El em­pre­sa­rio ase­sor

Capital Mexico - - NACIONAL - Vla­di­mir Galeana

Los me­xi­ca­nos es­ta­mos vi­vien­do una se­rie de ver­da­des a me­dias o men­ti­ras com­ple­tas en torno al es­pi­no­so asun­to de la cons­truc­ción del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Cla­ro es­tá que ca­da quien in­ten­ta jus­ti­fi­car sus ase­ve­ra­cio­nes, pe­ro has­ta aho­ra na­die ha pre­sen­ta­do an­te los es­pe­cia­lis­tas un es­tu­dio que ver­da­de­ra­men­te des­ve­le el mis­te­rio del por­que la de­ci­sión de tum­bar el pro­yec­to que des­de ha­ce al­gu­nos años se cons­truía en los te­rre­nos del la­go deseca­do de Tex­co­co.

Mien­tas el Pre­si­den­te Elec­to An­drés

Manuel Ló­pez Obra­dor si­gue se­ña­lan­do que lo que in­ten­ta­ban los in­te­gran­tes del to­da­vía go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to era ha­cer un gran ne­go­cio, no tan so­lo con la cons­truc­ción del nue­vo ae­ro­puer­to, sino con los te­rre­nos de las ac­tua­les dos ter­mi­na­les aé­reas, por mu­cho que si­gan tra­tan­do de jus­ti­fi­car la de­ci­sión de no con­ti­nuar con el pro­yec­to de esa ma­ne­ra, lo cier­to es que quie­nes em­pren­die­ron el ne­go­cio es­ta­ban ha­cien­do lo mis­mo que aho­ra rea­li­za­rán los em­pre­sa­rios fa­vo­ri­tos del Pre­si­den­te Elec­to.

Nombrar a Jo­sé Ma­ría Rio­bó co­mo ase­sor, es el me­jor in­di­ca­ti­vo de que la ma­yor par­te de las cons­truc­cio­nes que se rea­li­za­rán du­ran­te los años si­guien­tes ten­drán el se­llo del hom­bre cons­tru­yó los se­gun­dos pi­sos en la Ciu­dad de Mé­xi­co, y por mu­cho que lo pre­ten­dan es­con­der, lo que es­tá de­trás de to­do es­to es la enor­me can­ti­dad de re­cur­sos que en los años ve­ni­de­ros se in­ver­ti­rán pa­ra la cons­truc­ción de obras de in­fra­es­truc­tu­ra en la ma­yor par­te del país.

En lo per­so­nal no creo que el señor Rio­bó se va­ya a de­di­car en “cuer­po y al­ma” al ser­vi­cio pú­bli­co, por­que to­da su vi­da ha si­do un exi­to­so em­pre­sa­rio de la cons­truc­ción, y no de­ja­rá de ser­lo. Si el Pre­si­den­te Elec­to pien­sa que los me­xi­ca­nos te­ne­mos dis­ca­pa­ci­da­des en el en­ten­di­mien­to, creo que ha per­di­do el pi­so, por­que po­dre­mos ser un pue­blo no­ble y en­tre­ga­do, pe­ro no so­mos es­tu­pi­dos. Po­drá en­ga­ñar a mu­chos al­gu­nas ve­ces, pe­ro no po­drá en­ga­ñar a to­dos to­do el tiem­po.

Has­ta aho­ra lo úni­co que he­mos re­ci­bi­do de par­te de nues­tro Pre­si­den­te Elec­to son ver­da­des a me­dias, y por­que no de­cir­lo, tam­bién men­ti­ras com­ple­tas. Y lo ha­ce por­que du­ran­te años se de­di­có a sem­brar el dis­cur­so fá­cil del odio a quie­nes nos go­ber­na­ron, a la vez que a sem­brar la es­pe­ran­za de un me­jor des­tino que por mu­cho que lo si­ga di­cien­do no po­drá lo­grar con los mis­mos que sa­quea­ron las ar­cas del Go­bierno de La Ciu­dad de Mé­xi­co. Los me­xi­ca­nos me­re­ce­mos un me­jor des­tino, por­que al pa­so que va­mos las co­sas no pin­tan bien.

Di­cen por ahí que chan­go vie­jo no apren­de ma­ro­ma nueva, y no creo que los mis­mos que an­ta­ño sa­quea­ron las ar­cas pú­bli­cas aho­ra ten­gan la mo­ral muy en al­to co­mo pa­ra res­pe­tar el di­ne­ro que los me­xi­ca­nos pon­dre­mos en sus ma­nos. En lo per­so­nal de­seo que al señor Ló­pez Obra­dor le va­ya bien por el bien de to­dos, co­mo lo se­ña­la­ba su le­ma en el pa­sa­do, el pro­ble­ma es que por mu­cho que ten­ga la dis­po­si­ción de ha­cer las co­sas de la me­jor for­ma, las ma­las com­pa­ñías le echa­ran a per­der sus bue­nas in­ten­cio­nes. Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.