To­can­do co­ra­zo­nes

Lo más her­mo­so de los tras­plan­tes, es la his­to­ria que hay de tras­fon­do, siem­pre hay al­guien que dio una par­te de sí, pa­ra sal­var a otra per­so­na, la co­noz­ca o no”

Chic Magazine Tamaulipas - - #Entrevista/social - POR: ESMERALDA GAR­CÍA / FO­TOS: FERMÍN RO­DRÍ­GUEZ Y RA­MÓN BALLINA

L a sa­lud es el in­gre­dien­te más im­por­tan­te en nues­tras vi­das, la cla­ve pa­ra rea­li­zar ca­da una de nues­tras ac­ti­vi­da­des y cum­plir nues­tros sue­ños. Hoy el doc­tor Jor­ge Re­né Sa­li­nas Graham, nos ex­pli­ca la im­por­tan­cia de la do­na­ción de ór­ga­nos. ¿Có­mo co­men­zó la cul­tu­ra de la do­na­ción? En Vic­to­ria ini­ció apro­xi­ma­da­men­te ha­ce 10 años, por ini­cia­ti­va de los doc­to­res Thel­ma Dra­gus­ti­no­vis, Mar­tín Ro­drí­guez y Jor­ge Sa­li­nas. Aún ac­ti­vos en el pro­gra­ma y fuer­tes pro­mo­to­res de la cul­tu­ra de do­na­ción en el es­ta­do. En Tam­pi­co la doc­to­ra Es­mir­la Chuy ha desem­pe­ña­do un pa­pel igual­men­te im­por­tan­te con la Fun­da­ción Hu­ma­ni­ta­ria de Tras­plan­tes en Ta­mau­li­pas, tan­to en la di­fu­sión co­mo los pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos qui­rúr­gi­cos de un tras­plan­te re­nal. ¿Có­mo ha si­do el ca­mino? Sa­be­mos que la gen­te no tien­de a do­nar El pro­gre­so ha si­do len­to, aún lu­cha­mos con mi­tos mal fun­da­men­ta­dos, que, fren­te al des­co­no­ci­mien­to so­bre el te­ma, las per­so­nas ten­de­mos a acep­tar sin cues­tio­nar, por im­pro­ba­bles que ellos pue­dan lle­gar a ser. Po­co a po­co es­ta­mos in­cre­men­tan­do el co­no­ci­mien­to po­pu­lar so­bre es­te te­ma, en­fa­ti­zan­do lo trans­pa­ren­te y le­gal de to­do el pro­ce­so e in­vi­tan­do a los in­tere­sa­dos no que sean do­na­do­res, pe­ro a que se in­for­men, y que en­ton­ces to­men su pro­pia de­ci­sión. ¿Qué ac­cio­nes rea­li­zan pa­ra la con­cien­ti­za­ción? Des­de el prin­ci­pio he­mos tra­ba­jo de la mano con Fun­da­ción ALE, ya sea por nues­tra par­te o en par­ti­ci­pa­ción con ellos se han im­par­ti­do múl­ti­ples plá­ti­cas en es­cue­las, uni­ver­si­da­des y cen­tros de tra­ba­jo, al­gu­nas de ellas con testimonios de re­cep­to­res de al­gún ór­gano o te­ji­do. Se han lle­va­do ca­rre­ras en pro de la cul­tu­ra de la do­na­ción, en­cuen­tros de pa­cien­tes tras­plan­ta­dos, ho­me­na­jes a las fa­mi­lias do­na­do­ras, en­tre­vis­tas de ra­dio y te­le­vi­sión. ¿Có­mo ha si­do tu ex­pe­rien­cia con los do­nan­tes y re­cep­to­res de or­ga­nos? Ca­da que se otor­ga una do­na­ción mul­ti­or­gá­ni­ca de una per­so­na que fa­lle­ció, don­de su fa­mi­lia a pe­sar del do­lor, en­cuen­tran en sus co­ra­zo­nes la bon­dad pa­ra au­to­ri­zar la do­na­ción, pa­ra sal­var la vi­da de des­co­no­ci­dos, to­do se re­su­me sim­ple­men­te en per­so­nas ayu­dan­do a otras per­so­nas. Pa­ra no­so­tros, es­tar sen­ta­dos en pri­me­ra fi­la, es un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio. ¿Cuán­tos tras­plan­tes han rea­li­za­do des­de que ini­cia­ron con Re­ci­cla­te? En Vic­to­ria he­mos rea­li­za­do 69 tras­plan­tes re­na­les, en mar­zo rea­li­za­re­mos tres más. En Tam­pi­co lle­va apro­xi­ma­da­men­te 30 tras­plan­tes re­na­les. El equi­po de cór­nea aca­ba de re­ba­sar la ci­fra de 200 tras­plan­tes. Ca­da uno de ellos sig­ni­fi­ca un pa­cien­te me­nos en he­mo­diá­li­sis, en el ca­so de las cór­neas, re­pre­sen­ta un pa­cien­te cie­go me­nos, una per­so­na me­nos que ten­ga que de­pen­der de otros pa­ra rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des.

