Hom­bre de éxi­tos

De­di­car­se a la do­cen­cia es una de las la­bo­res más no­bles, aquel que de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da y cum­plien­do con una no­ta­ble ta­rea, asu­me el com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad de de­di­car su es­fuer­zo y amor a edu­car, fo­men­tar y orien­tar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ad

Chic Magazine Tamaulipas - - Índice - POR: IVETH GAR­CÍA / FO­TOS: JO­SÉ CHANG / LO­CA­CIÓN: IEST

Maes­tro y con­sa­gra­do, Abraham Cár­de­nas, ac­tual rec­tor del IEST, ha si­do con su ejem­plo de vi­da, un pro­mo­tor so­cial e ins­pi­ra­ción a la su­pe­ra­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes. Siem­pre en­tu­sias­ma­do por ha­cer im­pul­sar las obras edu­ca­ti­vas ca­tó­li­cas pa­ra que cum­plan con su mi­sión de im­pac­tar con pro­fun­di­dad a un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas. Na­ció en una fa­mi­lia en la cual la do­cen­cia es muy co­mún. “El maes­tro es un mo­de­lo de vi­da que de­ja hue­lla”.

Su ini­cio.

Ten­go una tra­yec­to­ria co­mo do­cen­te muy lar­ga que co­men­zó des­de el gus­to por la es­cue­la y el en­cuen­tro con bue­nos pro­fe­so­res, me pue­do acor­dar per­fec­ta­men­te de mis maes­tros de pri­ma­ria, con mu­cha ale­gría. Ten­go más de 30 años en la do­cen­cia y he tra­ba­ja­do des­de di­ver­sas pers­pec­ti­vas edu­ca­ti­vas. Co­men­cé dan­do cla­ses par­ti­cu­la­res sien­do uni­ver­si­ta­rio, lue­go co­mo for­ma­dor de jó­ve­nes con­sa­gra­dos, en el Ins­ti­tu­to Cum­bres dan­do cla­ses de mo­ral, en Pue­bla for­man­do el club del ECYD.

Los úl­ti­mos 25 años en áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas, en Da­llas co­la­bo­ran­do en el Co­le­gio High­lands, en Madrid im­pul­san­do y con­so­li­dan­do los co­le­gios Sem­per Al­tius en va­rios países o abrien­do al­gu­nos, co­mo el High­lands de Madrid. Des­pués, des­de Mon­te­rrey me to­có coor­di­nar la ope­ra­ción y cons­truc­ción de los ca­si 40 co­le­gios Sem­per Al­tius de ese te­rri­to­rio. Y fi­nal­men­te en la Anáhuac Mé­xi­co co­mo VR de Vi­da uni­ver­si­ta­ria, en la Anáhuac Sur co­mo VR Aca­dé­mi­co y lue­go co­mo rec­tor.

Aho­ra que es el nue­vo rec­tor ¿Có­mo es­tá vi­vien­do és­ta eta­pa?

Con mu­chí­si­mo en­tu­sias­mo por lo que se pue­de ha­cer, por la re­cep­ción tan hu­ma­na y afec­tuo­sa que he re­ci­bi­do y por el po­ten­cial tan am­plio que tie­ne la zo­na co­n­ur­ba­da y el mis­mo es­ta­do de Ta­mau­li­pas, lle­var es­te gran proyecto al si­guien­te gran pa­so me hon­ra pro­fun­da­men­te.

¿Qué le gus­ta ha­cer en sus ra­tos li­bres?

De­di­co buen tiem­po a la ora­ción, me­nos de lo que qui­sie­ra al de­por­te, co­mo co­rrer o el fút­bol y a la mú­si­ca. Aho­ra mi plan es bus­car es­pa­cios con­sis­ten­tes pa­ra mi te­sis doc­to­ral que ver­sa so­bre la edu­ca­ción en lí­nea.

¿Cuál es el rin­cón fa­vo­ri­to de su ho­gar y de la ins­ti­tu­ción?

En ca­sa po­dría de­cir que el co­me­dor, por­que es un cen­tro de con­vi­ven­cia muy gra­to; en el IEST me en­can­tan los ex­te­rio­res, so­bre to­do ese pa­si­llo en el que siem­pre hay alum­nos que tie­nen al­go nue­vo qué con­tar o pro­po­ner.

