RE­POR­TA­JE

¿Pa­ra qué sir­ve la gran ma­que­ta de la Ciu­dad de Mé­xi­co que cos­tó 60 mi­llo­nes de pe­sos?

Casa Viva (México) - - PORTADA - por Juan Ma­nuel Gó­mez / fo­tos de Alberto Monroy

El que fue­ra el Tea­tro Viz­caí­nas, en el Cen­tro, alo­ja hoy una ma­que­ta en la que se mues­tra ín­te­gra la Ciu­dad de Mé­xi­co en una es­ca­la del 1 al 2,500, lo que sig­ni­fi­ca que 1 cen­tí­me­tro re­pre­sen­ta 25 me­tros. La ma­que­ta en sí, de 18 por 13 me­tros, cos­tó 2 mi­llo­nes de pe­sos, y en­tre la reha­bi­li­ta­ción del tea­tro pa­ra co­lo­car­la y la in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca que le da vi­da se gas­ta­ron en to­tal 60 mi­llo­nes de pe­sos.

Pe­ro, ¿pa­ra qué sir­ve? La Agen­cia de Ges­tión Ur­ba­na, a car­go de Fer­nan­do Aboi­tiz, in­vi­tó en ex­clu­si­va a CASAVIVA a co­no­cer­la. “Es­ta ini­cia­ti­va -ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Alejandro Mar­tí­nez, quien jun­to con el li­cen­cia­do Re­né Bo­la­do par­ti­ci­pó en la coor­di­na­ción del pro­yec­to­tras­cien­de el con­cep­to de una sim­ple ma­que­ta a par­tir de la tec­no­lo­gía pa­ra fun­cio­nar co­mo un cen­tro mul­ti­me­dia de in­for­ma­ción so­bre la ciu­dad. Nos en­tu­sias­ma que da una vi­sión dis­tin­ta. Fun­cio­na co­mo una es­ca­la de con­tras­tes. Sir­ve pa­ra orien­tar­te y pa­ra di­men­sio­nar la ciu­dad”.

Su uti­li­dad es muy cla­ra una vez que se ha vis­to un au­dio­vi­sual pa­ra los vi­si­tan­tes que se pro­yec­ta so­bre la ma­que­ta. Se mues­tra grá­fi­ca­men­te la ma­ne­ra co­mo se for­mó la ciu­dad prehis­pá­ni­ca, so­bre un is­lo­te ro­dea­do de agua. El mo­do en que se trans­for­mó des­pués de la Con­quis­ta y el cre­ci­mien­to desor­bi­ta­do que vi­vió en la dé­ca­da de los se­ten­ta.

Pe­ro el co­no­ci­mien­to de la his­to­ria es só­lo par­te de su uti­li­dad. Ade­más de la abun­dan­te in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca es­pe­cia­li­za­da del cen­tro de do­cu­men­ta­ción que al­ber­ga, re­sul­ta in­va­lua­ble a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes de go­bierno so­bre la ciu­dad, ya que, co­mo afir­ma Fer­nan­do Aboi­tiz, “pue­de ser uti­li­za­da co­mo un lien­zo pa­ra es­cri­bir so­bre ella. Pue­den com­pa­rar­se in­di­ca­do­res so­bre un plano real, en el que las va­ria­bles se

en­cuen­tran a la vis­ta. Pue­den mon­tar­se so­bre ella grá­fi­cas po­bla­cio­na­les, de ín­di­ces de­lin­cuen­cia­les, de den­si­dad o des­pla­za­mien­to vial”.

“Mi­ra -con­ti­núa el fun­cio­na­rio Aboi­tiz, cla­ra­men­te emo­cio­na­do mien­tras man­da co­lo­car lá­mi­nas que mues­tran el sis­te­ma de trans­por­te co­lec­ti­vo-, por ejem­plo: los hu­me­da­les en­tre Chal­co y Tláhuac. Si no se to­man de­ci­sio­nes am­bien­ta­les aquí, se va a ur­ba­ni­zar es­ta zo­na, y per­so­nal­men­te creo que de­be­ría uti­li­zar­se es­te te­rreno pa­ra cuan­do hay ex­ce­so de agua por llu­vias. Exis­te ahí un es­pa­cio que po­dría ser­vir na­tu­ral­men­te pa­ra evi­tar las inun­da­cio­nes. El ae­ro­puer­to es otro gran ejem­plo. Hay un gran de­ba­te que di­ce que una vez que se de­socu­pe su te­rreno ha­brá que ha­cer­lo área ver­de. OK, pe­ro ¿ver­da­de­ra­men­te es ne­ce­sa­ria un área ver­de en ese si­tio? Si te fi­jas, allí se lo­ca­li­zan tam­bién el Bos­que de Ara­gón y la Ala­me­da Orien­te, y las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas de la Mag­da­le­na Mix­hu­ca. O sea, tam­bién hay que es­ti­mar el vo­lu­men de gen­te que hay en la zo­na y, por otra par­te, po­ten­ciar lo que ya hay, y con­ver­tir esa área, lle­ga­do el mo­men­to, en una gran ex­pla­na­da pa­ra fe­rias in­ter­na­cio­na­les de co­mer­cio, por ejem­plo, es de­cir, al­go que le per­mi­ta a la Ciu­dad te­ner una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo”.

Una he­rra­mien­ta mul­ti­me­dia co­mo és­ta tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de ayu­dar a que to­dos ten­ga­mos cla­ri­dad so­bre la di­men­sión de nues­tra Ciu­dad y ayu­de­mos a que ca­da día sea ra­cio­nal­men­te me­jor, ade­más de co­no­cer su ori­gen y evo­lu­ción. Pa­ra que na­die nos cuen­te, hay que ver­lo pa­no­rá­mi­ca­men­te con nues­tros pro­pios ojos.

Es­tá for­ma­da por 225 mó­du­los de 1.5 me­tros ca­da uno. Par­ti­ci­pa­ron 50 ar­qui­tec­tos en su ela­bo­ra­ción. HAY 500 EDI­fi­CIOS ICó­NI­COS PER­FEC­TA­MEN­TE IDENTI­fiCABLES.

Los ves­ti­gios de su his­to­ria que que­dan mar­ca­dos pa­ra siem­pre.

La efec­ti­vi­dad del trans­por­te pú­bli­co y las nue­vas ne­ce­si­da­des.

Su pro­ce­so de cre­ci­mien­to e in­cre­men­to po­bla­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.