PI­CAS­SO REIN­VEN­TA­DO

El di­se­ña­dor pa­quis­ta­ní Omar Aqil re­in­ter­pre­ta el tra­ba­jo del pa­dre del cu­bis­mo a tra­vés de la re­crea­ción de pie­zas icó­ni­cas en 3D.

Chic Lifestyle Nacional - - Arte ⁄ - — Ana Qui­jano

Sea­mos sin­ce­ros, la tec­no­lo­gía ha vol­tea­do al mun­do de ca­be­za en to­dos los sen­ti­dos po­si­bles y el arte no se que­da atrás. ¿Te ima­gi­nas to­do lo que un ge­nio co­mo PA­BLO PI­CAS­SO hu­bie­ra po­di­do ha­cer con las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les de hoy en día? Qui­zás nun­ca lo sa­bre­mos… pe­ro lo que sí po­de­mos ha­cer es su­po­ner có­mo se ve­rían al­gu­nas de sus más fa­mo­sas obras si fue­ran im­pre­sas en 3D, es­to gra­cias al ho­me­na­je que el ar­tis­ta pa­quis­ta­ní OMAR AQIL rin­de al le­gen­da­rio ar­tis­ta es­pa­ñol.

Pi­cas­so lo­gró que pie­zas co­mo Les de­moi­se­lles d'avig­non (1907) y Guer­ni­ca (1937) se co­ro­na­ran co­mo re­fe­ren­tes de la pin­tu­ra mo­der­na. Sus pro­pues­tas rom­pie­ron con los es­que­mas tra­di­cio­na­les he­re­da­dos del Re­na­ci­mien­to al eli­mi­nar por com­ple­to la pers­pec­ti­va del vo­lu­men y el pun­to de vis­ta úni­co, dan­do lu­gar a una nue­va ten­den­cia que po­co a po­co fue de­no­mi­na­da co­mo cu­bis­mo. Es­ta idea re­de­fi­nió to­tal­men­te la vi­sión es­té­ti­ca de su épo­ca.

A más de 100 años de la arries­ga­da pro­pues­ta del pin­tor es­pa­ñol, el ar­tis­ta di­gi­tal Omar Aqil re­to­ma sus obras y las con­vier­te en es­cul­tu­ras tri­di­men­sio­na­les. A tra­vés de pro­gra­mas co­mo Ci­ne­ma 4D-vray, Pho­tos­hop e Illus­tra­tor, Aqil fue ca­paz de trans­por­tar las imá­ge­nes bi­di­men­sio­na­les ha­cia un plano tri­di­men­sio­nal, ju­gan­do con la abs­trac­ción geo­mé­tri­ca de Pi­cas­so y agre­gán­do­le un to­que per­so­nal y ac­tual.

Mu­jer sen­ta­da (1930), Fi­gu­ra Ne­gra (1948), Com­po­si­ción (1946), Bus­to de mu­jer son­rien­te (1949), Vi­sa­ge (1928) y Ho­me­na­je a los es­pa­ño­les que mu­rie­ron en Fran­cia (1946), fue­ron las seis obras ele­gi­das pa­ra el primer ejer­ci­cio lla­ma­do MIMIC I. En es­te ex­pe­ri­men­to que reali­zó a prin­ci­pios del año, Aqil lo­gró dar un gi­ro fres­co a las pie­zas al dar­les pro­fun­di­dad, mo­vi­mien­to y nue­vas pers­pec­ti­vas pa­ra el es­pec­ta­dor.

Aun­que el pa­quis­ta­ní ha es­tu­dia­do la tra­yec­to­ria y obra de Pi­cas­so des­de que ini­ció su ca­rre­ra, con­fe­só que no fue ta­rea sen­ci­lla re­crear las pie­zas. Su in­ten­ción de dar una nue­va im­pli­ca­ción a las obras fue to­do un re­to, ya que las imá­ge­nes hi­per­rea­lis­tas de la im­pre­sión 3D con­tras­tan con las es­truc­tu­ras com­ple­jas plas­ma­das en las pin­ce­la­das del es­pa­ñol.

Re­tra­tos atí­pi­cos –

En una se­gun­da en­tre­ga re­ve­la­da en oc­tu­bre, Omar Aqil con­ti­núa su es­tu­dio de las for­mas uti­li­za­das por Pa­blo Pi­cas­so. En es­ta se­rie ti­tu­la­da MIMIC II: RE­TRA­TOS ATÍ­PI­COS, el ilus­tra­dor pres­ta es­pe­cial aten­ción a los fon­dos y los con­vier­te en telones ex­pe­ri­men­ta­les con ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de ins­pi­ra­ción me­die­val.

Bra­zos des­nu­dos (1960), Ca­be­za de mu­jer (1939), El na­ve­gan­te (1938), Re­tra­to de una mu­jer (Do­ra Maar) (1942), Ca­ra gris con so­bre­ro blan­co (1947) y Bus­to de mu­jer (1943), fue­ron las obras ele­gi­das por el crea­ti­vo pa­ra se­guir con su lí­nea de tra­ba­jo. Aun­que la téc­ni­ca con­ti­núa sien­do la mis­ma, es­ta vez Aqil to­ma una di­rec­ción crea­ti­va más au­tó­no­ma al in­cor­po­rar sus pro­pias ideas en las obras de Pi­cas­so. Su osa­día ar­tís­ti­ca ofre­ce al pú­bli­co la opor­tu­ni­dad de re­in­ter­pre­tar pie­zas clá­si­cas en un con­tex­to ac­tual a tra­vés de la tec­no­lo­gía di­gi­tal.

La rein­ven­ción del len­gua­je abs­trac­to y su­rreal de Pi­cas­so, a tra­vés de la im­pre­sión tri­di­men­sio­nal, es un ejem­plo de có­mo la tec­no­lo­gía ha cam­bia­do el mun­do del arte. Sin em­bar­go, re­sul­ta inevi­ta­ble no en­con­trar una do­sis de iro­nía al pen­sar que las pie­zas geo­mé­tri­cas que al­gu­na vez re­de­fi­nie­ron el arte, sean a su vez re­de­fi­ni­das por una nue­va re­vo­lu­ción es­té­ti­ca an­cla­da en la tec­no­lo­gía.

[.]

“EL ES­TI­LO DEL AR­TIS­TA ES­PA­ÑOL EN EL EM­PLEO DE LAS SI­LUE­TAS Y LAS FOR­MAS DISTORSIONADAS FUE MI INS­PI­RA­CIÓN”. — omar aqil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.