TA­LEN­TO PU­RO

— Lau­ra Bur­gos Un re­cuen­to de los ar­tis­tas más im­por­tan­tes de nues­tro país ac­tual­men­te y sus sor­pren­den­tes pro­yec­tos al­re­de­dor del mun­do. Pue­des apre­ciar su im­po­nen­te obra Ma­trix Mó­vil (2006) col­ga­da del te­cho en la Bi­blio­te­ca Jo­sé Vas­con­ce­los.

Chic Lifestyle Nacional - - Arte ⁄ -

No ha­ce fal­ta de­cir que Mé­xi­co es cu­na de ta­len­tos y que den­tro de su ar­te hay un to­que es­pe­cial de crea­ti­vi­dad car­ga­do de cul­tu­ra. La his­to­ria de nues­tro país ha da­do a gran­des nom­bres co­mo Fri­da Kah­lo, Die­go Ri­ve­ra, Leo­no­ra Ca­rring­ton, Ru­fino Ta­ma­yo, Da­vid Al­fa­ro Si­quei­ros y más, pe­ro en es­ta oca­sión se­lec­cio­na­mos a los con­tem­po­rá­neos en el mun­do ar­tís­ti­co con una tra­yec­to­ria que tras­pa­sa fron­te­ras.

Ga­briel Oroz­co –

El ar­tis­ta me­xi­cano más co­ti­za­do en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal del ar­te con­tem­po­rá­neo de acuer­do a For­bes, na­ció en Ja­la­pa, Ve­ra­cruz, en 1962. A los seis años, Oroz­co se mu­dó a la Ciu­dad de Mé­xi­co, don­de es­tu­dió en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas -aho­ra, la Fa­cul­tad de Ar­tes y Di­se­ño de la UNAM- y en 1986 em­pren­dió un via­je de es­tu­dios a Madrid. Su im­pre­de­ci­ble obra abar­ca des­de la es­cul­tu­ra has­ta las ins­ta­la­cio­nes es­pon­tá­neas, in­te­gran­do la fo­to­gra­fía, vi­deo, di­bu­jo y el ar­te-ob­je­to. Du­ran­te cin­co años se die­ron ci­ta reunio­nes en su ca­sa que se con­vir­tió en un lu­gar de en­cuen­tro y pro­duc­ción de ar­te, y asis­tían Da­mián Or­te­ga, Ga­briel Ku­ri, Abraham Cruz­vi­lle­gas y Dr. La­kra -quien es hi­jo de Fran­cis­co To­le­do-. Oroz­co vi­ve ac­tual­men­te en­tre Nue­va York, Mé­xi­co y Pa­rís, no tie­ne es­tu­dio y fue quien plan­teó a Mó­ni­ca Man­zut­to y Jo­sé Ku­ri, la idea de crear un es­pa­cio que apo­ya­ra a los ar­tis­tas de una ge­ne­ra­ción es­pe­cí­fi­ca en la Ciu­dad de Mé­xi­co, lo que dio co­mo re­sul­ta­do la ga­le­ría Ku­ri­man­zut­to. La ma­yo­ría de sus tra­ba­jos es­tán en mu­seos, La DS (1993) es par­te del Fon­do In­ter­na­cio­nal de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Fran­cia, mien­tras que Pa­pa­lo­tes Ne­gros (1997) la ad­qui­rió el Mu­seo de Fi­la­del­fia.

Ar­nal­do Coen –

El ar­tis­ta plás­ti­co ori­gi­na­rio de CDMX, na­ció en 1940 y co­men­zó en 1959 a ex­pe­ri­men­tar con el ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to en el ta­ller de Law­ren­ce Cal­cagno, pa­ra des­pués in­cur­sio­nar en el ex­pre­sio­nis­mo fi­gu­ra­ti­vo y el fan­tás­ti­co. Es­tu­dió be­ca­do por el go­bierno de Fran­cia en 1967 y un año des­pués fue miem­bro fun­da­dor del Sa­lón In­de­pen­dien­te. Ade­más de la pin­tu­ra y es­cul­tu­ra, ha par­ti­ci­pa­do en gran­des pro­yec­tos co­mo pe­lí­cu­las, es­ce­no­gra­fías, ves­tua­rios pa­ra obras de tea­tro e in­clu­so en el di­se­ño ur­bano de la nue­va ca­pi­tal de Tan­za­nia. Ha mon­ta­do más de 50 ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les y 116 co­lec­ti­vas a tra­vés de dis­tin­tos paí­ses co­mo Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos. Aquí en Mé­xi­co, su obra for­ma par­te de mu­seos co­mo el Na­cio­nal de Ar­te Mo­derno y Uni­ver­si­ta­rio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo.

