GA­BI­NE­TE DE CU­RIO­SI­DA­DES

Un es­pa­cio de en­sue­ño en la Ciu­dad Luz acon­di­cio­na­do por los crea­do­res de la mar­ca de bol­sas Ja­min-Puech.

Casa Viva (México) - - PORTADA - por Ma­tías Adrián Esteban / fo­tos de Matt­hieu Sou­det

Cuan­do Be­noît e Isa­be­lle Puech, crea­do­res de la mar­ca de bol­sas de piel Ja­min-Puech, ad­qui­rie­ron es­te in­mue­ble, un an­ti­guo ta­ller de re­pa­ra­ción de ca­rru­se­les de fe­ria que lle­va­ba 30 años ce­rra­do, de­ci­die­ron trans­fro­mar­lo en un pa­raí­so ur­bano poé­ti­co y ex­cep­cio­nal. “El ta­ma­ño es­ta­ba más que bien, en el co­ra­zón de Pa­rís, con un am­plio pa­tio in­te­rior. Así que pen­sa­mos: qué más se pue­de pe­dir”, afir­man. Hoy, ade­más de vi­vir ahí jun­to con su hi­jo Lu­cien, de 15 años, tie­nen las ofi­ci­nas de su mar­ca.

En­tre las aje­trea­das ca­lles del Ba­rrio No­veno de Pa­rís, al cru­zar una puer­ta se lle­ga a es­te re­man­so de paz: un loft de 350 m2 con di­fe­ren­tes ni­ve­les. “Es el si­len­cio que más nos gus­ta”, di­ce Be­noît: “Es­ta­mos en la ciu­dad, pe­ro una vez que es­tás den­tro, te sien­tes co­mo si es­tu­vie­ras en el cam­po”. Una puer­ta de dos ho­jas da pa­so al li­ving room con chi­me­nea, pi­sos de par­quet y una per­so­nal mez­cla de mue­bles com­pra­dos en el mer­ca­do de pul­gas de Paul Bert en Pa­rís.

La luz en el des­ván es abru­ma­do­ra. Se des­pren­de de las enor­mes pa­re­des de vi­drio al­re­de­dor del do­mo que cu­bre la mi­tad de to­da la ex­ten­sión. En ve­rano to­das las puer­tas se abren y los lí­mi­tes en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior se pier­den.

El loft es un edi­fi­cio his­tó­ri­co del si­glo XIX y to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas ori­gi­na­les, co­mo los marcos de las ven­ta­nas de me­tal, pa­re­des de la­dri­llo ma­ci­zo, vi­gas de ma­de­ra y ra­dia­do­res de hie­rro fun­di­do se man­tu­vie­ron in­tac­tos. Los pi­sos son de par­quet y ce­men­to ali­sa­do que con­tras­tan con los mu­chos mue­bles de di­se­ño de ma­de­ra, al­gu­nos de ellos clá­si­cos con­tem­po­rá­neos. Las si­llas son só­lo una de las mu­chas pa­sio­nes que la pa­re­ja tie­ne en co­mún. En el des­ván en­con­tra­mos al­gu­nas di­se­ña­das por Ea­mes o Ja­cob­sen, que se en­cuen­tran en los mer­ca­dos de pul­gas o tien­das de an­ti­güe­da­des cer­ca­nas. Hay un mon­tón de si­llas. To­das tie­nen una his­to­ria que con­tar. En to­do el lu­gar en­con­tra­mos ras­tros in­dus­tria­les co­mo lám­pa­ras, me­sas o la es­ca­le­ra que con­du­ce al pri­mer pi­so.

Be­noît e Isa­be­lle co­lec­cio­nan mol­des pa­ra cu­chi­llos, ani­ma­les de ta­xi­der­mia, es­que­le­tos... Su afán no tie­ne lí­mi­tes. Su mar­ca, Ja­min Puech, tie­ne ta­lle­res en to­do el mun­do. Los bor­da­dos se ha­cen en la In­dia, la ra­fia en la is­la de Ma­da­gas­car, el cue­ro en Fran­cia. Así que la pa­re­ja via­ja muy a me­nu­do. Y por su­pues­to es­ta ins­pi­ra­ción le­ja­na y par­ti­cu­lar no só­lo se ve en los bol­sos, sino tam­bién en su ca­sa, don­de la de­co­ra­ción es atre­vi­da, va­ria­da, atem­po­ral y muy cos­mo­po­li­ta.

Jun­to a la chi­me­nea hay un mue­ble de 1900 usa­do en los hos­pi­ta­les du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.