BAHIA DE MAN­ZA­NI­LLO

UN PA­RAÍ­SO EN EL PA­CÍ­FI­CO

Chic Passport Nacional - - PUBLIRREPORTAJE -

Si bien la Bahía de Man­za­ni­llo es la rei­na de las pla­yas de es­ta en­ti­dad, Co­li­ma cuen­ta con más de 150 ki­ló­me­tros de li­to­ral cos­te­ro que van des­de Ba­rra de Na­vi­dad has­ta Pla­ya Bo­ca de Api­za. Ha­ce 32 años, la cons­truc­ción de Las Ha­das le dio a las pla­yas co­li­men­ses, y en es­pe­cial a Man­za­ni­llo, el ni­vel de des­tino tu­rís­ti­co mun­dial, lo que cons­ti­tu­yó el ini­cio de un desa­rro­llo en el que se fue­ron edi­fi­can­do otros ho­te­les, que hoy lo in­clu­yen co­mo un gran cen­tro de pla­ya dón­de va­ca­cio­nar. En la ac­tua­li­dad, el es­ta­do de Co­li­ma se po­si­cio­na a tra­vés de sus mi­cro­cli­mas, sus mi­le­na­rias pie­zas de ce­rá­mi­ca y los más con­tras­tan­tes pai­sa­jes a unos po­cos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia unos de otros. Co­li­ma es una en­ti­dad pe­que­ña, pe­ro eso sus ha­bi­tan­tes lo to­man con sen­ti­do del hu­mor y ha­cen chis­tes co­mo el que afir­ma que “Co­li­ma es un es­ta­do de pri­me­ra... por­que si me­tes se­gun­da te sa­les a otra par­te”. Pe­ro, pre­ci­sa­men­te, sus di­men­sio­nes son las que ha­cen po­si­ble es­tar en me­nos de dos ho­ras por ca­rre­te­ra, lo mis­mo en una ciu­dad cul­ta, que en un bos­que de co­ní­fe­ras o en una pla­ya con gran­des ho­te­les. Por ejem­plo, a 70 ki­ló­me­tros de Man­za­ni­llo, ha­cia el sur, se lo­ca­li­za Cu­yutlán, un tran­qui­lo po­bla­do don­de pa­re­ce no su­ce­der na­da. La vi­da trans­cu­rre tran­qui­la y es co­mún ver a sus ha­bi­tan­tes sen­ta­dos en las puer­tas abier­tas de sus ca­sas, re­fres­cán­do­se en las ve­ran­das y vien­do pa­sar la vi­da fren­te a sus ojos con la tran­qui­li­dad que só­lo se per­ci­be en tie­rras co­mo és­ta. Sin em­bar­go, es­ta per­cep­ción re­sul­ta en­ga­ño­sa, ya que pa­ra el vi­si­tan­te, Cu­yutlán pue­de ser un des­tino de mu­cha ac­ti­vi­dad y di­ver­sión, prin­ci­pal­men­te du­ran­te pri­ma­ve­ra y ve­rano que es cuan­do apa­re­ce la fa­mo­sa Ola Ver­de, una ma­re­ja­da de al­tas cres­tas que los fa­ná­ti­cos del surf y el wind­surf apre­cian mu­cho, por lo cual lle­gan ca­da año de di­ver­sas par­tes del mun­do pa­ra apro­ve­char­las y prac­ti­car su de­por­te fa­vo­ri­to. El an­te­ce­den­te prin­ci­pal de es­te fe­nó­meno se re­mon­ta a va­rias dé­ca­das, cuan­do hi­zo ac­to de pre­sen­cia la ya mí­ti­ca Ola Ver­de ori­gi­nal de, por cier­to, no muy bue­nos re­cuer­dos. Fue en ju­nio de 1932 cuan­do en el pue­blo su sus­ci­tó una se­rie de tem­blo­res. Pe­ro sien­do Co­li­ma tie­rra de vol­ca­nes, a na­die sor­pren­dió es­tá ac­ti­vi­dad te­lú­ri­ca a la cual es­tán acos­tum­bra­dos. La vi­da no se al­te­ró en es­te si­tio que en­ton­ces era el bal­nea­rio pre­fe­ri­do de la re­gión, por su fi­na are­na. Esa fue la ra­zón por la cual el su­ce­so los to­mó por sor­pre­sa. La ma­ña­na del día 22 vol­vió a tem­blar y al es­tre­me­ci­mien­to de la tie­rra le si­guió un ma­re­mo­to. Sin más, los lu­ga­re­ños vie­ron de pron­to apa­re­cer so­bre ellos una in­men­sa ola de en­tre vein­te y trein­ta me­tros de al­to, aun­que el ta­ma­ño va­ría de­pen­dien­do de quién cuen­te hoy la his­to­ria. Pe­ro en lo que to­dos coin­ci­den es en que la gran cor­ti­na de agua que los en­vol­vió prác­ti­ca­men­te se tra­gó al pue­blo al re­ven­tar más de cien me­tros tie­rra aden­tro, lle­gan­do has­ta don­de se ubi­ca­ba la es­ta­ción fe­rro­via­ria. En un abrir y ce­rrar de ojos, Cu­yutlán que­dó en rui­nas e in­co­mu­ni­ca­do, de­bi­do a que fue­ron des­trui­dos los caminos e inun­da­da la vía del tren. Des­de en­ton­ces, la Ola Ver­de se vol­vió una le­yen­da que, afor­tu­na­da­men­te, no ha vuel­to a apa­re­cer en esas pro­por­cio­nes, pe­ro sí en ta­ma­ño y fuer­za su­fi­cien­tes co­mo pa­ra con­ver­tir­se en un cen­tro de atrac­ción de sur­fis­tas de to­do el mun­do. En­tre otros de los atrac­ti­vos de es­ta lo­ca­li­dad se en­cuen­tra el Mu­seo de la Sal, un rús­ti­co re­cin­to de paredes de ma­de­ra, que da­ta de fi­na­les del si­glo XIX, con te­cho de pal­ma y pi­so de tie­rra, don­de el vi­si­tan­te apren­de to­do el pro­ce­di­mien­to que se re­quie­re rea­li­zar pa­ra con­se­guir ese adi­ta­men­to cu­li­na­rio tan im­por­tan­te que es la sal. Ade­más, tam­bién mues­tra al­gu­nas pie­zas ar­queo­ló­gi­cas en­con­tra­das en la re­gión, co­mo te­pez­cuintles, uten­si­lios do­més­ti­cos y pie­zas de ce­rá­mi­ca, así co­mo res­tos óseos de ballenas. Dos atrac­ti­vos más son el es­te­ro El Pa­raí­so, don­de es po­si­ble na­ve­gar en ca­noa pa­ra ob­ser­var dis­tin­tas es­pe­cies de aves y fau­na acuá­ti­ca; y el cen­tro eco­ló­gi­co El Tor­tu­ga­rio, don­de en épo­ca de eclo­sión, en­tre agos­to y enero, se les per­mi­te a los vi­si­tan­tes li­be­rar tor­tu­gas en la pla­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.