ES­TI­LIS­MO COR­PO­RAL

Si es­tás con­si­de­ran­do al­gún cam­bio de look per­ma­nen­te, co­no­ce los fac­to­res que no pue­des pasar por al­to, se­gún el Di­rec­tor Ge­ne­ral de Clí­ni­ca Medilaser.

Chic Lifestyle Nacional - - Belleza ⁄ -

An­te­rior­men­te, las mu­je­res eran las pro­ta­go­nis­tas en los qui­ró­fa­nos con el de­seo de so­me­ter­se a al­gu­na in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca que me­jo­ra­ra cier­tos ras­gos de su fí­si­co. No obs­tan­te, el DR. EN­RI­QUE FER­NAN­DO MO­LI­NA, Di­rec­tor Ge­ne­ral de Clí­ni­ca Medilaser, nos com­par­tió en en­tre­vis­ta que una can­ti­dad importante de hom­bres se ha in­cor­po­ra­do a la ci­fra de pa­cien­tes en los úl­ti­mos 15 años.

“La ope­ra­ción más so­li­ci­ta­da en am­bos gé­ne­ros es la ri­no­plas­tia, al te­ner un cos­to ac­ce­si­ble y lo­grar no­to­rios cam­bios en el ros­tro”, co­men­tó el Dr. Mo­li­na. Es­pe­cí­fi­ca­men­te en mu­je­res, se­ña­ló que las si­guien­tes en la lis­ta son la ma­mo­plas­tia o mas­to­pe­xia -le­van­ta­mien­to de se­nos-, la li­po­suc­ción, la ab­do­mi­no­plas­tia, así co­mo el au­men­to de glú­teos con la gra­sa del pa­cien­te, implantes o hi­los ten­so­res. Por su par­te, ade­más de la ci­ru­gía de na­riz, “los hom­bres re­cu­rren con fre­cuen­cia al mi­cro­tras­plan­te ca­pi­lar, la li­po­suc­ción en 4D pa­ra mar­car el ab­do­men, re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial y ble­fa­ro­plas­tia pa­ra le­van­tar los pár­pa­dos”. "Los pro­ce­di­mien­tos más in­no­va­do­res se rea­li­zan con lá­ser, el cual per­mi­te una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da, ci­ca­tri­ces mí­ni­mas y pro­ce­di­mien­tos me­nos in­va­si­vos”, agre­gó el ex­per­to. Si es­tás por so­me­ter­te a una ci­ru­gía de es­te ti­po, es importante se­guir un pro­to­co­lo de re­vi­sión pa­ra evi­tar ries­gos. En Medilaser, el pa­cien­te es eva­lua­do al me­nos por cin­co mé­di­cos an­tes de la in­ter­ven­ción. Ade­más, el es­pe­cia­lis­ta de­ta­lló que “el pro­ce­so de­be ir acom­pa­ña­do por exá­me­nes de la­bo­ra­to­rio com­ple­tos, una his­to­ria clí­ni­ca, un elec­tro­car­dio­gra­ma e in­clu­so un eco­car­dio­gra­ma de ser ne­ce­sa­rio”.

Se de­be te­ner en cuen­ta que lo co­rrec­to es efec­tuar las ope­ra­cio­nes en qui­ró­fa­nos con ins­ta­la­cio­nes y uten­si­lios pro­fe­sio­na­les. El doc­tor agre­gó que “es ne­ce­sa­rio con­tar con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra ca­da fa­ce­ta, pues mu­chos cirujanos op­tan por fun­gir co­mo anes­te­sió­lo­gos, lo cual pue­de afec­tar el re­sul­ta­do”. En cuan­to a to­dos aque­llos pro­ce­di­mien­tos que pro­me­ten me­jo­ras por me­dio de la in­yec­ción de sus­tan­cias, en­fa­ti­zó que “nin­gu­na sus­tan­cia se pue­de in­yec­tar a ex­cep­ción de la gra­sa del mis­mo pa­cien­te”.

“Una ci­ru­gía es­té­ti­ca exi­to­sa es ca­paz de pro­veer­nos un me­jor es­ta­do de áni­mo, que se ve­rá re­fle­ja­do en el tra­ba­jo y nues­tras re­la­cio­nes”, con­clu­yó el doc­tor. Pa­ra ello, es im­pres­cin­di­ble cum­plir con ca­da una de las eta­pas de re­vi­sión, ele­gir un ci­ru­jano con am­plia ex­pe­rien­cia y, por su­pues­to, se­guir ri­gu­ro­sa­men­te las in­di­ca­cio­nes pre­vias y pos­te­rio­res a la in­ter­ven­ción.

Av. In­sur­gen­tes Sur 826, Del Va­lle, CDMX ⁄ [.]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.