In­mi­gran­tes y lo que re­pre­sen­tan

Capital Queretaro - - ESTADOS -

Co­mo nun­ca, Mé­xi­co se pu­so de mo­da pa­ra in­te­gra­dos en co­lum­nas, mi­les de in­mi­gran­tes eli­gie­ran a nues­tro país co­mo puen­te pa­ra lle­gar a los Es­ta­dos Uni­dos, co­sa que no lo­gra­rán.

Es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de la mi­gra­ción que, hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños, pa­na­me­ños, gua­te­mal­te­cos y has­ta ve­ne­zo­la­nos, se con­fun­die­ron en­tre los ríos hu­ma­nos que ya cru­za­ron el Su­chia­te y que en mu­chos ca­sos, tie­nen ya vi­sa pa­ra es­pe­rar has­ta 45 días pa­ra que se les dé pa­so a con­ti­nuar por el país; otros, se han que­da­do en Chia­pas, otros más han re­gre­sa­do a sus paí­ses de ori­gen y cer­ca de cin­co mil, ya es­tán en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

De­se lue­go, el lla­ma­do al sen­ti­do hu­ma­ni­ta­rio ha ge­ne­ra­do a mu­je­res con ni­ños y sin ellos y hom­bres de to­das las eda­des, a re­ci­bir agua, ro­pa, za­pa­tos, me­di­ca­men­tos y lo que se pue­de dar, aho­ra el pro­ble­ma o los pro­ble­mas es­tá en la aten­ción mé­di­ca y dar­les ali­men­tos y ro­pa. Y si bien la so­li­da­ri­dad de los me­xi­ca­nos es sin me­di­da, lo cier­to es que se ca­na­li­za la so­li­ci­tud de ayu­da a tra­vés de los cen­tros de aco­pio.

Quie­ren lle­gar y pa­sar a sue­lo nor­te­ame­ri­cano en don­de co­mo nun­ca, se ha pues­to la si­tua­ción ade­más de de­li­ca­da, con la im­po­nen­te pre­sen­cia mi­li­tar de 5 mil 200 efec­ti­vos del Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos, que han co­lo­ca­do ma­lla con na­va­jas que en es­pi­ral se apre­cia a lo lar­go de las fronteras Mi­guel Ale­mán­Ro­ma Te­xas, Rey­no­sa-Mc Allen y Ma­ta­mo­ros Brawsn­vi­lle. To­do es­to en me­dio de la ame­na­za de su­pre­ma­cis­tas ar­ma­dos que ame­na­zan con re­for­zar la vi­gi­lan­cia y ti­rar a ma­tar a cuan­to ile­gal quie­ra cru­zar la fron­te­ra.

Por si fue­ra po­co, el triun­fo de los De­mó­cra­tas en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, le cor­tan a Do­nald Trump, las po­si­bi­li­da­des de que se le otor­guen re­cur­sos pa­ra le­van­tar su tan anun­cia­do y an­sia­do mu­ro. Des­de lue­go que Trump no tie­ne el me­nor em­pa­cho de man­dar mas sol­da­dos a esa fron­te­ra, que ya em­pie­za a pa­de­cer la au­sen­cia de vi­si­tan­tes le­ga­les si re­cor­da­mos que Mc Allen se sos­tie­ne de las ven­tas a vi­si­tan­tes de la CDMX, San Luis Po­to­sí, Ta­mau­li­pas, Nue­vo León y otras en­ti­da­des que lle­nan los mi­les de lu­ga­res de los malls a lo lar­go de esa fron­te­ra.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co, con­cre­ta­men­te en la Magdalena Mi­xu­ca don­de se lo­ca­li­za la Ciu­dad De­por­ti­va, duer­men ca­si cin­co mil in­mi­gran­tes, ya sea en las gra­das de los cam­pos de beis­bol o fut­bol, co­mo en la mis­ma sa­la Juan Es­cu­tia que es te­cha­da.

El te­ma sa­ni­ta­rio es de al­ta preo­cu­pa­ción, to­da vez que en­fer­me­da­des bron­quia­les, es­to­ma­ca­les, de le­sio­nes de pies y el ries­go de una epi­de­mia por la to­tal fal­ta de ele­men­tos sa­ni­ta­rios que ha obli­ga­do a la Se­cre­ta­ría de Sa­lud ca­pi­ta­li­na a co­lo­car pues­tos mé­di­cos pa­ra dar con­sul­tas y me­di­ca­men­tos a los que lo re­quie­ran; pe­ro la ca­pa­ci­dad de aten­ción, no du­ra­rá arri­ba de cua­tro días más.

Por otra par­te, hay una vi­gi­lan­cia de la Po­li­cía Uni­for­ma­da pa­ra evi­tar, aun­que son muy es­ca­sas las par­ten­cias que traen los in­mi­gran­tes, ro­bos o se­cues­tros.

Por ins­truc­cio­nes del Je­fe de Go­bierno de la ca­pi­tal, Jo­sé Luis Amie­va y de Ray­mun­do Co­llins, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, al igual que al se­cre­ta­rio de Sa­lud, se tie­nen ins­truc­cio­nes de es­tar aten­tos a los mo­vi­mien­tos de esa gen­te que, des­de lue­go, no lle­ga­rán a la fron­te­ra nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.