RE­POR­TA­JE

La nue­va pe­lí­cu­la so­bre Óscar Ha­ger­man.

Casa Viva (México) - - PORTADA - por Pao­la Her­nán­dez

C ar­los nos cuen­ta có­mo sur­gió la idea de es­te do­cu­men­tal so­bre la ma­ne­ra en que sus pa­dres, el re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to “esen­cial” Óscar Ha­ger­man y su es­po­sa Do­ris, se han de­di­ca­do a dia­lo­gar con la gen­te de co­mu­ni­da­des cam­pe­si­nas e in­dí­ge­nas pa­ra rea­li­zar pro­yec­tos que re­suel­van sus ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les y emo­cio­na­les. “Me to­mó vein­te años la re­co­pi­la­ción del ar­chi­vo fa­mi­liar, y ha­ce cin­co se me ocu­rrió ha­blar de es­tos per­so­na­jes no co­mo mis pa­dres, sino co­mo per­so­na­jes que to­ma­ron la de­ci­sión de de­di­car gran par­te de su vi­da pro­fe­sio­nal a tra­ba­jar pa­ra me­jo­rar la vi­da de otras per­so­nas”.

¿Có­mo vi­vis­te es­ta de­ci­sión de tus pa­dres?

Cuan­do te­nía 13 años mis pa­pás fue­ron por pri­me­ra vez in­vi­ta­dos a ha­cer un proyecto en la sie­rra nor­te de Pue­bla, en San Mi­guel Tzi­na­ca­pan, co­mo a 10 km de Cuet­za­lan. Fue la pri­me­ra es­cue­la ru­ral que cons­tru­yó mi pa­pá y el pri­mer sis­te­ma aca­dé­mi­co que ayu­dó a di­se­ñar mi ma­má. Lle­van 35 años tra­ba­jan­do así, con huicholes, ta­rahu­ma­ras y tzel­ta­les.

¿Có­mo fue cre­cer con un ar­qui­tec­to de la ta­lla de Óscar Ha­ger­man?

El re­co­no­ci­mien­to de mi pa­pá tie­ne mu­cho que ver con ha­ber si­do maes­tro de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Hoy en día los ar­qui­tec­tos que es­tu­dia­ron

con él son per­so­nas que re­co­no­cen su apren­di­za­je. Un di­rec­tor neo­yor­quino de do­cu­men­ta­les al que ad­mi­ro mu­cho, Alan Ber­li­ner, que hi­zo No­body’s Bu­si­ness, un do­cu­men­tal so­bre su pa­pá, cuan­do vio El pa­tio de mi ca­sa, me di­jo: “Tu pe­lí­cu­la es so­bre la inevi­ta­ble trans­mi­sión del co­no­ci­mien­to de pa­dres a hi­jos, de maes­tros a alum­nos, de in­di­vi­duos a co­mu­ni­da­des y de és­tas al país”. Él vio la esen­cia don­de mi ma­dre co­mo edu­ca­do­ra y mi pa­dre ar­qui­tec­to lo­gra­ron en­con­trar a quien van a de­jar su le­ga­do.

¿Es­ta pe­lí­cu­la es un ho­me­na­je a tus pa­dres?

Sí, pe­ro tam­bién es esa con­ver­sa­ción pen­dien­te con nues­tros pa­dres que to­dos te­ne­mos, en la que que­re­mos pre­gun­tar­les por qué to­ma­ron las de­ci­sio­nes que to­ma­ron, por­que al fi­nal no­so­tros cre­ci­mos de­ba­jo de esas de­ci­sio­nes, so­mos el re­sul­ta­do de ellas y por eso a ve­ces bus­ca­mos exac­ta­men­te lo opues­to. A la gen­te la co­nec­ta con su pro­pia his­to­ria. Es una pe­lí­cu­la pa­ra ver en fa­mi­lia y pa­ra to­da la fa­mi­lia.

