Yes­si­ca y Cris­ti­na

Chic Magazine Tamaulipas - - #Enportada - POR: IVETH GAR­CÍA / FO­TOS: JO­SÉ CHANG / LO­CA­CIÓN: CLUB DE INUDSTRIALES

Des­de que ini­cia­mos el via­je pa­ra el shoot de es­tas ta­len­to­sas jó­ve­nes, Yes­si­ca y Cris­ti­na, uni­das por la pasión del di­se­ño de jo­yas, nos pla­ti­ca­ron có­mo han lle­ga­do a ga­nar­se un lu­gar en la in­dus­tria.

HISTORIAS PRE­CIO­SAS

Los di­se­ña­do­res de jo­yas son una nue­va ge­ne­ra­ción de crea­do­res ca­pa­ci­ta­dos pa­ra con­cep­tua­li­zar, crear y desa­rro­llar pro­duc­tos, son quie­nes in­te­gran el ar­te con el di­se­ño, in­vo­lu­cran­do ma­te­ria­les pa­ra nue­vos con­su­mi­do­res.

Cla­ro ejem­plo de ello son Yes­si­ca y Cris­ti­na quie­nes se desen­vuel­ven apa­sio­na­da­men­te en es­ta ex­po­si­ción má­xi­ma de crea­ti­vi­dad. El di­se­ño de au­tor en México, en com­pa­ra­ción con el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, po­co a po­co ha ido ga­nan­do re­co­no­ci­mien­to.

En el país, exis­te la ex­po­si­ción de jo­ye­ría más im­por­tan­te y gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na, ti­tu­la­da Ex­po JO­YA, que se rea­li­za en Gua­da­la­ja­ra y tam­bién en la Ciu­dad de México, or­ga­ni­za­da por la Cá­ma­ra de Jo­ye­ría Ja­lis­co.

En cuan­to a la jo­ye­ría, ca­da pie­za que se fa­bri­ca es úni­ca y lle­va por me­dio mu­chas ho­ras de tra­ba­jo, re­quie­re per­fec­ción y ta­len­to por par­te del jo­ye­ro.

La ex­clu­si­vi­dad tam­bién es un te­ma muy im­por­tan­te pa­ra las co­lec­cio­nes, es igual a tu per­so­na­li­dad, lo que una per­so­na usa es lo que la de­fi­ne, si te im­por­ta la ca­li­dad del di­se­ño y los ma­te­ria­les en la jo­ye­ría.

En México tam­bién te­ne­mos mu­chí­si­mo ta­len­to y mu­cha gen­te se atre­ve a ex­pre­sar sus pro­pues­tas y son muy bue­nas.

YES­SI­CA RA­MÍ­REZ Pa­ra ella los de­ta­lles siem­pre fue­ron im­por­tan­tes, des­de pe­que­ña le en­can­ta­ba acom­pa­ñar a su ma­má a com­prar pie­dras pa­ra ha­cer co­lla­res y pul­se­ras y fi­jar­se en sus for­mas y tex­tu­ras. Se dio cuen­ta con el tiem­po de su pasión por el di­se­ño en la jo­ye­ría. Exac­ta­men­te, cuan­do se en­con­tra­ba en Ita­lia ha­cien­do su se­gun­do cer­ti­fi­ca­do en el di­se­ño y pro­duc­ción de la jo­ye­ría, el ver la can­ti­dad y la di­ver­si­dad de la jo­ye­ría allá, le abrió los ojos y vio la opor­tu­ni­dad de po­der ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos en las pie­zas. “Mi es­ti­lo lo de­fino co­mo na­tu­ral, ele­gan­te y a la vez mo­derno con­tem­po­rá­neo. Me en­can­ta se­guir las ten­den­cias con mi pro­pio es­ti­lo, muy fres­co y ju­ve­nil”. La his­to­ria de Frec­kle au­to­ría de Yes­si­ca, co­men­zó des­de el 2013. “Yo de­ci­dí que que­ría ha­cer, el nom­bre e in­clu­so el em­pa­que que son al­go que de­fi­ne mu­chí­si­mo a Frec­kle. Pe­ro no fue has­ta el 2014 que ini­cié a ven­der mi jo­ye­ría y a ver las opi­nio­nes del pú­bli­co y mis clien­tes. En el 2015 me gra­dué de di­se­ña­do­ra in­dus­trial con es­pe­cia­li­dad en em­pa­co­tec­nia, y mi te­sis fue 100 % mi pro­pia mar­ca, por lo que tu­ve que con­ven­cer a mi di­rec­to­ra de ca­rre­ra, y a bus­car com­pa­ñe­ras que qui­sie­ran en­fo­car su te­sis en mi mar­ca, y así fue. To­do un éxi­to, me im­pul­só a cre­cer Frec­kle y a que la gen­te en­ten­die­ra más la mar­ca gra­cias a to­do el avan­ce vi­sual que lo­gra­mos ob­te­ner. Aquí fue don­de aga­rró per­so­na­li­dad y se de­fi­nió mu­chí­si­mo más”. Los ma­te­ria­les que usa son siem­pre pla­ta ley .925, cuan­do los clien­tes quie­ren que sea de co­lor do­ra­do usa pla­ta ley .925 con cha­pa de oro y tam­bién de oro. Tra­ta de usar pie­dras que va­yan con la mar­ca. “Me en­can­ta el ópa­lo blan­co y el cuar­zo ro­sa. Sien­to que van muy re­la­cio­na­dos con la mar­ca. Pe­ro si tra­to de me­ter pie­dras y co­lo­res de to­dos los es­ti­los. La pla­ta es uno de los te­so­ros me­xi­ca­nos que es va­lo­ra­do en el in­te­rior del país pe­ro en el ex­te­rior tam­bién, en el fu­tu­ro veo a Frec­kle re­pre­sen­tan­do a México en gran­de don­de ha­ce­mos co­sas de ca­li­dad, con buen gus­to y so­bre to­do con mu­cha pasión”.

