¿Jo­sé Ma­ría Rio­bóo Es­pe­cia­lis­ta en ae­ro­puer­tos?

Capital Hidalgo - - NACIONAL - Vla­di­mir Ga­lea­na

Me pa­re­ce que el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pu­die­ra ser pro­ta­go­nis­ta de uno de los ca­pri­chos más cos­to­sos de la his­to­ria del país y, lo peor, acon­se­ja­do por un hom­bre muy cer­cano a él des­de que se con­vir­tió en su cons­truc­tor fa­vo­ri­to, du­ran­te su pa­so al fren­te del go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co. El Gru­po Rio­bóo es aho­ra el en­car­ga­do de rea­li­zar los aná­li­sis pa­ra de­ter­mi­nar la cons­truc­ción del nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co en San­ta Lu­cía.

Jo­sé Ma­ría Rio­bóo ha si­do in­ves­ti­do co­mo ase­sor pre­si­den­cial, y hay que se­ña­lar que asu­me su pa­pel a ca­ba­li­dad, por­que in­clu­so ya sa­le a en­fren­tar a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El se­ñor Rio­bóo es un des­ta­ca­do em­pre­sa­rio de la cons­truc­ción, pe­ro de ahí a que ten­ga la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes acer­ca de la via­bi­li­dad de San­ta Lu­cía co­mo ter­mi­nal aé­rea del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co, me pa­re­ce un tre­men­do error del se­ñor Ló­pez Obra­dor, por­que no exis­ten es­tu­dios se­rios que le otor­guen sus­ten­to cien­tí­fi­co a la de­ci­sión.

El pro­ble­ma de la cons­truc­ción del tan men­cio­na­do ae­ro­puer­to, es que no es un asun­to de me­nor im­por­tan­cia, es más, de­bie­ra te­ner la re­per­cu­sión de un asun­to de Es­ta­do por lo que es­tá en jue­go. Y no me re­fie­ro sim­ple­men­te a lo que pu­die­ra ocu­rrir por el es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra­bi­li­dad en el es­pa­cio aé­reo, sino por la edi­fi­ca­ción de ese fu­tu­ro cer­cano del al­ti­plano del país que por aho­ra si­gue sien­do una de las man­chas ur­ba­nas más gran­des y po­bla­das del mun­do. Por cier­to, Can­cun tie­ne cua­tro ter­mi­na­les aé­reas, es­tán en el mis­mo com­ple­jo ae­ro­por­tua­rio, y re­ci­be con su­ma co­mo­di­dad al ma­yor nú­me­ro de vi­si­tan­tes del país. Por eso Tex­co­co.

Si al­go tie­ne que que­dar en cla­ro, es que el se­ñor Rio­bó no es es­pe­cia­lis­ta en el te­ma, por­que no es lo mis­mo ha­cer se­gun­dos pi­sos que un ae­ro­puer­to, no tan so­lo por lo que es­tá en jue­go, que es la vi­da de mi­les de me­xi­ca­nos y ex­tran­je­ros, sino por las in­ver­sio­nes que por con­se­jo su­yo de­ci­die­ron ti­rar a la ba­su­ra. Si ana­li­za­mos su cu­rrí­cu­la de obras du­ran­te los man­da­tos de Ló­pez Obra­dor y Mar­ce­lo Ebrard en la Ciu­dad de Mé­xi­co, po­dre­mos ob­ser­var que su ex­pe­rien­cia se cir­cuns­cri­be a pro­yec­tos eje­cu­ti­vos, puen­tes, de­pri­mi­dos, gar­zas ele­va­das, ci­clo­vías, su­per­vias y pro­yec­tos eje­cu­ti­vos. ¿De dón­de sa­len los diag­nós­ti­cos que ha rea­li­za­do?

Ja­vier Ji­mé­nez Spriú y Jo­sé Ma­ría Rio­bóo son los ar­tí­fi­ces de la muer­te del pro­yec­to ae­ro­por­tua­rio de Tex­co­co, y lo la­men­ta­rán cuan­do el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal aban­do­ne a la Ciu­dad de Me­xi­co co­mo des­tino, por la ca­ren­cia de ele­men­tos que otor­guen se­gu­ri­dad y aho­rro de tiem­po a los via­je­ros. La gra­ve equi­vo­ca­ción se­rá uno de los se­llos dis­tin­ti­vos de las de­ci­sio­nes adop­ta­das por el aho­ra pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. No ha­bía ne­ce­si­dad de apre­su­rar el jui­cio de la his­to­ria, y eso que to­da­vía no go­bier­na. Al tiem­po.

vla­di­mir.ga­lea­na@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.