro­du­cir so­lo 150. Es­tán pen­sa­dos pa­ra con­duc­to­res que po­drían com­pa­rar­los con­tra los hí­bri­dos As­ton Mar­tin Valky­rie y Mer­ce­des-AMG Pro­ject One.

Bue­na par­te del mar­ke­ting pre­li­mi­nar pla­nea­do pa­ra el vehícu­lo bus­ca­rá edu­car a los com­pra­do­res so­bre la nue­va ac­ti­vi­dad de Pi­nin­fa­ri­na, una ta­rea más fá­cil que crear re­co­no­ci­mien­to de mar­ca des­de ce­ro. Pe­ro si la iden­ti­fi­ca­ción del nom­bre le da a la com­pa­ñía una ven­ta­ja tem­pra­na, tam­bién vie­ne con cier­tas ex­pec­ta­ti­vas: pa­ra una mar­ca si­nó­ni­mo de obras de ar­te au­to­mo­tri­ces, "el di­se­ño se­rá el di­fe­ren­cia­dor", afir­mó Persch­ke en agos­to.

Cuan­do el au­to se ex­hi­bió en el Peb­ble Beach Con­cours d'Ele­gan­ce es­ta­ba en fa­se pre­ma­tu­ra, un exterior de me­tal lleno de es­pu­ma. La tec­no­lo­gía, has­ta aho­ra, exis­te so­lo en el pa­pel. Pe­ro es un co­mien­zo. Co­mo se­ña­ló Persch­ke: "Pa­ra no­so­tros la cla­ve tie­ne que ser co­ches her­mo­sos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.