HO­TEL

No pue­des pa­sar por al­to la nue­va crea­ción de Pa­tri­cia Ur­quio­la en Puer­to Ri­co.

Casa Viva (México) - - PORTADA - por Pao­la Her­nán­dez

Pa­tri­cia Ur­quio­la, ar­qui­tec­ta es­pa­ño­la ga­na­do­ra de va­rios pre­mios co­mo di­se­ña­do­ra del año (in­clu­so de la dé­ca­da) por dis­tin­tas pu­bli­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, se en­car­gó del proyecto com­ple­to del W Re­treat & Spa del ho­tel W, ubi­ca­do en la Is­la Vie­ques, que es, hoy por hoy, un pa­raí­so del Ca­ri­be puer­to­ri­que­ño. Di­ce con res­pec­to a su la­bor: “Ex­clu­si­vi­dad con un ai­re rús­ti­co ele­gan­te y re­la­jan­te, en­vuel­to en una ines­pe­ra­da es­té­ti­ca de co­lo­res vi­bran­tes, con una co­ne­xión úni­ca y per­so­nal del in­te­rior con

el ex­te­rior”. La Is­la Vie­ques es un en­cla­ve geo­grá­fi­co di­fí­cil­men­te equi­pa­ra­ble con otro lu­gar, ro­dea­do de arre­ci­fes de co­ral, man­gla­res, sel­va tro­pi­cal y, por su­pues­to, una pla­ya es­pec­ta­cu­lar ba­ña­da por aguas trans­pa­ren­tes que con­for­me ad­quie­ren pro­fun­di­dad se tor­nan de dis­tin­tas to­na­li­da­des de azul.

Vie­ques es una is­la que se en­cuen­tra a tan só­lo 20 mi­nu­tos de vue­lo des­de el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de San Juan, Puer­to Ri­co. El ini­cio de una aven­tu­ra úni­ca co­mien­za des­de el arri­bo al loun­ge pri­va­do y ex­clu­si­vo con ex­qui­si­tos re­fri­ge­rios y be­bi­das que ofre­ce el ho­tel a sus hués­pe­des den­tro del ae­ro­puer­to de la is­la, pa­ra pos­te­rior­men­te tras­la­dar­los de ma­ne­ra pri­va­da a vi­vir una ex­pe­rien­cia lle­na de con­tras­tes. El es­pec­tro de ac­ti­vi­da­des que se pue­den rea­li­zar ahí se abre co­mo un aba­ni­co. Hay pa­ra to­dos los gus­tos: des­de mon­tar a ca­ba­llo, es­ca­lar, dar un pa­seo en ka­yak y bu­cear ex­plo­ran­do los mis­te­rios de los arre­ci­fes de co­ral, has­ta dis­fru­tar de un par­ti­do en al­gu­na de sus can­chas de te­nis; o sim­ple­men­te dis­fru­tar de la tran­qui­li­dad que se res­pi­ra en las dos pla­yas pri­va­das del ho­tel, así co­mo de la al­ber­ca con ai­re mi­ni­ma­lis­ta que se in­te­gra a la na­tu­ra­le­za con una sim­pli­ci­dad úni­ca; o tal vez dar­se un tiem­po pa­ra con­sen­tir­se con los dis­tin­tos tra­ta­mien­tos y masajes re­la­jan­tes que ofre­ce el spa.

La ca­li­dez de la ma­de­ra y la na­tu­ra­li­dad de sus ele­men­tos se fu­sio­nan en ar­mo­nía con la ex­plo­sión de la pa­le­ta de co­lo­res y tex­tu­ras en su lu­jo­so mo­bi­lia­rio de di­se­ño ex­clu­si­vo de Bra­sil e Ita­lia con una in­fluen­cia pe­cu­liar de los mer­ca­dos lo­ca­les. Tan­to en el in­te­rior de las ha­bi­ta­cio­nes co­mo en las áreas pú­bli­cas del ho­tel se ge­ne­ra un ambiente mís­ti­co hip­pie-boho–trendy, in­vi­tan­do a los hués­pe­des a im­preg­nar­se de su esen­cia a tra­vés del con­fort con un jue­go de luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial, lle­ván­do­los a ex­pe­ri­men­tar dis­tin­tos es­ce­na­rios: des­de una bo­da de en­sue­ño has­ta un pic­nic inol­vi­da­ble en la pla­ya acom­pa­ña­dos de las de­li­cias gour­met que ofre­cen los cua­tro res­tau­ran­tes del ho­tel, con di­ver­sas es­pe­cia­li­da­des que uti­li­zan in­gre­dien­tes fres­cos y na­tu­ra­les pro­pios de la is­la, des­de un es­pec­ta­cu­lar pla­ti­llo de ma­ris­cos en el li­ving room has­ta la dul­ce fres­cu­ra en su gran va­rie­dad de be­bi­das en el Wet Bar. Sin du­da un edén te­rre­nal en medio del Ca­ri­be ro­dea­do de di­se­ño y buen gus­to.

Con una al­ber­ca y dos pla­yas de lu­jo, el cli­ma ca­ri­be­ño ad­quie­re una di­men­sión per­fec­ta.

Co­lo­res, tex­ti­les y for­mas dan a es­te ho­tel un plus agra­da­ble de es­ti­lo y buen gus­to que com­bi­na con el en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.