LA SA­GRA­DA FA­MI­LIA

TRAS 133 AÑOS EN OBRA NE­GRA, EN­TRA A LA REC­TA FI­NAL DE SU CONS­TRUC­CIÓN

Casa Viva (México) - - PORTADA - por Cindy Adria­na Mo­ra­les

El mo­nu­men­to más vi­si­ta­do de Bar­ce­lo­na y, aun­que inaca­ba­da, la obra más im­por­tan­te del ar­qui­tec­to ca­ta­lán An­to­ni Gau­dí, se en­cuen­tra en la rec­ta fi­nal de su cons­truc­ción, con un pre­su­pues­to de 25 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Por aho­ra se le­van­tan la pri­me­ra sa­cris­tía y las úl­ti­mas seis to­rres. La téc­ni­ca cons­truc­ti­va de es­tas es­truc­tu­ras nun­ca an­tes se ha­bía uti­li­za­do a es­ca­la mo­nu­men­tal: “Con­sis­te en ir mon­tan­do po­co a po­co pa­ne­les de pie­dra con hie­rros pre­ten­sa­dos en su in­te­rior pa­ra con­se­guir un con­jun­to re­sis­ten­te y de una so­la pie­za, que aguan­te bien el vien­to”, ex­pli­có el en­car­ga­do ac­tual de la obra, Jor­di Fau­lí i Oller.

El tem­plo se com­ple­ta­rá en el 2026 con la cons­truc­ción de la fa­cha­da prin­ci­pal, la fa­cha­da de la Glo­ria. En 1883 Gau­dí co­me­zó el proyecto, pro­po­nien­do una igle­sia de gran­des di­men­sio­nes con plan­ta de cruz la­ti­na y to­rres de gran al­tu­ra, cu­yo ob­je­ti­vo se­ría la ex­pli­ca­ción ca­te­qué­ti­ca de las en­se­ñan­zas de los Evan­ge­lios y de la Igle­sia. La pri­mer fa­cha­da cons­trui­da fue la del Na­ci­mien­to, a fin de acer­car a los fe­li­gre­ses. Gau­dí pen­sa­ba que si ini­cia­ba con la de la Pa­sión –que pa­re­ce he­cha de hue­sos–, la gen­te la ha­bría re­pro­ba­do.

Pa­ra 1914, Gau­dí se de­di­ca­ba en cuer­po y al­ma, de ma­ne­ra ex­clu­si­va, a la cons­truc­ción del Tem­plo Ex­pia­to­rio de la Sa­gra­da Fa­mi­lia. Esa la­bor, sin em­bar­go, se ter­mi­nó de ma­ne­ra sú­bi­ta un 7 de ju­nio de 1926. Un tran­vía de la lí­nea 30, que via­ja­ba a 10 ki­ló­me­tros por ho­ra, lo atro­pe­lló. Que­dó ten­di­do en el sue­lo, en la in­ter­sec­ción de la ca­lle Gran Vía de las Cor­tes con la ca­lle Bai­lén, en Bar­ce­lo­na. El re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to, pa­dre del mo­der­nis­mo ca­ta­lán, con 73 años, lu­cía des­cui­da­do y ahí, ti­ra­do en mi­tad de la ca­lle, pa­re­cía un va­ga­bun­do. Nin­gún tran­seún­te lo ayu­dó. Pa­sa­ron ho­ras pa­ra que la guar­dia ci­vil se die­ra cuen­ta del ac­ci­den­te. Fue has­ta el Hos­pi­tal de la San­ta Cruz que el ca­pe­llán de la Sa­gra­da Fa­mi­lia lo re­co­no­ció, pe­ro ya era de­ma­sia­do tar­de. Mu­rió tres días des­pués. En al­gún mo­men­to de la pre­sen­ta­ción del proyecto ori­gi­nal, cons­cien­te de las pro­por­cio­nes des­co­mu­na­les del mis­mo, lle­gó a de­cla­rar: “No hay

que la­men­tar que yo no pue­da aca­bar el tem­plo. Yo me ha­ré vie­jo, pe­ro otros ven­drán de­trás de mí. Lo que de­be con­ser­var­se siem­pre es el es­pí­ri­tu de la obra, pe­ro su vi­da tie­ne que de­pen­der de las ge­ne­ra­cio­nes que se la trans­mi­ten y con las cua­les vi­ve y se en­car­na”. Y efec­ti­va­men­te, en 90 años, cin­co han si­do los ar­qui­tec­tos en­car­ga­dos de los avan­ces de la cons­truc­ción de es­te em­ble­ma de Bar­ce­lo­na.

