LA TO­MA DE DE­CI­SIO­NES

ES NE­CE­SA­RIA PA­RA EVA­LUAR LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES TO­MAN­DO EN CUEN­TA NE­CE­SI­DA­DES Y VA­LO­RES.

Campeche Hoy - - LIKE - DE LA REDACCIÓN GRU­PO CAN­TÓN

De­ci­dir sig­ni­fi­ca ac­tuar proac­ti­va­men­te pa­ra ha­cer que las co­sas su­ce­dan, en vez de li­mi­tar­se a de­jar que ocu­rran co­mo con­se­cuen­cia del azar o de otros fac­to­res ex­ter­nos. La uti­li­za­mos des­de que abri­mos los ojos y ele­gi­mos nues­tra ro­pa.

Es­ta ha­bi­li­dad ofre­ce he­rra­mien­tas pa­ra eva­luar las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des en jue­go, te­nien­do en cuen­ta ne­ce­si­da­des, va­lo­res, mo­ti­va­cio­nes, in-

fluen­cias y po­si­bles con­se­cuen­cias pre­sen­tes y fu­tu­ras, tan­to en la pro­pia vi­da co­mo en la de otras per­so­nas.

Pa­ra to­mar una de­ci­sión, cual­quie­ra que sea su na­tu­ra­le­za, es ne­ce­sa­rio co­no­cer, com­pren­der y ana­li­zar un pro­ble­ma pa­ra dar­le so­lu­ción. En al­gu­nos ca­sos, por ser tan sim­ples y co­ti­dia­nos, el pro­ce­so se rea­li­za de for­ma im­plí­ci­ta y se so­lu­cio­na muy rá­pi­da­men­te, pe­ro exis­ten otros ca­sos en los cua­les las con­se­cuen­cias de una ma­la o bue­na elec­ción pue­den te­ner re­per­cu­sio­nes en la vi­da y, si es en un con­tex­to la­bo­ral, en la or­ga­ni­za­ción.

Se pue­den cla­si­fi­car en de­ci­sio­nes pro­gra­ma­das o no pro­gra­ma­das, te­nien­do en cuen­ta as­pec­tos co­mo la fre­cuen­cia con la que se pre­sen­tan y las cir­cuns­tan­cias que se afron­tan con ellas.

Siem­pre ten­drás dos op­cio­nes a ele­gir, tú sa­bras cuál es la co­rrec­ta y qué te be­ne­fi­cia­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.