Es­ce­nas de la vida Bohe­mia

Casa Viva (México) - - Portada - Tex­to: Pao­la Hernández / Fo­tos: Yos­hihi­ro Koi­ta­ni

MI­GUEL ÁN­GEL ARA­GO­NÉS: EN­TRE­VIS­TA CON EL AR­QUI­TEC­TO DEL QUE TO­DOS HA­BLAN 7 CA­SAS QUE DE­FI­NEN EL AN­TI­CUA­RIO RO­DRI­GO RI­VE­RO LA­KE NOS ABRE LAS PUER­TAS DE SU IM­PO­NEN­TE DE­PAR­TA­MEN­TO EL NUE­VO BOHO CHIC

VI­VIR EN EL SI­TIO

don­de se iba a edi­fi­car la ca­sa des­de un año an­tes de ini­ciar el pro­yec­to de cons­truc­ción ofre­ció una ex­pe­rien­cia in­va­lua­ble. Se tra­ta­ba de un te­rreno con mu­chos re­tos an­te un ob­je­ti­vo con­cre­to: lo­grar un es­pa­cio ex­te­rior ha­bi­ta­ble du­ran­te to­do el año en un área con vien­tos cons­tan­tes, por su orien­ta­ción fren­te al Pa­cí­fi­co, y re­fle­jos in­ten­sos ge­ne­ra­dos por el sol en el mar du­ran­te va­rios me­ses, con un te­rreno en la co­lin­dan­cia nor­te pro­te­gi­do por la re­gla­men­ta­ción del con­do­mi­nio y con un predio bal­dío al sur. De es­ta ma­ne­ra des­cri­ben la pro­ble­má­ti­ca Clau­dia Tu­rrent y Ale­jan­dro D’Acos­ta, ar­qui­tec­tos y fun­da­do­res de El Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra Con­tex­tual.

Así sur­gió la idea de crear un pro­yec­to en­te­rra­do dos me­tros, ge­ne­ran­do pa­tios a es­te ni­vel pro­te­gi­dos del viento y la vis­ta de po­si­bles cons­truc­cio­nes ve­ci­nas. Se usó un sis­te­ma cons­truc­ti­vo de ta­pial y sue­lo-ce­men­to, 300 pie­zas de ma­de­ra de se­cuo­yas de un puen­te de San Francisco, Ca­li­for­nia, de 1910; ar­ci­lla pa­ra las con­ten­cio­nes y mu­ros, y al­re­de­dor de 200 dur­mien­tes de fe­rro­ca­rril.

El área pri­va­da se ubi­có en el ni­vel sub­te­rrá­neo, don­de la re­cá­ma­ra prin­ci­pal se con­vier­te en un es­pa­cio in­te­rior-ex­te­rior fu­sio­nán­do­se con la te­rra­za vo­la­da so­bre el can­til de los ta­blo­nes de se­cuo­yas, que­dan­do flan­quea­da y pro­te­gi­da del viento por dos mon­tícu­los la­te­ra­les que son par­te de la to­po­gra­fía.

Las otras dos re­cá­ma­ras, al igual que las áreas co­mu­nes, la al­ber­ca y el aso­lea­de­ro, se en­cuen­tran en un ni­vel ba­jo a es­pal­das de las ha­bi­ta­cio­nes; tie­nen ac­ce­so di­rec­to al mar, aso­mán­do­se por una ren­di­ja es­qui­na­da al su­r­es­te.

La co­ci­na-co­me­dor tie­ne una gran me­sa de ma­de­ra al cen­tro y un mu­ro per­fo­ra­do pa­ra re­ci­bir el sol del orien­te. La ven­ti­la­ción de la es­tu­fa -un mue­ble de los años cua­ren­ta re­car­ga­do so­bre el mu­ro nor­te- se da a tra­vés de dos ven­ta­nas co­rre­di­zas de pi­so a te­cho.

El uso de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos es un se­llo re­pre­sen­ta­ti­vo de es­ta fir­ma de ar­qui­tec­tos y es­ta ca­sa no es la ex­cep­ción a di­cho con­cep­to. Es por eso que tan­to la ofi­ci­na como el área de ser­vi­cio son an­ti­guas trai­las que fue­ron usa­das an­te­rior­men­te como ca­sas y ofi­ci­nas.

El re­to prin­ci­pal era crear ac­ce­sos cons­tan­tes al mar, res­guar­da­dos de la fu­ria del vien­to y el res­plan­dor so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.