EL SI­LEN­CIO, NUE­VA TEN­DEN­CIA

Es un lu­jo des­co­nec­tar­se de to­do

Chic Passport Monterrey - - ÍNDICE MAYO - POR MA­RÍA ELE­NA GA­LLE­GOS

Acep­té­mos­lo, vi­vi­mos en una épo­ca en la que con­se­guir un po­co de paz es ca­si im­po­si­ble con el es­trés del trá­fi­co, tu te­lé­fono so­nan­do con ca­da no­ti­fi­ca­ción, la mú­si­ca mien­tras tra­ba­jas y has­ta los ve­ci­nos que co­mien­zan un pro­yec­to de res­tau­ra­ción ho­ga­re­ña el día que de­ci­dis­te dor­mir has­ta tar­de. Por ello, te de­ci­mos có­mo via­jar pa­ra ob­te­ner un nue­vo lu­jo: el si­len­cio. Al­gu­nas op­cio­nes con to­das las co­mo­di­da­des de un ho­tel de lu­jo son el re­sort CO­MO PARROT CAY en Is­las Tur­cas y Cai­cos, don­de la cal­ma im­pe­ra al si­tuar­se en una is­la pri­va­da, y CONSTANCE TSARABANJINA, un oa­sis eco

chic al la­do de la cos­ta no­roes­te de Ma­da­gas­car que al es­tar in­mer­so en un lu­gar re­mo­to te per­mi­te ha­cer un de­tox di­gi­tal. La ten­den­cia tam­bién ha si­do adop­ta­da por ce­le­bri­da­des co­mo Mia Fa­rrow, Oprah y Gi­se­le Bünd­chen, quie­nes han ele­gi­do al­ter­na­ti­vas más "ra­di­ca­les" co­mo re­ti­ros de si­len­cio. Al­gu­nos de los si­tios más po­pu­la­res pa­ra ello, don­de pue­des vi­vir la ex­pe­rien­cia des­de tres has­ta más de 10 días, son GAIA HOU­SE en el con­da­do de De­von, Reino Uni­do, BALI SILENT

RETREAT en Bali, In­do­ne­sia, y PACHAMAMA en Gua­na­cas­te, Cos­ta Ri­ca.

— www.co­moho­tels.com/pa­rrot­cay www.cons­tan­ceho­tels.com www.gaiahou­se.co.uk www.ba­li­si­len­tre­treat.com www.pachamama.com

EL HO­TEL SE HA ES­FOR­ZA­DO EN TE­NER LA ME­JOR ACÚSTICA DE LA CIU­DAD, IN­CLU­SO CO­LO­CÓ NUE­VAS COR­TI­NAS DE VI­NI­LO PA­RA QUE UNA VEZ CE­RRA­DAS, ABSORBAN LA MA­YOR PAR­TE DEL RUI­DO EX­TE­RIOR.

Sin em­bar­go, no ten­drás que es­pe­rar a lle­gar a tu des­tino pa­ra co­men­zar un via­je a la in­tros­pec­ción, ya que hay ae­ro­puer­tos que cuen­tan con im­ple­men­ta­cio­nes al res­pec­to. En­tre ellos, el AE­RO­PUER­TO INTERNACIONAL DE FRANK­FURT con re­cin­tos equi­pa­dos pa­ra rea­li­zar yo­ga, "si­llas si­len­cio­sas" con­tra el rui­do am­bien­tal y dos áreas de re­la­ja­ción pa­ra que to­mes una pau­sa an­tes de abor­dar. El AE­RO­PUER­TO DE HEL­SIN­KI tam­bién adop­tó es­ta ten­den­cia, por lo que aho­ra los anun­cios sobre vue­los se rea­li­zan so­la­men­te en las sa­las de abor­dar y no en to­da la ter­mi­nal; ade­más cuen­ta con cáp­su­las de des­can­so GOSLEEP, don­de se pue­de to­mar una sies­ta de 15 mi­nu­tos o va­rias ho­ras. Op­cio­nes si­mi­la­res han si­do ins­ta­la­das en otros ae­ro­puer­tos, co­mo el de Du­bái, Abu Da­bi y To­kio. Con aún más pri­va­ci­dad, el AE­RO­PUER­TO INTERNACIONAL HA­MAD en Doha ofre­ce si­len­cio­sas sa­las de des­can­so con ilu­mi­na­ción te­nue y sec­cio­nes por se­pa­ra­do pa­ra hom­bres y mu­je­res. Tam­bién en­con­tra­rás su AL MOURJAN BU­SI­NESS LOUN­GE de Qa­tar Air­ways con áreas es­pe­cia­les pa­ra apar­tar tu men­te. Otro ejem­plo es el ae­ro­puer­to de Co­pen­ha­gue y su SILENT LOUN­GE, un es­pa­cio di­se­ña­do pa­ra dis­fru­tar una at­mós­fe­ra de tran­qui­li­dad. Lo me­jor de to­do es que en tu pró­xi­mo via­je de ne­go­cios po­drías ob­te­ner es­ta ex­pe­rien­cia, pues los ho­te­les ci­ta­di­nos de igual mo­do apues­tan por brin­dar una ex­pe­rien­cia que te aís­le el mun­do ex­te­rior al co­lo­car pa­re­des más grue­sas, li­mi­tar el vo­lu­men de la te­le­vi­sión e ins­ta­lar vi­drio de ais­la­mien­to acús­ti­co en sus ven­ta­nas. Ha­ce dos años, el W MEXICO CITY im­ple­men­tó al­gu­nas de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra evi­tar que el so­ni­do mo­les­te a sus clien­tes. Y aun­que to­das esas ame­ni­da­des sig­ni­fi­quen un pre­cio más ele­va­do a la ho­ra de re­ser­var, en de­fi­ni­ti­va va­le la pe­na.

CO­MO PARROT CAY, IS­LAS TUR­CAS Y CAI­COS

CO­MO PARROT CAY

GOSLEEP AE­RO­PUER­TO DE FRANK­FURT AL MOURJAN BU­SI­NESS LOUN­GE

W MEXICO CITY

W MEXICO CITY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.