La Sa­gra­da Fa­mi­lia es­tá ins­pi­ra­da en la tra­di­ción de las ca­te­dra­les gó­ti­cas y bi­zan­ti­nas agre­gan­do el muy pe­cu­liar es­ti­lo de Gau­dí, re­ple­to de geo­me­trías nue­vas cu­ya idea bá­si­ca y mor­fo­lo­gía ha si­do to­ma­da de la na­tu­ra­le­za y con la luz y el co­lor co­mo pro­ta­go­nis­tas. Las co­lum­nas, ade­más de su fun­ción es­truc­tu­ral, re­fle­jan la idea de Gau­dí de que el in­te­rior del tem­plo te­nía que ser co­mo un bos­que tran­qui­lo que in­vi­ta­ra a la ora­ción. Pa­ra li­be­rar de pe­so a los te­chos y apor­tar ilu­mi­na­ción, el ar­qui­tec­to pro­yec­tó en los es­pa­cios si­tua­dos en­tre las co­lum­nas unos tra­ga­lu­ces cons­trui­dos con pie­zas de vi­drio do­ra­das y ver­des. La de­gra­da­ción to­nal crea una at­mós­fe­ra pro­pi­cia a la in­tros­pec­ción.

Lo que no sa­bías de la Sa­gra­da Fa­mi­lia

La pri­me­ra pie­dra se co­lo­có el 19 de mar­zo de 1882, que es el día de la fes­ti­vi­dad de San Jo­sé, si­guien­do un di­se­ño neo­gó­ti­co del ar­qui­tec­to Fran­cis­co de Paula del Vi­llar y Lo­zano. Gau­dí fue en­te­rra­do en la Crip­ta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, la úni­ca par­te del tem­plo que el ar­qui­tec­to vio cons­truir jun­to a la Fa­cha­da del Na­ci­mien­to. Gau­dí ex­pre­só su de­seo de que la obra no su­pe­rara los ca­si 180 me­tros de al­tu­ra del icó­ni­co mon­te que se eri­ge en un ba­rrio de la ciu­dad de Bar­ce­lo­na, el Mont­juïc. De­bi­do a la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la se des­tru­ye­ron Es­cue­las Pro­vi­sio­na­les de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, se per­die­ron pla­nos, di­bu­jos, fo­to­gra­fías ori­gi­na­les y ma­que­tas de ye­so. Es­tá he­cha de di­fe­ren­tes ti­pos de pie­dra co­mo can­te­ra, gra­ni­to y otras are­no­sas. Tam­bién se em­plea hor­mi­gón ar­ma­do.

La Sa­gra­da Fa­mi­lia es y ha si­do un re­to cons­truc­ti­vo. Es con­si­de­ra­da co­mo uno de los la­bo­ra­to­rios de cons­truc­ción más gran­des del mun­do. Gra­cias a es­ta obra se crea­ron nue­vos tér­mi­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos co­mo hi­per­bo­loi­des, pa­ra­bo­loi­des, he­li­coi­des, elip­soi­des, se­noi­des y co­lum­nas de do­ble gi­ro. Des­de 1883 la cons­truc­ción del tem­plo no ha pa­ra­do y siem­pre se ha res­pe­ta­do la vo­lun­tad de la idea ori­gi­nal de Gau­dí fí­si­ca y con­cep­tual­men­te.

Mo­nu­men­tal e in­no­va­do­ra, es­ta edi­fi­ca­ción dio pie a téc­ni­cas cons­truc­ti­vas y tér­mi­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos. Hoy se res­pe­ta la idea ori­gi­nal de Gau­dí fí­si­ca y con­cep­tual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.