“MI ME­TA ES MAN­TE­NER Y CON­SO­LI­DAR EL GRAN PRES­TI­GIO DEL IEST QUE SE HA LA­BRA­DO EN ES­TOS 42 AÑOS. A SU VEZ, LO­GRAR UNA EXI­TO­SA IN­TE­GRA­CIÓN PLE­NA A LA RED ANÁHUAC”.

¿Cree que se na­ce con la vo­ca­ción do­cen­te?

Pien­so que se na­ce con la vo­ca­ción, pe­ro se cul­ti­va a lo lar­go de la vi­da. Si uno no tie­ne vo­ca­ción do­cen­te, pue­de ha­ber mu­cha in­fluen­cia que no da­rá re­sul­ta­do. Pe­ro si uno cuen­ta con una se­mi­lla y tie­ne bue­nos pro­fe­so­res, uno que­rrá ser co­mo ellos, sin­tien­do la fe­li­ci­dad y ple­ni­tud de un edu­ca­dor, un for­ma­dor.

¿Cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ce­sa­rias que con­si­de­ra que de­be te­ner el maes­tro ideal?

La pri­me­ra es que­rer a los alum­nos y la se­gun­da se­ría sa­ber exi­gir­les, res­pe­tan­do su per­so­na y su si­tua­ción, pa­ra lo­grar lo me­jor de sí mis­mos. En esa má­gi­ca com­bi­na­ción de apre­cio y exi­gen­cia es­tá el se­cre­to del buen maes­tro, del buen edu­ca­dor y, más aún, del buen for­ma­dor.

¿Có­mo ve a los jó­ve­nes de hoy en com­pa­ra­ción con las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res?

Esen­cial­men­te son los mis­mos. Un entrenador de fút­bol ame­ri­cano que tu­vo a equi­pos co­le­gia­les por más de 50 años (Nick Sa­ban) de­cía que eran igua­les. Que la úni­ca di­fe­ren­cia era la ho­rri­ble mú­si­ca que es­cu­cha­ban y la ro­pa que ves­tían. Pe­ro tie­nen al­gu­nos ras­gos que hay que en­ten­der pa­ra po­der co­mu­ni­car­se con ellos. Son tec­no­ló­gi­cos, sa­ben que to­do les ha si­do da­do, son narcisistas, in­di­vi­dua­lis­tas y es­tán acos­tum­bra­dos al mun­do del “to­do gra­tis”. La reali­dad es dis­tin­ta, la me­ri­to­cra­cia, la com­pe­ten­cia y la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar en equi­po ha­ce pa­sar ma­los mo­men­tos a nues­tros jó­ve­nes. Nues­tra mi­sión es acom­pa­ñar­les en la ma­du­ra­ción, en­se­ñar­los a de­ci­dir y a ver las con­se­cuen­cias de sus ac­tos, y pre­pa­rar­les pro­fe­sio­nal­men­te pa­ra un mun­do cam­bian­te.

¿Cuál es la me­jor en­se­ñan­za que le pue­de dar al alumno?

Ha­cer que el alumno por sí mis­mo, lo­gre una res­pues­ta per­so­nal y pro­fun­da a las pre­gun­tas más tras­cen­den­tes que han mar­ca­do la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad: ¿quién soy? ¿de dónde ven­go? ¿a dónde voy? ¿qué es el tiem­po, la vi­da y la muer­te? ¿qué pa­sa­rá des­pués? ¿cuál es mi mi­sión en la vi­da?

Les di­go que sean va­lien­tes, que sean arro­ja­dos, que ha­gan pro­yec­tos, y que an­te esa lu­cha de la apa­tía, siem­pre eli­jan el ries­go de la pa­sión por sus idea­les. Hay tan­tas no­bles ta­reas que pue­den im­pul­sar.

¿Cuá­les son las ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes que le ha de­ja­do es­tar en el sa­lón de cla­ses?

Que un alumno, des­pués de mu­cho tiem­po, di­ga que aque­llo que di­jo y que en­se­ñó tu­vo una in­fluen­cia po­si­ti­va en su vi­da. Es la mi­sión del maes­tro rea­li­za­da, al me­nos en un alumno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.