Jor­ge Mén­dez Bla­ke –

Na­ci­do en Gua­da­la­ja­ra en 1974, Jor­ge se ha po­si­cio­na­do co­mo ar­tis­ta des­ta­ca­do de nues­tro país gra­cias a sus ins­ta­la­cio­nes que ex­plo­ran los víncu­los en­tre la li­te­ra­tu­ra y el ar­te, co­mo por ejem­plo su obra El Cas­ti­llo (2008), una es­pe­cie de me­tá­fo­ra de la obra de Franz Kaf­ka. Es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Oc­ci­den­te en Gua­da­la­ja­ra y reali­zó re­si­den­cias ar­tís­ti­cas en Es­pa­ña, In­gla­te­rra, Ita­lia y Es­ta­dos Uni­dos, ade­más fue be­ca­rio en Es­pa­ña de la Fun­da­ción Mar­ce­lino Bo­tín. En Mé­xi­co, es miem­bro del Sis­te­ma Na­cio­nal de Crea­do­res del Fon­do Na­cio­nal pa­ra la Cul­tu­ra y las Ar­tes y sus obras han si­do ex­pues­tas en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno, Fun­da­ción/co­lec­ción JUMEX, Mu­seo Ta­ma­yo, Mu­seo del Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, Mu­seo MAR­CO y más.

Fran­cis­co To­le­do –

Uno de los ar­tis­tas plás­ti­cos más im­por­tan­tes ac­tual­men­te de Mé­xi­co na­ció en 1940 en Juchitán, Oa­xa­ca, y mos­tró in­te­rés por la pin­tu­ra des­de pe­que­ño. Es pin­tor, gra­ba­dor y ce­ra­mis­ta, reali­zó sus pri­me­ros gra­ba­dos en el ta­ller oa­xa­que­ño de Ar­tu­ro Gar­cía Bus­tos cuan­do te­nía 14 años y más tar­de to­mó cla­ses en el ta­ller de gra­ba­do de la Es­cue­la de Di­se­ños y Ar­te­sa­nías, en la ca­pi­tal. Con tan só­lo 19 años, ex­pu­so sus obras en Mé­xi­co y Te­xas, po­co des­pués vi­vió be­ca­do en Pa­rís en el ta­ller de Stan­ley Hay­ter y co­no­ció a Ru­fino Ta­ma­yo y su es­po­sa Ol­ga, quie­nes lo ayu­da­ron a ven­der su obra y a con­se­guir una be­ca den­tro de la Ci­té In­ter­na­tio­na­le Uni­ver­si­tai­re de Pa­rís. A pe­sar de su éxito, man­tie­ne una sen­ci­llez que im­pre­sio­na y con­ti­núa usan­do ca­mi­sa blan­ca y pan­ta­lón de man­ta mien­tras ca­mi­na por las ca­lles del cen­tro de Oa­xa­ca.

El Xta­ben­tún fue una be­bi­da an­ces­tral de la tie­rra de los ma­yas y, al igual que mu­chas cul­tu­ras del mun­do en las que se usa­ban be­bi­das de aro­ma y sa­bor con gra­do al­cohó­li­co pa­ra sus fes­ti­vi­da­des y ofren­das a sus Dio­ses, los ma­yas fue­ron par­te de es­ta tra­di­ción.