¿Qué pa­no­ra­ma de Mé­xi­co pro­yec­ta?

Es­ta­mos can­sa­dos de ver en el cine y la te­le­vi­sión his­to­rias con un pa­no­ra­ma tan ne­gro de Mé­xi­co. Ad­mi­ro a mis com­pa­ñe­ros que re­tra­tan con ho­nes­ti­dad y pro­fun­di­dad los te­mas que nos com­pe­ten hoy en día, pe­ro tam­bién exis­te una vi­sión es­pe­ran­za­do­ra de Mé­xi­co, y es­ta pe­lí­cu­la es eso. Óscar y Do­ris pue­den sen­tir­se sa­tis­fe­chos con su vi­da por­que han lo­gra­do cam­bios en esas co­mu­ni­da­des, pro­por­cio­nán­do­les una opor­tu­ni­dad, la cual van a va­lo­rar y trans­mi­tir a su vez co­mo par­te de un cam­bio ex­pan­si­vo.

¿Sen­tis­te al­gún mie­do du­ran­te el ro­da­je?

Me preo­cu­pa­ba no ser ca­paz de con­tar es­ta his­to­ria an­tes de que mis pa­pás de­ja­ran de es­tar ac­ti­vos, por­que lo que yo que­ría mos­trar era a dos per­so­nas ha­cien­do lo que ha­cen, sin tra­tar de con­ven­cer a na­die, y es­toy con­ten­to con el re­sul­ta­do. Lo que me di­jo mi pa­pá al ter­mi­nar de ver­la fue: “Es más sen­ci­lla de lo que es­pe­ra­ba”, y a mí eso me dio mu­cha tran­qui­li­dad.

Cuén­ta­nos so­bre el ro­da­je...

Hay lo­ca­cio­nes en el medio ru­ral de Yu­ca­tán, la sie­rra nor­te de Pue­bla, en San An­drés Yahuitlal­pan y Zautla, Chia­pas, don­de mi ma­dre tra­ba­jó mu­chos años, y en la ca­sa pa­ter­na de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Pe­ro tam­bién fui­mos a Sue­cia, don­de mi pa­pá pa­só mu­chos ve­ra­nos, y a la Coruña, don­de na­ció, ya que mi abue­lo era sue­co y mi abue­la es­pa­ño­la. Via­ja­mos a Fin­lan­dia por­que mi pa­dre es un gran ad­mi­ra­dor de Al­var Aal­to. Fue de quien más in­fluen­cia tu­vo al prin­ci­pio de su ca­rre­ra. An­tes de cons­truir la ca­sa de Va­lle de Bravo, que pa­ra mí es su proyecto ar­qui­tec­tó­ni­co más bo­ni­to, mi pa­pá vi­si­tó el edi­fi­cio del ayun­ta­mien­to de Säy­nät­sa­lo, en Fin­lan­dia, y fue su ma­yor in­fluen­cia en ese mo­men­to.

¿Qué fue lo más com­pli­ca­do pa­ra ti?

En­con­trar los hi­los de la his­to­ria, ya que tú la es­cri­bes mien­tras la vas fil­man­do. Real­men­te te en­ca­rri­las en la his­to­ria cuan­do te po­nes a editar la pe­lí­cu­la por­que, co­mo en cual­quier do­cu­men­tal, por­que mien­tras vas re­ca­ban­do el ma­te­rial no sa­bes qué va a pa­sar con tus per­so­na­jes en el fu­tu­ro. Es­tás si­guien­do lo que vi­ven. Mart­ha So­sa, mi so­cia y pro­duc­to­ra, y la edi­to­ra yu­ca­te­ca Mart­ha Uc me ayu­da­ron mu­cho.

Hay lo­ca­cio­nes en Fin­lan­dia, por la ad­mi­ra­ción de Ós­car a Al­var Aal­to, Sue­cia, Es­pa­ña y Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.