TEN­DEN­CIA TRENT­HAM

La di­se­ña­do­ra Lyn­da Gar­de­ner se enamo­ró de una ca­sa de cam­po en es­te po­bla­do aus­tra­liano.

Casa Viva (México) - - PORTADA - tex­to de Ma­tías Esteban / fo­tos de Li­sa Cohen

La di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res aus­tra­lia­na Lyn­da Gar­de­ner abre las puer­tas de su ca­sa de fin de se­ma­na y de los se­cre­tos que apli­có en su di­se­ño. Des­pués de va­lo­rar más de 40 pro­pie­da­des en las cer­ca­nías de Mel­bour­ne, don­de tie­ne su des­pa­cho, du­ran­te dos años, a pun­to de aban­do­nar su sue­ño de un es­pa­cio pro­pio pa­ra el des­can­so, Lyn­da dio fi­nal­men­te con la ca­sa que la enamo­ró. “¡Cuan­do la vi, sen­tí que esa era. Cla­ro que ne­ce­si­ta­ba pin­tu­ra y mu­cho tra­ba­jo”, re­cuer­da son­rien­te la fun­da­do­ra del exi­to­so con­cep­to Em­pi­re Vin­ta­ge. To­das las co­sas que Lyn­da ha­bía ve­ni­do jun­tan­do los úl­ti­mos años (an­ti­güe­da­des, ob­je­tos, te­las y mue­bles) eran idea­les pa­ra es­ta cons­truc­ción de tí­pi­co es­ti­lo aus­tra­liano cons­tri­da en 1904 en medio de jar­di­nes y huer­tas. Uno de los pri­me­ros pa­sos fue blan­quear los in­te­rio­res, que eran de ma­de­ra os­cu­ra y le res­ta­ba luz y per­so­na­li­dad. Al pin­tar de blan­co pa­re­des, te­chos y pi­sos, no­tó co­mo los am­bien­tes co­men­za­ban a agran­dar­se y lle­nar­se de luz. “A me­di­da que avan­za­ba con la pin­tu­ra me sen­tía ca­da vez más se­gu­ra de la elec­ción del co­lor”. Lue­go tra­tó de bus­car una uni­dad en la de­co­ra­ción, por­que odia “que los am­bien­tes es­tén des­co­nec­ta­dos en­tre sí”. Hoy en día la ca­sa no es só­lo pa­ra pa­sar los fi­nes de se­ma­na, sino el ve­rano entero y re­ci­bir ami­gos de ella y su es­po­so to­do el año. “Cuan­do re­gre­sa­mos a la ciu­dad, el pri­mer pen­sa­mien­to es: Que ya sea vier­nes de nue­vo pa­ra vol­ver al pa­raí­so”, ríe Lyn­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.