La cul­tu­ra ma­ya tu­vo la opor­tu­ni­dad de apro­ve­char los re­cur­sos que la ma­dre tie­rra les ofre­cía. En es­ta ta­rea los ma­yas pu­die­ron se­lec­cio­nar una miel de abe­ja con aro­ma y sa­bor ex­qui­si­to ob­te­ni­da de la flor de Xta­ben­tún, la cual mez­cla­ban en un ini­cio (la fór­mu­la uti­li­za­da en es­tos días se ha per­fec­cio­na­do y se ha de­ja­do de usar el maíz) con otros in­gre­dien­tes co­mo la cor­te­za del ár­bol de bal­ché, el maíz, el agua sa­gra­da de los ce­no­tes y la enor­me ayu­da del cli­ma tro­pi­cal de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán.

Es­ta deliciosa y aro­má­ti­ca mex­za­cla dio co­mo re­sul­ta­do una fer­men­ta­ción na­tu­ral de ba­jo gra­do al­cohó­li­co ha­cien­do que es­ta be­bi­da fue­ra in­dis­pen­sa­ble pa­ra las ofren­das du­ran­te las ce­re­mo­nias a sus Dio­ses.

Con la lle­ga­da de los es­pa­ño­les a la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán du­ran­te la co­lo­ni­za­ción se pier­den gran par­te de la cul­tu­ra de los ma­yas. En es­te pro­ce­so traen su cul­tu­ra con nue­vos usos y cos­tum­bres, sin em­bar­go en al­gún mo­men­to tu­vie­ron con­tac­to con es­ta be­bi­da con la que los ma­yas ha­bían ela­bo­ra­do el Xta­ben­tún y le en- con­tra­ron sa­bo­res se­me­jan­tes a una be­bi­da que ya co­no­cían, el anís.

Los es­pa­ño­les apro­ve­cha­ron lo me­jor de la be­bi­da de los ma­yas y la com­bi­na­ron pa­ra ob­te­ner una fer­men­ta­ción en­tre la miel y el anís, dan­do co­mo re­sul­ta­do una be­bi­da de uso po­pu­lar du­ran­te la co­lo­nia.

En 1935 el jo­ven Car­los Aris­ti Con­de, un hom­bre vi­sio­na­rio y em­pren­de­dor, lo­gró res­ca­tar la be­bi­da an­ces­tral pa­ra dar­se a la ta­rea de crear su pro­pia ver­sión, apro­ve­chan­do sus aro­mas y sa­bo­res con el fin de co­mer­cia­li­zar­la.

Es­ta ta­rea no fúe fá­cil, ya que pa­sa­ron mu­chos años de tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción y pa­sión por nues­tras raí­ces pa­ra lle­gar a lo que ac­tual­men­te es el Xta­ben­tún de Ca­sa D Aris­ti. Es­te li­cor úni­co de miel y anis ha si­do la ba­se y el pro­duc­to más icónico de Ca­sa D’aris­ti y de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán.

Hoy en día Ca­sa D’aris­ti pro­du­ce más de 20 pro­duc­tos na­tu­ra­les y au­tén­ti­cos, in­clu­yen­do ro­nes y li­co­res pre­mium en la le­gen­da­ria ha­cien­da ubi­ca­da en Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

To­da nues­tra pro­duc­ción es de li­co­res fi­nos que con­tie­nen fru­tas de la region, así co­mo ca­ña de azú­car, miel y es­pe­cias.

La fa­mi­lia Aris­ti ha lo­gra­do man­te­ner una re­la­ción cer­ca­na con las co­mu­ni­da­des agrí­co­las de la re­gión pa­ra crear sa­bo­res au­tén­ti­cos, pe­ro so­bre to­do, de ca­li­dad, ins­pi­ra­dos en las tra­di­cio­nes de los yu­ca­te­cos.

Ins­ta­la­ción na­tu­ral mo­tion

Ins­ta­la­ción en ku­ri­man­zut­to

So­ni­dos en­la­za­dos

Ma­trix mó­vil

De una obra inaca­ba­da (de­seos hu­ma­nos) su obra se ha ex­hi­bi­do al­re­de­dor del mun­do. la fun­da­ción proa en bue­nos ai­res; la mai­son rou­ge y el mu­seo mac/val en pa­rís; o el ste­de­lijk mu­seum schie­dam en áms­ter­dam, son al­gu­nos de los lu­ga­res que ha re­co­rri­do.

South­west win­dow

Va­ca con can­gre­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.