TECH

Chic Lifestyle Nacional - - Moda ⁄ -

Así co­mo ha con­quis­ta­do a sec­to­res co­mo la me­di­ci­na, la tec­no­lo­gía tam­bién ha he­cho de las su­yas en la in­dus­tria de mo­da. Quie­nes han pres­ta­do aten­ción, pu­die­ron ha­ber no­ta­do que esa del­ga­da lí­nea que an­tes nos per­mi­tía di­fe­ren­ciar en­tre lo tec­no­ló­gi­co y el di­se­ño tex­til se des­va­ne­ció po­co a po­co has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en un so­lo seg­men­to -o dos ele­men­tos obli­ga­to­ria­men­te com­ple­men­ta­rios-, cu­yo pri­mor­dial ob­je­ti­vo es te­ner ca­bi­da en es­ta era di­gi­tal.

To­do co­men­zó a par­tir del uso dia­rio y cons­tan­te de smartp­ho­nes, gad­gets e In­ter­net, lo cual ha ido for­jan­do nue­vos com­por­ta­mien­tos en los con­su­mi­do­res, así co­mo nue­vos mé­to­dos de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción pa­ra sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas al­ta­men­te di­ná­mi­cas de sus mer­ca­dos, o en el me­jor de los ca­sos, su­pe­rar­las.

Y en es­ta re­vo­lu­ción, ¿dón­de que­dan las ca­sas de al­ta cos­tu­ra? Sa­be­mos que la ca­li­dad y el tra­ba­jo ar­te­sa­nal que nos ofre­cen son ejem­pla­res, sin em­bar­go, han pre­pa­ra­do es­tra­te­gias de in­no­va­ción que han ro­to pa­ra­dig­mas. Una de las más notables es la apa­ri­ción de in­fluen­cers, blog­gers y ce­le­bri­da­des en sus eventos y cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, dán­do­les gran in­fluen­cia en el mun­do di­gi­tal. Ade­más de las pla­ta­for­mas vir­tua­les, en los desfiles he­mos po­di­do apre­ciar su va­lio­sa man­cuer­na con la tec­no­lo­gía gra­cias a la im­ple­men­ta­ción de di­se­ños en ter­ce­ra di­men­sión. Ves­ti­dos, ac­ce­so­rios y za­pa­tos con­fec­cio­na­dos por una má­qui­na si­mi­lar a un pe­que­ño horno ya han re­co­rri­do las pa­sa­re­las.

Crea­dos a par­tir de un bo­ce­to di­gi­tal y cor­tes lá­ser, los mo­de­los que co­bran vi­da por es­te mé­to­do ca­re­cen de cos­tu­ras, es­tán hechos a la me­di­da y po­seen com­ple­jos di­se­ños geo­mé­tri­cos que re­sul­tan to­do un de­lei­te vi­sual. El fun­cio­na­mien­to de la im­pre­so­ra es si­mi­lar al de la tra­di­cio­nal, só­lo que, en lu­gar de tin­ta, ma­ni­pu­la ma­te­ria­les co­mo me­ta­les, re­si­na, ro­llos de fi­la­men­tos ter­mo­plás­ti­cos, en­tre otros, y ca­da día se van aña­dien­do más pa­ra lo­grar me­jo­res re­sul­ta­dos.

La co­lec­ción oto­ño-in­vierno 2016 con la que IRIS VAN HERPEN con­quis­tó la se­ma­na de la mo­da en Pa­rís, en co­la­bo­ra­ción con el ar­qui­tec­to Phi­lip Bees­ley, es la prue­ba idó­nea pa­ra los que aún per­ma­ne­cen in­cré­du­los. Ex­pu­so una ex­qui­si­ta ver­sión de es­ta in­no­va­do­ra téc­ni­ca apor­tan­do tex­tu­ra y fir­me­za en al­gu­nas pren­das y flui­dez en otras, crean­do sta­te­ment looks que desea­mos en nues­tro guar­da­rro­pa por su ori­gi­na­li­dad y ex­tra­va­gan­cia. An­te­rior­men­te, am­bos crea­ti­vos lan­za­ron la co­lec­ción pri­ma­ve­ra-ve­rano 2016 en 3D y los re­sul­ta­dos fue­ron igual de exi­to­sos.

Mo­vi­da por su fas­ci­na­ción ha­cia lo fu­tu­ris­ta, la di­se­ña­do­ra is­rae­lí NOA RA­VIV tam­bién ha cau­ti­va­do con pro­pues­tas tec­no­ló­gi­ca­men­te cons­trui­das. Su se­rie de pie­zas Hard Copy pre­su­men su ha­bi­li­dad pa­ra ves­tir al lu­jo con si­lue­tas asi­mé­tri­cas, de­ta­lles sin­té­ti­cos y con­tor­nos cur­vos. Ade­más, fue par­te de la ex­hi­bi­ción MANUS X MA­CHI­NA: FAS­HION IN AN AGE OF TECH­NO­LOGY en el MET en Nue­va York, lo que nos de­mues­tra su fuer­te au­ge en es­ta ten­den­cia.

Los com­ple­men­tos y ac­ce­so­rios que apor­tan ma­yor per­so­na­li­dad a nues­tros atuen­dos tam­bién son par­tí­ci­pes de los úl­ti­mos pa­sos de la mo­da. De eso se en­car­gan crea­ti­vos co­mo ANDREIA CHA­VES, quien di­se­ña mo­de­los de sti­let­tos en 3D que pre­ten­den re­ve­lar la be­lle­za en me­dio del caos y que son aje­nos a nues­tra ima­gi­na­ción.

Al otro la­do del es­pec­tro, se en­cuen­tran quie­nes bus­can im­pac­tar más allá de lo es­té­ti­co. Co­mo es el ca­so de la di­se­ña­do­ra NE­TA SOREQ y sus pla­ta­for­mas que pro­me­ten al usua­rio una nue­va experiencia al ca­mi­nar. Su pro­ce­so de con­fec­ción fue una mez­cla en­tre las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les y el di­se­ño vir­tual por me­dio del soft­wa­re So­lid­works 3D, lo que su au­to­ra des­cri­be co­mo tech-coutu­re.

To­do apun­ta a que la in­dus­tria de la al­ta cos­tu­ra tie­ne las he­rra­mien­tas pa­ra tras­cen­der en es­ta nue­va fa­ce­ta, hoy con im­pre­sio­nes 3D e in­clu­so con pa­sa­re­las ho­lo­grá­fi­cas; si lo que an­tes era inima­gi­na­ble ya es­tá aquí, ¿qué si­gue?

Iris van herpen

Andreia cha­ves ne­ta soreq

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.