El sis­te­ma di­ce “¡Ra­na!” y...

• “OPOR­TU­NA” DE­TEN­CIÓN • “DE­BA­TE” JU­DI­CIAL: JAM-RA • ¿CON­SIG­NA­CIÓN O ARRE­GLO?

Campeche Hoy - - OPINIÓN - JU­LIO HERNÁNDEZ LÓ­PEZ

Es pro­ba­ble que el sis­te­ma di­ga “¡ra­na!” y de in­me­dia­to sal­ten de­cla­ra­cio­nes, con­fe­sio­nes y “con­fir­ma­cio­nes” de la “ver­dad his­tó­ri­ca” que ya no con­ven­ce ni a sus li­bre­tis­tas ori­gi­na­les. Por lo pron­to, y pa­ra lo que sea ne­ce­sa­rio, ha si­do pues­to en es­ce­na Erick Uriel San­do­val, apo­da­do la Ra­na, a quien se bus­ca­ba (ha de su­po­ner­se que con gran in­sis­ten­cia) ba­jo la con­si­de­ra­ción de que es una pie­za im­por­tan­te del rom­pe­ca­be­zas de lo su­ce­di­do en Igua­la y sus al­re­de­do­res en­tre el 26 y el 27 de sep­tiem­bre de 2014./ El in­te­rés gu­ber­na­men­tal se mos­tró re­for­za­do, al me­nos en el plano de las apa­rien­cias, el 6 de oc­tu­bre de 2015, cuan­do se pu­bli­có en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción el Acuer­do Es­pe­cí­fi­co A/086/15 “por el que se ofre­ce re­com­pen­sa a quien o quie­nes pro­por­cio­nen in­for­ma­ción ve­raz y útil, que coad­yu­ve efi­caz, efi­cien­te, efec­ti­va y opor­tu­na­men­te pa­ra la lo­ca­li­za­ción, de­ten­ción o aprehen­sión de Fe­li­pe Flo­res Ve­láz­quez, Jo­sé Luis Ber­na­bé García, Jo­sé Ángel Ca­sa­rru­bias Sal­ga­do, Erick San­do­val Ro­drí­guez, alias ‘La Ra­na’, e in­di­cia­do 26, co­mo pro­ba­bles res­pon­sa­bles de los de­li­tos de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y los que re­sul­ten, en agra­vio de 43 es­tu­dian­tes de la Nor­mal Ru­ral de Ayot­zi­na­pa, Gue­rre­ro”./ Di­cha Ra­na ha sal­ta­do aho­ra, en tiem­pos mar­ca­dos por el uso agre­si­vo y per­ni­cio­so de la in­for­ma­ción ofi­cial, con el gru­po pe­ñis­ta arrin­co­na­do en tér­mi­nos elec­to­ra­les y, ade­más, con­de­na­do am­plia­men­te en ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les de de­fen­sa de de­re­chos hu­ma­nos, no so­lo por las des­apa­ri­cio­nes de los es­tu­dian­tes nor­ma­lis­tas. El aso­mo de la ra­na sal­ta­ri­na (por la cual se ofre­cía una re­com­pen­sa de un mi­llón y me­dio de pe­sos) se pro­du­ce diez días des­pués de que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ha­bía di­cho en Bogotá, ante la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), que “en las úl­ti­mas se­ma­nas” ha­bía ob­te­ni­do in­for­ma­ción “im­por­tan­te” so­bre el mó­vil de las des­apa­ri­cio­nes y, se­gún la ver­sión di­fun­di­da por el en­ton­ces pro­cu­ra­dor fe­de­ral, Je­sús Mu­ri­llo Ka­ram, el ase­si­na­to e in­ci­ne­ra­ción de los jó­ve­nes y la dis­per­sión de sus ce­ni­zas en un río./ En con­cor­dan­cia con esa na­rra­ti­va pre­pa­ra­to­ria, aho­ra se ha in­for­ma­do de la de­ten­ción del men­cio­na­do San­do­val Ro­drí­guez, alias la Ra­na. Es­to su­ce­de a po­cos días de que el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra De­re­chos Hu­ma­nos dé un informe so­bre los avan­ces en el ca­so Ayot­zi­na­pa. La aprehen­sión tam­bién coin­ci­de con el es­treno del do­cu­men­tal “Ayot­zi­na­pa, el pa­so de la tor­tu­ga”, co­pro­du­ci­do por el ci­neas­ta Guillermo del To­ro (re­cien­te ga­na­dor en los pre­mios Óscar) y TV UNAM, en co­la­bo­ra­ción con el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de Ci­ne­ma­to­gra­fía (Im­ci­ne) y la pro­duc­to­ra Bert­ha Na­va­rro. El do­cu­men­tal, di­ri­gi­do por En­ri­que García Meza, se pre­sen­ta­rá en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Gua­da­la­ja­ra y, pos­te­rior­men­te, se­rá trans­mi­ti­do por TV UNAM./ Na­da alien­ta la es­pe­ran­za de que el tes­ti­mo­nio de la Ra­na, el pre­sun­to miem­bro de ban­das del cri­men or­ga­ni­za­do, va­ya