“Mar­ga­ri­ta Ze­pe­da”

• “CO­RREC­TO” LO QUE HI­ZO FE­LI­PE • LAS PRI­SAS DE VI­DE­GA­RAY • NIE­GAN ATEN­CIÓN A MA­DRE ABC

Campeche Hoy - - OPINIÓN -

Mar­ga­ri­ta Zavala hu­bo de emi­tir la ca­li­fi­ca­ción po­lí­ti­ca pa­ra su con­sor­te, con el que com­par­tió seis años en Los Pi­nos: “Si me es­tán di­cien­do que si me pa­re­ció co­rrec­to lo que se hi­zo, sí, sí me pa­re­ció co­rrec­to”, res­pon­dió al pe­rio­dis­ta Car­los Puig, en una en­tre­vis­ta pa­ra Mi­le­nio TV (https://goo.gl/q3z­gul) en la que fue con­mi­na­da, co­mo un ade­lan­to de las pre­gun­tas que so­bre el pun­to con­yu­gal le acom­pa­ña­rán en su aven­tu­ra pre­si­den­cial “in­de­pen­dien­te”, a que pre­ci­sa­ra si su pos­tu­la­ción bus­ca dar­le con­ti­nui­dad a lo he­cho por Fe­li­pe Cal­de­rón de 2006 a 2012./ El ad­je­ti­vo “co­rrec­to”, se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, tie­ne dos acep­cio­nes: “Li­bre de erro­res o de­fec­tos, con­for­me a las re­glas”, si se re­fie­re a asun­tos de len­gua­je, es­ti­lo, di­bu­jo o si­mi­la­res; o, si se apli­ca a una per­so­na: “De con­duc­ta irre­pro­cha­ble”./

En la mis­ma fra­se otor­gan­te de má­xi­ma va­lo­ra­ción de lo he­cho por Cal­de­rón, la bus­ca­do­ra de una can­di­da­tu­ra “in­de­pen­dien­te” abor­dó, en una rá­pi­da aso­cia­ción de ideas que re­sul­ta su­ge­ren­te, y con su ya ca­rac­te­rís­ti­co en­re­do sin­tác­ti­co, el te­ma de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca y las po­li­cías, abo­gan­do por más fuer­za y re­cur­sos en esas ma­te­rias (¿la Gue­rra con­tra el Nar­co­trá­fi­co II?): “Aho­ra, des­pués de es­tos seis años de de­bi­li­ta­mien­to y aban­dono de las ins­ti­tu­cio­nes de po­li­cía, don­de no hay uno so­lo po­li­cía más, don­de no se le dio un pe­so más a la se­gu­ri­dad, por su­pues­to que re­quie­re del tra­ba­jo de co­sas pen­dien­tes y de un es­fuer­zo enor­me” (¿de ga­nar la pre­si­den­cia, Mar­ga­ri­ta re­ins­ta­la­ría a Ge­na­ro Gar­cía Lu­na co­mo vi­ce­pre­si­den­te po­li­cia­co?)./ La co­lo­ca­ción del se­xe­nio cal­de­ro­nis­ta en un si­tial im­pe­ca­ble y la reivin­di­ca­ción en au­to­má­ti­co de una mano du­ra en lo po­li­cia­co (lo con­tra­rio de la “de­bi­li­dad” que le atri­bu­ye al pe­ñis­mo), con­fir­man la im­po­si­ti­va ma­triz fe­li­pis­ta que, por lo de­más, el mis­mo per­so­na­je exal­ta­do se en­car­ga dia­ria­men­te de ex­hi­bir, con­ver­ti­do en ma­tri­mo­nial tui­te­ro fre­cuen­te, en es­tra­te­ga y coor­di­na­dor de cam­pa­ña y en ne­go­cia­dor en je­fe ante ins­tan­cias pi­no­le­ras./

Así, en un rá­pi­do pro­ce­so de des­com­po­si­ción, va que­dan­do de ma­ni­fies­to que es ma­te­ria de can­je la can­di­da­tu­ra fa­mi­liar, pa­ra fa­vo­re­cer los pla­nes de una ne­go­cia­da con­ti­nui­dad priis­ta. No hay ni una piz­ca de plan­tea­mien­to ideo­ló­gi­co o doc­tri­nal en las yer­mas de­cla­ra­cio­nes en vi­vo de Zavala, tam­po­co en ma­ni­fies­tos o pro­cla­mas que pu­die­ran re­dac­tar­le. Es la am­bi­ción des­car­na­da de car­gos, la bús­que­da de po­der en se­gun­do plano, co­mo alia­dos de la es­tra­te­gia pro­ba­da en el Es­ta­do de Mé­xi­co de in­flar al­gún “opo­si­tor” (el pe­rre­dis­ta Juan Ze­pe­da) pa­ra re­du­cir el mar­gen de vo­tos de la can­di­da­tu­ra real­men­te in­de­sea­da (Del­fi­na Gó­mez, en aque­lla en­ti­dad; Andrés Ma­nuel López Obra­dor, en lo na­cio­nal) y ter­mi­nar le­van­tan­do la mano al “ga­na­dor” priis­ta: tal vez por ello, em­pe­zan­do am­bos ape­lli­dos con ze­ta y lle­van­do seis le­tras, la de­no­mi­na­ción “in­de­pen­dien­te” de la ex­pa­nis­ta en men­ción sea la de “Mar­ga­ri­ta Ze­pe­da”./