¿Re­cuer­das al­gún tes­ti­mo­nio de al­gún do­nan­te o re­cep­tor que te ha­ya mar­car­do? Du­ran­te mi en­tre­na­mien­to en tras­plan­tes, una jo­ven de 21 años le do­nó en vi­da uno de sus ri­ño­nes al her­mano me­nor de su me­jor ami­go, ya que na­die más en su fa­mi­lia era com­pa­ti­ble. Cuan­do ella des­per­tó de su ci­ru­gía, lla­ma­da “ne­frec­to­mia” en don­de se ex­trae un ri­ñón, le pla­ti­qué que Eze­quiel (el re­cep­tor) se en­con­tra­ba bien y que el ri­ñón de ella, en el cuer­po de Eze­quiel se sen­tía co­mo en ca­sa, ya que co­men­zó a fun­cio­nar de in­me­dia­to. Es­to le dio mu­cha ale­gría, pe­ro me con­fe­só que sen­tía al­go de me­lan­co­lía, ya que sa­bía que des­pués de do­nar uno de sus ri­ño­nes, ella no po­dría te­ner hi­jos. Es­to me lla­mó mu­cho la aten­ción, y al in­te­rro­gar­la un po­co más, me con­fe­só que esa in­for­ma­ción la ha­bía ob­te­ni­do de una ve­ci­na, da­to que ja­más co­rro­bo­ró con nin­guno de sus doc­to­res. Al ex­pli­car­le que es­ta­ba mal in­for­ma­da, y sien­do ella una per­so­na com­ple­ta­men­te sa­na (mo­ti­vo por el cuál fue acep­ta­da pa­ra ser do­na­do­ra en vi­da) po­dría lle­var uno o va­rios em­ba­ra­zos de ma­ne­ra ha­bi­tual, co­mo si tu­vie­ra sus dos ri­ño­nes, en lu­gar de uno. Rom­pió en llan­to al en­te­rar­se que si po­dría for­mar una fa­mi­lia, y yo tu­ve que con­te­ner el mío, con­mo­vi­do por el sa­cri­fi­cio tan gran­de que ella es­tu­vo dis­pues­ta a ha­cer, a pe­sar de te­ner una idea equi­vo­ca­da, de­ci­dió aban­do­nar la po­si­bi­li­dad de ser ma­dre pa­ra sal­var la vi­da de Eze­quiel. ¿Có­mo te sien­tes de de­di­car­te a és­ta ra­ma de la me­di­ci­na? Los tras­plan­tes me ha per­mi­ti­do co­no­cer co­ra­zo­nes enor­me­men­te bon­da­do­sos, don­de uno pen­sa­ría que só­lo se ven en las pe­lí­cu­las. Por na­tu­ra­le­za so­mos bue­nos, los me­xi­ca­nos en par­ti­cu­lar. La ma­yo­ría de los ca­sos don­de se re­ci­be una ne­ga­ti­va an­te la do­na­ción es por fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el te­ma. Es­ta­mos tra­tan­do de cam­biar eso. Cuan­do hay un tras­plan­te re­nal de do­na­dor vi­vo, ya sea una ma­dre a su hi­jo, una hi­ja a su pa­dre, en­tre her­ma­nos, pri­mos, cón­yu­ges, o sim­ple­men­te ami­gos, a mi apre­cia­ción, esa gran ac­ción, da un men­sa­je sin que sus labios lo di­gan: te quie­ro tan­to que te doy un pe­da­ci­to de mi. ¿Así ó más hu­mano?

Te­ne­mos de­ce­nas de posters ilus­tra­ti­vos y ví­deos ex­pli­can­do ca­da par­te de és­te pro­ce­so, ade­más se cuen­ta con un a ba­se de da­tos en don­de cual­quie­ra pue­de re­gis­trar­se co­mo do­na­dor en www.re­ci­cla­te.com.mx y pos­te­rior­men­te com­par­tir su tar­je­ta de do­na­dor en Fa­ce­book.”

JOR­GE RE­NÉ SA­LI­NAS, JOR­GE SA­LI­NAS BARREDA Y VALERIA BARREDA LOMELIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.