Poul Andrew en en­tre­vis­ta

Chic Magazine Tamaulipas - - Indice - TEX­TO: LAU­RA ESCAMILLA SO­TO

PAUL ANDREW, di­se­ña­dor in­glés de za­pa­tos, es el GE­NIO de­trás del CAL­ZA­DO de la mar­ca ita­lia­na. Su EX­PE­RIEN­CIA y sus pre­mios en el mun­do de la MO­DA lo han po­si­cio­na­do co­mo una FUER­ZA IN­NO­VA­DO­RA en la IN­DUS­TRIA del cal­za­do.

¿Qué re­pre­sen­ta pa­ra ti es­tar en uno de los pues­tos más im­por­tan­tes de la mar­ca?

Salvatore Ferragamo ha si­do una in­fluen­cia co­mo di­se­ña­dor pa­ra mí y otros di­se­ña­do­res de za­pa­tos a lo lar­go de nues­tras ca­rre­ras, así que el he­cho de que me en­tre­ga­ran las lla­ves del de­par­ta­men­to de za­pa­tos pa­ra mu­jer, y que me pi­die­ran que hi­cie­ra avan­zar a es­ta in­creí­ble mar­ca ita­lia­na pa­ra la si­guien­te ge­ne­ra­ción, es un ho­nor in­creí­ble, pe­ro tam­bién una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad.

Tra­ba­jar en Ferragamo pue­de ser un gran pe­so en tus hom­bros...

Sí, es un gran pe­so, pe­ro tam­bién es­toy muy emo­cio­na­do por eso. Cuan­do Salvatore Ferragamo fa­lle­ció en 1960, te­nía re­gis­tra­dos 50 mil pa­res de za­pa­tos en el ar­chi­vo de Ferragamo, así que es un gran re­to que con esos ele­men­tos icó­ni­cos, pue­da ha­cer que la mar­ca sea re­le­van­te pa­ra una nue­va ge­ne­ra­ción.

Tu ca­rre­ra es­tá lle­na de lo­gros, ¿có­mo te sien­tes al res­pec­to?

Ten­go una ca­rre­ra bas­tan­te lar­ga. Em­pe­cé a fi­na­les de los 90, cuan­do me gra­dué; mi pri­mer em­pleo fue con Ale­xan­der

McQueen, y más tar­de me mu­dé a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra tra­ba­jar con Nar­ci­so Ro­drí­guez, con Cal­vin Klein, des­pués con Don­na Ka­ran. Co­mo ve­rás, he tra­ba­ja­do en la in­dus­tria du­ran­te más de 17 años, an­tes de co­men­zar con mi pro­pia mar­ca, que aho­ra ya tie­ne cua­tro años. Un día se me acer­có la fa­mi­lia y el co­mi­té eje­cu­ti­vo de Ferragamo, y bueno, era una opor­tu­ni­dad de­ma­sia­do bue­na co­mo pa­ra re­cha­zar­la. Así que es­toy muy emo­cio­na­do por to­das las in­creí­bles opor­tu­ni­da­des que ten­go pa­ra ha­cer que Ferragamo sea gran­dio­so otra vez.

¿Có­mo lo­gras com­bi­nar In­gla­te­rra y Nue­va York pa­ra plas­mar­lo en tu tra­ba­jo?

