Mar­chas en­tor­pe­cen la cir­cu­la­ción en la ciu­dad

Lí­der agra­rio des­qui­cia a tran­seún­tes y au­to­mo­vi­lis­tas al des­ple­gar sus “fuer­zas” fren­te al Pa­la­cio Fe­de­ral, de­jan­do tras de sí ba­su­ra y ma­la ima­gen.

Campeche Hoy - - CAPITAL -

Las ca­lles de la ciu­dad de Campeche, co­mo la ave­ni­da 16 de sep­tiem­bre, una de las más tran­si­ta­das por­que ahí se en­cuen­tra el Pa­la­cio Fe­de­ral, fue­ron es­ce­na­rio de una pro­tes­ta de su­pues­tos cam­pe­si­nos, quie­nes se asen­ta­ron ahí sin im­por­tar­les per­ju­di­car a au­to­mo­vi­lis­tas y ciu­da­da­nos y de­ja­ron un ti­ra­de­ro de ba­su­ra.

Cer­ca de las 09:00 ho­ras de ayer, y sin nin­gu­na con­si­de­ra­ción ha­cia los ciu­da­da­nos, al­re­de­dor de 300 per­so­nas que se di­cen cam­pe­si­nas, di­ri­gi­das por An­to­nio Che Ku, rea­li­za­ron una ma­ni­fes­ta­ción, pre­sun­ta­men­te con­tra el sis­te­ma gu­ber­na­men­tal.

Fren­te a las ofi­ci­nas fe­de­ra­les se amon­ta­ron mu­je­res con ni­ños y hom­bres cam­pe­si­nos de al­gu­nos mu­ni­ci­pios, quie­nes ta­pa­ban el pa­so a las per­so­nas que se di­ri­gían a sus cen­tros de tra­ba­jo.

Tras los pro­tes­tan­tes, las ban­que­tas del Pa­la­cio Fe­de­ral y las áreas ver­des fue­ron in­va­di­das por ven­de­do­ras de ta­ma­les, re­fres­cos, tor­tas y dul­ce­ras que ofre­cie­ron sus pro­duc­tos y has­ta de­ja­ron ba­su­ra por to­dos la­dos.

Tam­bién los ciu­da­da­nos que lle­ga­ban pa­ra rea­li­zar sus trá­mi­tes di­ver­sos y asun­tos per­so­na­les, así co­mo con­duc­to­res de vehícu­los, se vie­ron per­ju­di­ca­dos por la mar­cha que el gru­po de cam­pe­si­nos rea­li­za­ron a par­tir de las diez ho­ras.

Per­te­ne­cien­tes al Fren­te Cam­pe­sino In­de­pen­dien­te, y en­ca­be­za­dos por el lí­der Che Ku, quien se en­con­tra­ba pre­sen­te, los mar­chis­tas se adue­ña­ron de la ave­ni­da 16 de sep­tiem­bre y se di­ri­gie­ron al Con­gre­so del Es­ta­do.

De acuer­do con in­for­ma­ción de los pro­pios cam­pe­si­nos, se ma­ni­fes­ta­ron por asun­tos pen­dien­tes con el Go­bierno Fe­de­ral, co­mo el pro­ble­ma de tie­rras, y mal tra­to ha­cia los in­dí­ge­nas.

Al­gu­nos cam­pe­cha­nos se han que­ja­do de es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes por­que se­ña­lan que son per­ju­di­cia­les, y que las per­so­nas que pro­tes­tan vio­lan los de­re­chos de los de­más. Sin em­bar­go, na­die le po­ne un al­to a las di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes o per­so­nas a quie­nes les vie­ne en ga­na ocu­par abier­ta­men­te las ca­lles de la ciu­dad, mien­tras que el ciu­da­dano tran­qui­lo que se di­ri­ge a sus asun­tos es el que pa­ga siem­pre los pla­tos ro­tos.

Los ma­ni­fes­tan­tes prohi­bie­ron el pa­so a los tra­ba­ja­do­res del Pa­la­cio Fe­de­ral e in­clu­so a quie­nes iban a rea­li­zar trá­mi­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.