De muy po­co ha ser­vi­do, en cuan­to a la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio, el do­ble­ga­mien­to ex­tre­mo de Mé­xi­co ante Es­ta­dos Uni­dos en ma­te­ria de di­plo­ma­cia (las pos­tu­ras ante Ve­ne­zue­la y Co­rea del Nor­te, co­mo ejem­plos), se­gu­ri­dad na­cio­nal (la ce­sión del con­trol en am­bas fronteras y la acep­ta­ción de ins­truc­cio­nes de los je­fes mi­li­ta­res grin­gos) y po­lí­ti­ca (la al­fom­bra ro­ja en Los Pi­nos al en­ton­ces can­di­da­to re­pu­bli­cano; la asig­na­ción de Luis Vi­de­ga­ray a Was­hing­ton, ca­si a tí­tu­lo de pre­si­den­te me­xi­cano ad­jun­to a la ofi­ci­na del yerno de Do­nald Trump)./

A fin de cuen­tas, la na­tu­ra­le­za gro­se­ra y de­pre­da­do­ra del ru­bio mul­ti­mi­llo­na­rio es­ta­du­ni­den­se es­tá lle­van­do la ci­ta­da re­ne­go­cia­ción a ex­tre­mos que re­sul­tan inad­mi­si­bles in­clu­so pa­ra un equi­po me­xi­cano ori­gi­nal­men­te dis­pues­to a acep­tar las peo­res con­di­cio­nes co­mer­cia­les y eco­nó­mi­cas si ello le re­di­tua­ra po­der y re­cur­sos pa­ra in­ten­tar la con­ti­nui­dad del pe­ñis­mo en el man­do na­cio­nal./

La can­ci­lle­ría me­xi­ca­na se ha apre­su­ra­do a pun­tua­li­zar que no re­co­no­ce­rá a nin­gún es­ta­do ca­ta­lán. Lo ha he­cho Luis Vi­de­ga­ray Ca­so ape­nas a unas ho­ras de que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, die­ra un pa­so ha­cia ade­lan­te y dos ha­cia atrás: asu­mió el man­da­to de de­cla­rar a Cataluña co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te, en for­ma de re­pú­bli­ca, pe­ro, al mis­mo tiem­po, so­li­ci­tó la sus­pen­sión de esa de­cla­ra­to­ria, pa­ra dar opor­tu­ni­dad a diá­lo­gos y me­dia­cio­nes res­pec­to a tal “in­de­pen­den­cia” con du­ra­ción de se­gun­dos./

El ga­rro­ta­zo de Vi­de­ga­ray es re­la­ti­va­men­te in­ne­ce­sa­rio. No hay, en reali­dad, más que un es­bo­zo de­cla­ra­ti­vo de in­de­pen­den­cia en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Cataluña, en un marco de gran con­fu­sión y mu­chas ne­go­cia­cio­nes sub­te­rrá­neas en cur­so, e in­clu­so con una sig­ni­fi­ca­ti­va de­cep­ción en­tre las fi­las más ac­ti­va­men­te pro­mo­to­ras de la de­cla­ra­ción so­be­ra­na que fi­nal­men­te se dio y no se dio. Sal­vo el que­dar bien con el go­bierno de­re­chis­ta de Es­pa­ña, no hay ma­yor be­ne­fi­cio pa­ra el go­bierno pe­ñis­ta que, con el apren­diz Vi­de­ga­ray al ti­món de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, pa­re­ce afec­ta­do de ur­gen­cias de­cla­ra­ti­vas con­tra­rias a la pru­den­te tra­di­ción me­xi­ca­na en ese ti­po de asun­tos./

A tra­vés de las re­des so­cia­les se de­nun­ció la can­ce­la­ción del tra­ta­mien­to mé­di­co a Es­te­la Báez, ma­dre de Ju­lio Cé­sar Már­quez Báez, uno de los ni­ños muer­tos en la guar­de­ría ABC, de Her­mo­si­llo, So­no­ra. Ju­lio Már­quez, es­po­so de Es­te­la y pa­dre de Ju­lio Cé­sar, tui­teó que el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS) “or­de­nó elec­tros­hocks a mi es­po­sa en 2011 por ca­so ABC, hoy sus­pen­de tra­ta­mien­to que bus­ca re­ver­tir se­cue­las en su ce­re­bro”. Da­do que los es­po­sos Már­quez han si­do per­sis­ten­tes ac­ti­vis­tas en de­man­da de jus­ti­cia en el ca­so de aque­lla tra­ge­dia, hay vo­ces que ha­blan de re­van­chis­mo po­lí­ti­co y pre­sión por la vía de su­pri­mir ser­vi­cios su­bro­ga­dos en una clí­ni­ca de neu­ro­psi­co­lo­gía diag­nós­ti­ca y te­ra­péu­ti­ca./

Y, mien­tras ha re­nun­cia­do a Ac­ción Na­cio­nal Lui­sa Ma­ría,“co­coa”, Cal­de­rón Hi­no­jo­sa, her­ma­na de Fe­li­pe (du­ran­te cu­ya ad­mi­nis­tra­ción fue can­di­da­ta a go­ber­nar Mi­choa­cán, aun­que le ga­nó el priis­ta Faus­to Va­lle­jo) y, por tan­to, cu­ña­da de Mar­ga­ri­ta Zavala, ¡has­ta ma­ña­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.