FREC­KLE BRIDES

A fi­na­les del 2016 abrió la tien­da en San Pe­dro Gar­za Gar­cía, que le ha ayu­da­do a dar­se a co­no­cer y en don­de sus clien­tes pue­den pe­dir­le di­se­ños per­so­na­li­za­dos. Jus­to es­te año en el 2017, abrió una sub-mar­ca que se lla­ma Frec­kle Brides, don­de ex­po­ne y di­se­ña ani­llos de com­pro­mi­so per­so­na­li­za­dos, pa­ra to­das esas re­la­cio­nes y no­viaz­gos que bus­can un di­se­ño con un sím­bo­lo más pro­fun­do.

CRIS­TI­NA RO­DRÍ­GUEZ

Con­si­de­ra­da co­mo una per­so­na muy ac­ti­va, le gus­ta te­ner una ru­ti­na y or­ga­ni­za su día, pa­ra ella la jo­ye­ría es su tra­ba­jo y a la vez su hobby fa­vo­ri­to. En su tiem­po li­bre le gus­tan las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre co­mo ir a Chi­pin­que y ha­cer yo­ga, o bien, com­par­tir mo­men­tos con su fa­mi­lia y ami­gas.

Una de las per­so­nas que han in­fluen­cia­do la pasión de Cris­ti­na fue su abue­li­ta ma­ter­na, ella ad­mi­ra­ba y apre­cia­ba la jo­ye­ría co­mo un ar­te, a Cris­ti­na des­de pe­que­ña le atra­jo la jo­ye­ría, po­co sa­bía del pro­ce­so pe­ro al­re­de­dor de los 15 años es­ta­ba con­ven­ci­da que es­tu­dia­ría di­se­ño in­dus­trial, por­que sa­bía que era la me­jor forma de lle­gar a su me­ta, po­co a po­co fue to­man­do opor­tu­ni­da­des y ha­cien­do pe­que­ñas ac­cio­nes, que sin sa­ber­lo la fue­ron lle­van­do a te­ner su pro­pia mar­ca.

“Me gus­ta com­bi­nar di­fe­ren­tes es­ti­los, es fá­cil iden­ti­fi­car mi apre­cia­ción y per­cep­ción del ar­te en mi jo­ye­ría. Mi pro­ce­so crea­ti­vo es ex­pe­ri­men­tal, por es­ta ra­zón ca­da pie­za lle­va un tra­ta­mien­to com­ple­ta­men­te ar­te­sa­nal, lo más im­por­tan­te pa­ra mi es crear una obra de ar­te”.

La his­to­ria de Cris­ti­na Ro­drí­guez. “Pa­ra lle­gar a crear la mar­ca, tu­ve que pa­sar por di­fe­ren­tes tra­ba­jos y prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les re­la­cio­na­das con mi ca­rre­ra de Di­se­ño In­dus­trial, la pri­me­ra puer­ta que se abrió fue cuan­do par­ti­ci­pé en un con­cur­so de jo­ye­ría, en el que que­dé en pri­mer lu­gar. Cons­tan­te­men­te me pre­gun­ta­ba, ¿qué me ha­ce di­fe­ren­te a to­dos los de­más egre­sa­dos? Mi so­lu­ción fue, ha­cer en to­tal tres se­mes­tres de prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les, ca­da uno en una em­pre­sa di­fe­ren­te, tu­ve la opor­tu­ni­dad de apren­der des­de ven­tas has­ta di­se­ño en 3D y fa­bri­ca­ción de jo­ye­ría. Gra­cias a to­do es­to y el apo­yo de per­so­nas en no­viem­bre del 2015 pu­de crear Cris­ti­na Ro­drí­guez”.

Tie­ne co­lec­cio­nes en la que to­das las pie­zas se pue­den re­pli­car y tam­bién una se­lec­ción don­de se mues­tran pie­zas que no se pue­den re­pli­car. Mu­chas ve­ces par­te de es­ta ex­clu­si­vi­dad que se ma­ne­ja en cuan­to al di­se­ño se de­be a la ra­re­za de la ge­ma que se es­tá uti­li­zan­do. “Es­ta es la par­te que más me gus­ta de la jo­ye­ría, te­ner una pie­za úni­ca que es­tá he­cha es­pe­cial­men­te pa­ra ti.”

En 5 años se ve lle­van­do la mar­ca exi­to­sa­men­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal y así po­der com­par­tir un po­co de nues­tra jo­ye­ría me­xi­ca­na con el res­to del mun­do. “Me en­can­ta tra­ba­jar con pla­ta y con oro. Dis­fru­to di­se­ñar uti­li­zan­do di­fe­ren­tes ge­mas co­mo dia­man­tes, mor­ga­ni­tas, tur­ma­li­nas, gra­na­tes, za­fi­ros y ru­bíes. Creo que por aho­ra la ma­yor ma­ne­ra de ha­cer es­to es en­fo­car­me a la ven­ta en lí­nea. Tam­bién me en­can­ta­ría aso­ciar­me con tien­das lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les don­de se pue­dan en­con­trar al­gu­nos de mis más ex­clu­si­vos di­se­ños”.

CRIS­TI­NA RO­DRÍ­GUEZ

Es una mar­ca de jo­ye­ría ar­te­sa­nal de es­ti­lo clá­si­co y ro­mán­ti­co. En cuan­to a tex­tu­ras, for­mas y ga­mas de co­lo­res le gus­ta com­bi­nar lo clá­si­co con lo ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.