Sí, na­cí en In­gla­te­rra, vi­vo en Nue­va York, y via­jo por el mun­do, to­do el tiem­po. Esa es la for­ma co­mo mu­cha gen­te mo­der­na vi­ve aho­ra, y creo que co­mo di­se­ña­dor eso es muy im­por­tan­te pa­ra mí. La in­fluen­cia de mi for­ma­ción bri­tá­ni­ca, y el he­cho de que mi pa­dre tra­ba­jó pa­ra la rei­na de In­gla­te­rra (era el ta­pi­ce­ro en el Cas­ti­llo Real), in­flu­ye­ron mu­cho en mí. Cre­cí en un en­torno in­creí­ble de ar­tis­tas, ma­te­ria­les, con­fec­ción y tam­bién de apre­cia­ción por el tra­ba­jo ar­te­sa­nal. Mien­tras que mi ma­má era eje­cu­ti­va de una com­pa­ñía de compu­tado­ras, así que te­nía esa in­fluen­cia de tec­no­lo­gía e in­no­va­ción. En In­gla­te­rra, mi pri­mer tra­ba­jo fue con McQueen, gran par­te de mi la­bor era rom­per mol­des, ha­cer que las co­sas avan­za­ran y crear los pro­duc­tos más in­creí­bles, real­men­te no nos preo­cu­pa­ba mu­cho qué tan co­mer­cia­les iban a ser. Cuan­do me mu­dé a Es­ta­dos Uni­dos, apren­dí mu­cho acer­ca de có­mo cons­truir una colección Mquoen ftuee­rrae­ya. trac­ti­va, pe­ro que tam­bién se pu­die­ra ven­der. Y to­do el tiem­po que pa­sé en Ita­lia apren­dí mu­cho so­bre el as­pec­to ar­te­sa­nal y la for­ma ar­tís­ti­ca de fa­bri­car za­pa­tos. Com­bi­nar to­das esas in­fluen­cias co­mo di­se­ña­dor me ha be­ne­fi­cia­do mu­cho, por­que apre­cio la fa­bri­ca­ción, sé có­mo ha­cer­los y có­mo ven­der­los, así que co­mo di­se­ña­dor es una com­bi­na­ción asom­bro­sa.

Ha­ces, ca­si, de to­do…

En cier­ta for­ma, sí ha­go to­do. Cuan­do eres el due­ño de una com­pa­ñía, eres to­do. Pe­ro con suer­te, pue­do to­mar to­das esas co­sas y lle­var­las a Ferragamo, pa­ra ayu­dar­le a es­ta­ble­cer una mar­ca de mo­da que sea re­le­van­te en es­te mo­men­to.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne la tec­no­lo­gía en el di­se­ño de tus pie­zas?

Mi fi­lo­so­fía pa­ra ha­cer que pro­gre­se la mar­ca es que ha­ya una com­bi­na­ción de al­ta tec­no­lo­gía y un al­to ni­vel ar­te­sa­nal, que tie­ne to­do que ver con mi for­ma­ción. Así que es­ta colección de za­pa­tos tie­ne un gran ni­vel ar­te­sa­nal y ar­tís­ti­co, pe­ro siem­pre se in­cor­po­ra un ni­vel tec­no­ló­gi­co de van­guar­dia. Ya sea la ar­qui­tec­tu­ra del za­pa­to, la for­ma co­mo se ha­ce, los ac­ce­so­rios o, in­clu­so, los ta­co­nes. To­dos es­tos ta­co­nes se hi­cie­ron en fá­bri­cas de au­to­mó­vi­les, por ejem­plo.

La pri­mer colección de za­pa­tos pa­ra da­ma de Paul.

Y vol­vien­do al di­se­ño de tu nue­va colección, ¿qué es lo que ves en una mu­jer que te ins­pi­ra a crear es­tas co­sas her­mo­sas?

Ado­ro a las mu­je­res. Sien­to que mi tra­ba­jo es ha­cer que se sien­tan más her­mo­sas, no hay otra co­sa peor pa­ra mí que ver a una mu­jer ca­mi­nan­do por la ca­lle usan­do un par de za­pa­tos que la pa­ra­li­ce, con los que no pue­da ca­mi­nar, no hay na­da sexy o ele­gan­te en eso. Mi am­bi­ción co­mo di­se­ña­dor es, in­de­pen­dien-te­men­te del ta­ma­ño del ta­cón, que el za­pa­to siem­pre se pue­da uti­li­zar, sea có­mo­do y atrac­ti­vo. To­da la nue­va tec­no­lo­gía que agre­gué en los nue­vos za­pa­tos de Ferragamo cam­bió com­ple­ta­men­te el ajus­te y la ar­qui­tec­tu­ra de ca­da uno de ellos. La lon­gi­tud, el an­cho y la pro­por­ción son to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Tam­bién agre­gué una plan­ti­lla acol­cha­da que tie­ne me­mo­ria, es co­mo un col­chón pa­ra tu pie que no se ve des­de el ex­te­rior, só­lo cuan­do te po­nes el za­pa­to des­cu­bres es­ta in­creí­ble co­mo­di­dad.

