Jui­cio

Campeche Hoy - - MÉXICO - POR EL ABO­GA­DO DEL PUE­BLO

HA­BLAN­DO SE EN­TIEN­DE LA GEN­TE

● Tras ha­blar y ne­go­ciar con las au­to­ri­da­des del IMSS, Ós­car Ro­sas lo­gra que le fa­ci­li­ten la for­ma del pa­go de la deuda millonaria, y no so­lo eso, sino que in­clu­so le con­do­nen 120 mi­llo­nes de pe­sos. No era tan di­fí­cil. Lo que pa­sa es que es­te ti­po de “po­pu­lis­tas” pa­nis­tas cam­pe­cha­nos co­mo Pa­blo Gu­tié­rrez Lazarus y el otro en la ca­pi­tal, no se les da la ne­go­cia­ción. No sa­ben le­gis­lar. En otras pa­la­bras, no sa­ben ha­cer po­lí­ti­ca. Só­lo son ma­rio­ne­ti­tas que se les pone por te­ner cier­ta em­pa­tía con la gen­te pe­ro cuan­do tie­nen tan so­lo un po­co del po­der, de­jan ver sus mi­se­rias. Lazarus, no só­lo se ne­gó a pa­gar una deuda que le per­te­ne­cía des­de el pri­mer mi­nu­to que to­mó pro­tes­ta pa­ra sal­va­guar­dar la so­be­ra­nía de la Is­la, por eso le vo­ta­ron, sino que se aven­tu­ró a no con­tes­tar­les más.

PO­PU­LIS­MO PE­NIN­SU­LAR

● Tras las elec­cio­nes pa­sa­das, el ma­pa po­lí­ti­co de­jó en cla­ro có­mo es­ta­mos vo­tan­do, y quie­nes se apro­ve­chan de esa ra­bia po­pu­lar. Si bien, en Mé­xi­co ya es di­fí­cil di­lu­ci­dar quie­nes son de iz­quier­da y quie­nes de de­re­cha, sí po­de­mos iden­ti­fi­car a aque­llos que son po­pu­lis­tas. Y en la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán se da un ti­po de po­pu­lis­mo que en­gan­cha con la gen­te. Los pe­nin­su­la­res ofre­cen su vo­to a aque­llos “po­lí­ti­cos” que no lo pa­re­cen. Aque­llos que lanzan una ima­gen jo­vial y tra­ba­ja­dor pú­bli­co; aquel que no le da pe­na aga­rrar un pi­co o una pa­la y que de­cla­ra que va a aca­bar con los lujos y por­ten­tos de los an­te­rio­res. Los pe­nin­su­la­res pre­fie­ren vo­tar por un ti­po po­lí­ti­co que pa­re­ce un ma­ri­do re­cién ca­sa­do que arre­gla to­da imperfección del ho­gar. Y es­ta figura es la que ha de­tec­ta­do el PAN y se ha en­car­ga­do de fa­bri­car es­te es­pé­ci­men po­lí­ti­co y les sa­lió la ju­ga­da. Ol­vi­dán­do­se de aque­lla ima­gen an­ti­cua­da del ti­po “ad­mi­nis­tra­do­res” o in­clu­so aquel po­pu­lis­mo de ran­cho quien te­nía de equi­po a un pu­ña­do de CPT´S, por­que ya no es fá­cil en­ga­ñar a la gen­te. El pro­ble­ma lle­ga cuan­do es­tos se la creen, se sien­tan en la si­lla y ven su “fa­ce” que son acep­ta­dos e in­clu­so les de­fien­den sus “res­ba­lo­nes”, re­sul­ta­do del gran equi­po ci­ber­né­ti­co que con­ser­van de la cam­pa­ña. Ahí es cuan­do tuer­ce el ra­bo la puer­ca. Y más cuan­do in­ten­tan afron­tar su ad­mi­nis­tra­ción pues es­te mo­de­lo de po­lí­ti­co no cuen­ta con la ha­bi­li­dad de ha­cer po­lí­ti­ca y mu­cho me­nos de le­gis­lar. Su equi­po se en­car­gó de per­fi­lar­lo co­mo un “cha­pea­dor” o un em­plea­do de un ci­ber que de en­se­ñar­le a le­gis­lar. Es así que es­tos ti­pos no se sa­ben la má­xi­ma de la po­lí­ti­ca que es “co­mer mier#% sin ha­cer ges­tos” por lo que ex­plo­tan con­tra aque­llos que los cri­ti­can, dan a co­no­cer su la­do in­to­le­ran­te y te lanzan su sé­qui­to de “zom­bi fo­llo­wers” de las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.