Jai­me Turrubiates

PA­RA SO­BRE­SA­LIR EN EL IM­PLA­CA­BLE MUN­DO DE LOS NE­GO­CIOS SE DE­BE TE­NER PA­SIÓN, ADE­MÁS DE HA­BI­LI­DA­DES Y CA­PA­CI­DA­DES HU­MA­NAS ES­PE­CÍ­FI­CAS QUE JAI­ME HA EN­CON­TRA­DO EN SÍ, LAS CUA­LES LO HAN LLE­VA­DO A CON­SO­LI­DAR SUS IDEAS, IN­CRE­MEN­TAN­DO SU PO­TEN­CIAL EM­PRE­SA­RIAL.

Chic Magazine Tamaulipas - - Indice - POR: IVETH GAR­CÍA / FOTOS: JO­SÉ MA­RÍA LÓ­PEZ / LO­CA­CIÓN: SIM­PLE­MEN­TE DELI

A su cor­ta edad, Jai­me Turrubiates ya man­te­nía gran­des ex­pec­ta­ti­vas. “Siem­pre pen­sé que ser em­pre­sa­rio iba a ser mi vi­da, tu­ve la opor­tu­ni­dad de de­di­car­me a otras ra­mas, pe­ro nun­ca per­dí mi en­fo­que”. La pa­la­bra im­po­si­ble no se en­con­tra­ba den­tro de su vo­ca­bu­la­rio, des­de pe­que­ño em­pe­zó a tra­ba­jar, le gus­ta­ban las res­pon­sa­bi­li­da­des y ga­nar di­ne­ro. “Ha­cia múl­ti­ples man­da­dos, ven­día pe­rió­di­cos usa­dos, bo­te­llas, la­va­ba ca­rros, cual­quier actividad pa­ra ge­ne­rar un in­cen­ti­vo mo­ne­ta­rio”. “Des­de ni­ño siem­pre vi mi fu­tu­ro co­mo em­pre­sa­rio, me sien­to muy or­gu­llo­so de lo que he lo­gra­do, Dios me ha pues­to a la­do de gen­te muy ca­paz que con su apo­yo ha si­do fun­da­men­tal pa­ra mi cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal”. Tu­vo la di­cha de per­te­ne­cer a un equi­po de pri­me­ra di­vi­sión, en­tre­na­ba y asis­tía a la es­cue­la, pe­ro se de­ci­dió por de­jar el fút­bol y de­di­car­se cien por cien­to a la uni­ver­si­dad. “Que­ría ter­mi­nar la es­cue­la y se­guir con mi sue­ño de em­pren­di­mien­to, me ca­sé a los 21 años, a los 24 ya te­nía un hi­jo, era un jo­ven con mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des, al fi­na­li­zar la uni­ver­si­dad me fui a tra­ba­jar a la to­rre eje­cu­ti­va en Mé­xi­co de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos, con un ni­vel de su­per­in­ten­den­te de zo­na a los 25 años, se­guía pen­san­do que era un em­plea­do más pa­ra una pa­ra­es­ta­tal, per­ma­ne­cía ahí por apo­yar a mi fa­mi­lia, has­ta que de­ci­dí re­nun­ciar”. De un po­de­ro­so ca­rác­ter, siem­pre con­fian­do en sus cua­li­da­des, co­mo la te­na­ci­dad, la con­fian­za y la res­pon­sa­bi­li­dad, siem­pre sa­lió ade­lan­te de­di­cán­do­se ín­te­gra­men­te a ca­da pro­yec­to que veía. “Mien­tras tra­ba­ja­ba en PE­MEX me com­pré un ca­mión y lo ren­ta­ba, des­pués com­pré más ca­mio­nes, pos­te­rior­men­te ca­sas, em­pe­cé a te­ner re­pre­sen­ta­cio­nes internacionales, me con­ver­tí en pro­vee­dor, con­ti­nué con unos com­pa­ñe­ros co­mo pro­vee­do­res y con­tra­tis­tas de pa­ra­es­ta­ta­les y ha­ce 25 años ini­cié con res­tau­ran­tes.” El sa­ber­se que po­dría lo­grar cual­quier co­sa era una de sus prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes, “Es mi vi­da, sa­lir a la ca­lle y ha­cer lo que me gus­ta, mi mé­to­do es ver lo que quie­ro, tra­ba­jar en lo que ten­go que ha­cer pa­ra lle­gar ahí, con esa in­yec­ción ne­ce­sa­ria de adre­na­li­na pa­ra ca­da mo­men­to, así se for­ja el éxi­to, no so­lo hay que por­tar la ca­mi­se­ta, hay que su­dar­la, y es me­jor de la mano de la fa­mi­lia, a quie­nes quie­ro ver cre­cer, tan­to a mis hi­jos y nie­tos, pien­so que ape­nas va­mos co­men­zan­do, creo fir­me­men­te en mí.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.