a ser ve­raz y con­fia­ble. Has­ta aho­ra, el pa­trón de con­duc­ta de la PGR, es de­cir, del go­bierno fe­de­ral me­xi­cano, ha si­do el de la ma­ni­pu­la­ción, la adul­te­ra­ción, y el aco­mo­do de pie­zas pa­ra tra­tar de exi­mir a al­tos man­dos po­lí­ti­cos, militares y po­li­cia­cos de lo su­ce­di­do en aque­lla re­gión de Gue­rre­ro. Un pri­mer apunte, da­do por la PGR en la ca­pi­tal de Co­lom­bia, ha­bló de que el “mó­vil” de­tec­ta­do podría “con­fir­mar” que to­do se dio en un mar­co de con­fa­bu­la­ción cri­mi­nal en­tre una ban­da de­lic­ti­va do­mi­nan­te y “cor­po­ra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les”. De ahí, pa­ra aba­jo. O, di­cho de otra ma­ne­ra: ha­cia arri­ba, na­da./ Pa­ra pa­sar el tiem­po, en lo que ini­cian las cam­pa­ñas en for­ma, los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les pe­lo­tean el te­ma de la reha­bi­li­ta­da po­si­bi­li­dad de rea­li­zar de­ba­tes en­tre ellos (lo que ori­gi­nal­men­te ha­bía prohi­bi­do el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral, re­cep­tor fre­cuen­te de so­pa­pos ju­rí­di­cos que le ases­ta el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción)./ Co­mo es ex­pli­ca­ble, el pun­te­ro se nie­ga a ex­po­ner su ven­ta­ja ante com­pe­ti­do­res muy rezagados. An­drés Ma­nuel Ló­pez Obrador, en el ca­so, ha en­con­tra­do en esos po­si­cio­na­mien­tos, aho­ra tan dis­tan­tes en­tre los tres prin­ci­pa­les par­tí­ci­pes, la ex­cu­sa ideal pa­ra no arries­gar su ora­to­ria y ve­lo­ci­dad de res­pues­ta ante ad­ver­sa­rios que an­he­lan mos­trar sus su­pues­tas ca­pa­ci­da­des dis­cur­si­vas./ Jo­sé An­to­nio Mea­de y Ri­car­do Anaya, en reali­dad, so­bre­lle­van un de­ba­te so­te­rra­do, pe­ro de gran vio­len­cia po­lí­ti­ca y de ries­go ju­di­cial: uno y otro se han arro­ja­do acu­sa­cio­nes res­pec­to a ac­tos de co­rrup­ción. El ca­so del pa­nis­ta que­re­tano podría lle­var­lo a de­jar la pos­tu­la­ción pre­si­den­cial, lo que man­tie­ne en vi­lo a bue­na par­te de la cla­se po­lí­ti­ca: a unos, los po­si­bles afec­ta­dos, por el gol­pe se­co que sig­ni­fi­ca­ría la con­sig­na­ción ju­di­cial de Anaya, en el con­tex­to de un ex­pe­dien­te de in­ves­ti­ga­cio­nes que si hu­bie­ra co­rres­pon­di­do a un ciu­da­dano sin re­le­van­cia po­lí­ti­ca ya ha­bría lle­va­do a és­te tras las re­jas, acu­sa­do de lo que se sue­le lla­mar “la­va­do de di­ne­ro”; a otros, a los priis­tas, les an­gus­tia sa­ber si en Los Pi­nos se va a dar la or­den ta­jan­te de echar a ca­mi­nar esa ma­qui­na­ria ju­di­cial o si aca­so el me­xi­quen­se, que bus­ca ne­go­ciar los me­jo­res tér­mi­nos pa­ra su sa­li­da del car­go, podría es­tar ma­ne­jan­do re­tor­ci­da­men­te el ca­so de la na­ve in­dus­trial de Que­ré­ta­ro pa­ra lle­gar a arre­glos fi­na­les con el pa­nis­mo, co­mo op­ción B, y de­jar col­ga­do de la bro­cha al tec­no­priis­ta Mea­de./ En to­do ca­so, el avan­za­do Ló­pez Obrador ha he­cho sa­ber que so­lo par­ti­ci­pa­rá en los tres de­ba­tes ofi­cia­les, que or­ga­ni­za­rá el INE ya en el lap­so es­pe­cí­fi­co de las cam­pa­ñas for­ma­les. Ante ello, los bus­ca­do­res de for­tu­na le lan­zan re­tos de to­do ti­po, sa­be­do­res de que el ta­bas­que­ño no los acep­ta­rá./ Y, mien­tras Gustavo Ma­de­ro, ex­pre­si­den­te na­cio­nal del PAN, ha desis­ti­do de su opo­si­ción ju­di­cial a la can­di­da­tu­ra de Miguel Ángel Man­ce­ra a una se­na­du­ría de lis­ta, se­gún eso pa­ra no las­ti­mar o de­bi­li­tar al “Fren­te” anayis­ta, con lo que el se­gun­do po­drá ya de­jar el go­bierno de la Ciu­dad de México, sin “ob­je­cio­nes” le­ga­les con­tra su brin­co cha­pu­lín, ¡has­ta ma­ña­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.