EN POR­TA­DA: Angy De la Gar­za de Zo­rri­lla

La sen­ci­llez, la dul­zu­ra y el la­do hu­mano que ca­rac­te­ri­za a An­gé­li­ca a su pa­so, ha to­ca­do mi­les de vi­das, ha tras­cen­di­do por siem­pre es­tar al ser­vi­cio de los que la ne­ce­si­tan, hoy co­no­ce­rás más a fon­do es­ta his­to­ria de vi­da.

Chic Magazine Tamaulipas - - Ìndice - POR: IVETH GAR­CÍA / FO­TOS: ABRAHAM MAGOS

Du­ran­te es­te shoo­ting nos com­par­tió muy emo­cio­na­da so­bre su fa­ce­ta de ma­dre, de es­po­sa y de pri­me­ra da­ma. En es­ta oca­sión Ana Pao­la y Ale­jan­dro, no se en­con­tra­ban du­ran­te la se­sión, de­bi­do a sus ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas fue­ra de la ciudad, por su par­te San­tia­go, Emiliano, Jo­sé Luis y Jo­sé An­to­nio, fue­ron par­te de es­tos di­ver­ti­dos mo­men­tos en fa­mi­lia.

“Soy una mu­jer enamo­ra­da, rea­li­za­da, com­pro­me­ti­da y so­bre to­do agra­de­ci­da con la vi­da”.

Su ho­gar, es un lu­gar don­de se res­pi­ra paz y tran­qui­li­dad, el lu­gar fa­vo­ri­to de ella es la te­rra­za, por el ai­re fres­co y en don­de pue­de ob­ser­var a la na­tu­ra­le­za más de cer­ca. “Dis­fru­to mu­cho desa­yu­nar y comer con mi fa­mi­lia, ade­más de via­jar. Mis va­ca­cio­nes per­fec­tas se­rían en la pla­ya, sin te­lé­fono y sin re­loj”. En es­te si­tio, su fa­mi­lia dis­fru­ta de ca­da de­ta­lle y ac­ti­vi­dad que rea­li­zan jun­tos que ha­cen mo­men­tos ma­ra­vi­llo­sos. “Mi fa­mi­lia es de lo más di­ver­ti­da, con mis hi­jos he apren­di­do a ser va­lien­te, el amor in­con­di­cio­nal y so­bre to­do a dis­fru­tar de las co­sas sim­ples que la vi­da me ofre­ce”. Ca­da que nos men­cio­na­ba al­go so­bre sus hi­jos, le da­ba un bri­llo es­pe­cial a su mi­ra­da. “Pien­so que la me­jor en­se­ñan­za que le pue­do de­jar a mis hi­jos es, el es­fuer­zo, el rom­per ba­rre­ras, la ge­ne­ro­si­dad, ver siem­pre por los de­más y por en­ci­ma de las co­sas ser fe­li­ces con lo que reali­cen”. An­gé­li­ca nos com­par­tió co­mo es un día nor­mal en su vi­da. “Co­mien­za tem­prano a las 7 de la ma­ña­na. Atien­do mi ca­sa y mis hi­jos, pos­te­rior­men­te me in­cor­po­ro a las ac­ti­vi­da­des de mi agen­da en DIF. To­dos mis días son di­fe­ren­tes y eso real­men­te me en­tu­sias­ma”. Siem­pre se ha des­ta­ca­do por su gran co­ra­zón, que apren­dió de sus pa­pás. “Ellos me en­se­ña­ron ver por el bie­nes­tar de otras per­so­nas. Ser­vir es al­go que en­ri­que­ce y te de­ja gran­des sa­tis­fac­cio­nes y jun­to a mi es­po­so he ve­ni­do re­for­zan­do es­ta en­se­ñan­za, él es un apa­sio­na­do del ser­vi­cio a los de­más”.

“En unos años me veo jun­to a An­drés, con mis hi­jos, mis nie­tas y nie­tos, dis­fru­tan­do y vién­do­los cre­cer co­mo pro­fe­sio­nis­tas y se­res hu­ma­nos”.

Aho­ra ella se en­cuen­tra tra­ba­jan­do hom­bro con hom­bro en el pro­yec­to de su es­po­so, que le ha per­mi­ti­do co­no­cer gen­te ma­ra­vi­llo­sa. “Me sien­to ple­na tra­ba­jan­do con mi es­po­so, tra­ba­jan­do en for­ta­le­cer el nú­cleo fa­mi­liar de los ma­de­ren­ses, me con­ta­gia sin du­da su pa­sión por lo que ha­ce, sa­ber que pue­do ser­vir y ayu­dar a quien lo re­quie­ra y so­bre to­do en­con­trar en el ca­mino a gen­te con un gran co­ra­zón”. Ade­más, nos com­par­tió el me­jor con­se­jo pa­ra aque­llos jó­ve­nes que es­tán en bús­que­da de cons­truir una me­jor so­cie­dad.

“Ten­gan siem­pre pre­sen­tes los va­lo­res. Reali­cen to­do aque­llo que les gus­te pa­ra que desem­pe­ñen su tra­ba­jo des­de el co­ra­zón. Apren­dan to­do lo que pue­dan y es­cu­chen siem­pre a los adul­tos ma­yo­res y pro­cu­ren te­ner la­zos fuer­tes con su fa­mi­lia”.

Es una tra­yec­to­ria exi­to­sa, en la que se­gui­rá es­for­zán­do­se. “So­bre to­do se­guir siem­pre des­de don­de es­té de la mano de mi es­po­so, apo­yan­do a quien lo re­quie­ra y siem­pre dis­fru­tan­do de mi her­mo­sa fa­mi­lia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.