Cuan­do ves es­te ti­po de ta­cón po­drías pen­sar que es di­fí­cil ca­mi­nar con ellos…

Sí, pue­des pen­sar eso, pe­ro en reali­dad es un asom­bro­so equi­li­brio de la ar­qui­tec­tu­ra del za­pa­to. El vo­lu­men es­tá en el fon­do; si ob­ser­vas es­te ta­cón, no­tas que hay un vo­lu­men mu­cho me­nor en el pi­so, así que de he­cho es un za­pa­to ex­tre­ma­da­men­te có­mo­do pa­ra ca­mi­nar.

Salvatore Ferragamo se tra­ta de mu­cha de tra­di­ción, mu­cha his­to­ria. ¿Có­mo traes eso a la ac­tua­li­dad?

Es cier­to, digo, la mar­ca se cons­tru­yó so­bre mu­chos ele­men­tos, pe­ro tam­bién tie­ne 90 años. Tú sa­bes, Ferragamo na­ció en Holly­wood, el pri­mer ta­ller que tu­vo fue en Holly­wood, ves­tía a to­das las es­tre­llas holly­woo­den­ses en las dé­ca­das de los 20, 30 y 40. To­das las es­tre­llas de esa era usa­ban Ferragamo, y eso lo pu­so en el ma­pa co­mo za­pa­te­ro. Des­pués re­gre­só a Ita­lia y abrió su com­pa­ñía de za­pa­tos, y to­do lo que ha­cía cap­tu­ra­ba ese gla­mour holly­woo­den­se, pe­ro tam­bién hi­zo que se pu­die­ran usar en to­do mo­men­to, por­que al mis­mo tiem­po tam­bién es­tu­dió anato­mía, así que creó los za­pa­tos más có­mo­dos. Y lue­go em­pe­zó la gue­rra, así que no ha­bía cue­ro dis­po­ni­ble, co­men­zó a tra­ba­jar con ar­te­sa­nos en las pla­zas en Flo­ren­cia,

que ha­cían ca­nas­tas o ma­cra­mé, y les pi­dió que hi­cie­ran la par­te su­pe­rior del za­pa­to, es­to se an­ti­ci­pó to­tal­men­te a la épo­ca. Y en­ton­ces, mi idea es re­gre­sar la aten­ción a eso, a esa fi­lo­so­fía. Te­ne­mos que pen­sar de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da en el fu­tu­ro, par­ti­ci­par con ar­te­sa­nos e in­cor­po­rar avan­ces tec­no­ló­gi­cos pa­ra pro­du­cir no só­lo los za­pa­tos más atrac­ti­vos, sino los más du­ra­de­ros y có­mo­dos en el mer­ca­do.

Veo que tam­bién tie­nes za­pa­tos y snea­kers con tec­no­lo­gía de te­nis de­por­ti­vo.

Ha­ce un año es­ta tec­no­lo­gía so­lo se usa­ba en te­nis, pe­ro aho­ra ha­ce­mos za­pa­tos de ta­cón al­to con es­ta mis­ma téc­ni­ca de “cal­ce­ta”. Es­ta idea se me ocu­rrió por­que Salvatore fue a Kio­to, vio a las geis­has uti­li­zan­do las cal­ce­tas con las sandalias, y re­gre­só a Ita­lia pa­ra di­se­ñar el pri­mer za­pa­to de “cal­ce­ta”, así fue co­mo na­ció mi in­ter­pre­ta­ción del za­pa­to-cal­ce­ta pa­ra 2017.

El año pa­sa­do te die­ron el pre­mio al di­se­ña­dor del año, ¿crees que po­drás ga­nar­lo nue­va­men­te?

¡Quién sa­be! Los pre­mios son im­por­tan­tes por­que es el re­co­no­ci­mien­to de tus co­le­gas, del CFDA, o de quien ha­ce el re­co­no­ci­mien­to. Sin em­bar­go, yo no ha­go es­to pa­ra ga­nar pre­mios, ten­go tan­to amor y pa­sión por el pro­duc­to, que eso es su­fi­cien­te. Si ese pro­duc­to re­sue­na en el mer­ca­do, con las mu­je­res y con la in­dus­tria de la mo­da, en­ton­ces me emo­cio­na, pe­ro no di­se­ño pa­ra ser pre­mia­do.

“UN DESAFÍO Y UNA OPOR­TU­NI­DAD… ASÍ ES TRA­BA­JAR EN FERRAGAMO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.