NFL FANS

En ex­clu­si­va pa­ra Chic, la fa­mi­lia Ar­ce Sa­li­nas nos de­jó en­trar a su ho­gar, lu­gar don­de ini­cian los sue­ños y don­de pla­nean los via­jes in­ter­mi­na­bles a los cam­peo­na­tos. Mi­les de son­ri­sas y anéc­do­tas for­man par­te de és­ta his­to­ria.

Chic Magazine Tamaulipas - - Índice - POR: ESMERALDA GAR­CÍA/ FOTOS: FERMÍN RODRÍGUEZ

Jo­se­fa Sa­li­nas de Ar­ce, Ar­man­do Ar­ce Ser­na, Ar­man­do Ar­ce Sa­li­nas de 20 años, Andrés Ar­ce Sa­li­nas de 17 años y Pa­blo Ar­ce Sa­li­nas de 15 años son el me­jor equipo, son los me­jo­res cóm­pli­ces pa­ra or­ga­ni­zar y dar ma­gia a la pa­sión que los mue­ve, el de­por­te. La fa­mi­lia Ar­ce Sa­li­nas des­de ha­ce años si­gue el fút­bol, pa­sión que Ar­man­do, Andrés y Pa­blo han adop­ta­do pa­ra ha­cer ca­rre­ra. Fue una tar­de muy agra­da­ble, en don­de nos di­mos cuen­ta que cuando exis­te el apo­yo in­con­di­cio­nal de los pa­dres pa­ra dar cum­pli­mien­to a las me­tas de los hi­jos, no exis­ten los lí­mi­tes. Pa­dre de fa­mi­lia y de­por­tis­ta na­to, Ar­man­do con só­lo cin­co años de edad se unió a las fi­las del fút­bol pri­me­ro co­mo de­lan­te­ro, lue­go co­mo de­fen­sa cen­tral y a los tre­ce años tu­vo su pri­mer ex­pe­rien­cia co­mo por­te­ro, lle­gó a li­gas pro­fe­sio­na­les, hoy cuen­ta con el car­net de Director Téc­ni­co y fue pre­si­den­te del co­rre­ca­mi­nos. Jo­se­fa, siem­pre es­tu­vo en con­tac­to con el de­por­te, “Des­de muy pe­que­ña, mi pa­pá me lle­va­ba al es­ta­dio to­dos los do­min­gos, en las co­mi­das mi abue­lo ma­terno siem­pre sin­to­ni­za­ba los par­ti­dos, de ahí em­pe­cé a en­ten­der y que­rer el de­por­te, ju­gué de por­te­ra y de­lan­te­ra, cuando me hi­ce no­via de Ar­man­do fue cuando más me gus­tó el fút, lue­go Dios me re­ga­ló mis tres ni­ños que só­lo ven a tra­vés del fut­bol, des­de ahí mi vi­da se vol­vió más fut­bol.”

Sus tres hi­jos han per­te­ne­ci­do a un equipo pro­fe­sio­nal, Ar­man­do des­de muy chi­co de­mos­tró su don pa­ra el fút­bol, con tan só­lo cua­tro años ga­nó su pri­mer tro­feo de cam­peón go­lea­dor en los jue­gos La­sa­llis­tas, ac­tual­men­te es­tá en se­gun­da y con el pri­mer equipo. Andrés al prin­ci­pio no le agra­da­ban mu­cho los de­por­tes, no le gus­ta­ba que le sa­lie­ra agua de la ca­be­za, o sea que su­da­ra, pero a los ocho años des­pués de pa­sar por mu­chos de­por­tes, en­con­tró en la por­te­ría su po­si­ción ideal, si­guien­do los pa­sos de su pa­pá, aho­ra es un buen por­te­ro, hoy en día se en­cuen­tra con la ter­ce­ra y Pa­blo só­lo se de­di­ca al co­le­gio. “Es una sa­tis­fac­ción ver có­mo tus hi­jos que han tra­ba­ja­do muy du­ro pa­ra lo­grar sus sue­ños, lo ha­cen reali­dad. Es una pro­fe­sión muy di­fí­cil, pero co­mo to­do en la vi­da lo bueno cues­ta mu­cho sa­cri­fi­cio y de­di­ca­ción. Co­mo pa­dres les po­nes des­de chi­cos plu­mas a sus alas, y los apo­yas pa­ra que vue­len y muy al­to.” Hoy en el Su­per Bowl la fa­mi­lia se une pa­ra dis­fru­tar del en­cuen­tro, to­dos le van a los Fal­cons ex­cep­to Pa­blo que se in­cli­nó en és­ta oca­sión por los Pa­triots. “La unión fa­mi­liar, ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros pa­ra lle­gar a na­cio­na­les, tor­neos por to­do el país, que nos unie­ron más co­mo fa­mi­lia, tan­tas y tan­tas anéc­do­tas, can­cio­nes, etc. y pues tan so­lo ver la ca­ra de fe­li­ci­dad de nues­tros hi­jos cuando ter­mi­nan al­gún par­ti­do, y saber que son fe­li­ces es la sa­tis­fac­ción más gran­de.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.