LA MÉ­RI­DA CON­TEM­PO­RÁ­NEA

La tra­di­ción de la ar­qui­tec­tu­ra ma­ya apli­ca­da al mun­do de hoy por el Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra Con­tex­tual.

Casa Viva (México) - - PORTADA - por Pao­la Her­nán­dez / fo­tos de Leo Espinosa y Carlos Patrón

Sim­pli­ci­dad pu­ra y fres­ca es lo que trans­mi­te es­ta ca­sa ubi­ca­da en la pe­ri­fe­ria de Mé­ri­da, Yu­ca­tán. La pro­yec­ta­ron en un te­rreno de 300 m2 los ar­qui­tec­tos Ana, Carlos y Alejandro Patrón, so­cios del des­pa­cho TA­CO Ta­ller de Ar­qui­tec­tu­ra Con­tex­tual (www.ar­qui­tec­tu­ra­con­tex­tual.com), con la co­la­bo­ra­ción de Es­te­fa­nía Ri­ve­ro. Re­me­ti­da con res­pec­to a la ca­lle, el vo­lu­men prin­ci­pal crea una pla­zo­le­ta, la cual es una ca­rac­te­rís­ti­ca de la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal yu­ca­te­ca, con­vir­tién­do­se en el preám­bu­lo de ac­ce­so. El canal que la ro­dea ofre­ce la fun­cio­na­li­dad de con­tro­la­dor de mos­qui­tos.

La ga­ma de co­lo­res fue ele­gi­da a par­tir de ele­men­tos ar­te­sa­na­les y de las to­na­li­da­des que se pro­du­cen en las flo­ra­cio­nes de los jar­di­nes. Tan­to el área so­cial co­mo la re­cá­ma­ra con pi­sos de con­cre­to des­bas­ta­do cuen­tan con te­rra­zas tra­se­ras se­mi­ex­te­rio­res, las cua­les se per­ci­ben co­mo ex­ten­sio­nes de las mis­mas; la au­sen­cia de mu­ros en­tre las dis­tin­tas áreas ge­ne­ra una in­te­gra­ción es­pa­cial ín­ti­ma. Des­de la te­rra­za so­cial se ac­ce­de al jar­dín tra­se­ro y al pa­tio abier­to en la azotea.

El cli­ma de la re­gión pro­pi­cia que va­rios va­cíos se cie­rren úni­ca­men­te con te­la de mos­qui­te­ro, ofre­cien­do la ven­ta­ja de te­ner una ven­ti­la­ción na­tu­ral con­ti­nua, don­de a tra­vés de aper­tu­ras ce­ni­ta­les en los te­chos de do­ble al­tu­ra sa­le el ai­re ca­lien­te, lo­gran­do una tem­pe­ra­tu­ra fres­ca na­tu­ral en to­do mo­men­to. Las ce­lo­sías de am­bas fa­cha­das pro­te­gen al in­te­rior de la ca­sa de di­ver­sos fac­to­res co­mo la in­so­la­ción, llu­via, hu­ra­ca­nes y van­da­lis­mo, así co­mo los um­bra­les tan­to fron­tal co­mo pos­te­rior de ace­ro, y es­tán fo­rra­das con lá­mi­na de vi­bran­tes co­lo­res di­se­ña­das por TA­CO.

La ca­sa es­tá ro­dea­da por una zo­na en la que cre­ce abun­dan­te ve­ge­ta­ción en­dé­mi­ca, con es­pe­cies icó­ni­cas de la cul­tu­ral lo­cal, tan­to fru­ta­les, co­mo de or­na­to o de con­su­mo per­so­nal. En con­jun­to, es un área idó­nea pa­ra el desa­rro­llo de dis­tin­tas es­pe­cies de aves sil­ves­tres.

No po­día fal­tar una ha­ma­ca ela­bo­ra­da por ar­te­sa­nos yu­ca­te­cos en hi­lo de cro­chet.

Una hen­di­du­ra su­pe­rior en al­gu­nos mu­ros per­mi­te la sa­li­da del ai­re ca­lien­te y la en­tra­da de luz de día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.