– TU CA­SA EN EL PA­RAÍ­SO

HAY DES­TI­NOS EN MÉ­XI­CO EN LOS QUE DE­JAS UN PE­DA­ZO DE TI, HOL­BOX ES UNO DE ELLOS. ES­PE­CIAL­MEN­TE SI ES DE LA MANO DE UN HO­TEL BOU­TI­QUE CO­MO ÉS­TE.

Chic Passport Nacional - - ÍNDICE JULIO - POR LAU­RA BUR­GOS

Via­ja­mos al me­jor ho­tel bou­ti­que en Hol­box

Es di­fí­cil re­co­men­dar un lu­gar así sin que pa­rez­ca exa­ge­ra­ción, pe­ro real­men­te es­te rin­cón en el Ca­ri­be te ofre­ce un pa­raí­so pa­ra don­de mi­res. SER CASASANDRA na­ció co­mo un ho­gar pa­ra crear ar­te fren­te al mar, dis­fru­tar de ami­gos y fa­mi­lia en­tre la na­tu­ra­le­za, pe­ro se con­vir­tió en una in­creí­ble op­ción de hos­pe­da­je, sin per­der su alma ho­ga­re­ña.

Al lle­gar te re­ci­bi­rán enor­mes pal­me­ras al pie del ho­tel y el cá­li­do ser­vi­cio su staff. Des­de que cru­ces la puer­ta sa­brás por qué no se tra­ta de un sim­ple ho­tel so­bre la pla­ya, sino de un es­con­di­te de paz y tu­ris­mo res­pon­sa­ble en don­de só­lo ten­drás que preo­cu­par­te por no per­der­te el atar­de­cer, por­que es una atrac­ción por sí so­la, más si lo apre­cias des­de sus ca­mas de pla­ya con la mú­si­ca ad hoc del bar co­mo fon­do.

Cual­quie­ra de sus 17 ha­bi­ta­cio­nes o la mag­ní­fi­ca mas­ter sui­te, son una oda al di­se­ño y al ar­te, pues su pro­pie­ta­ria de ori­gen cu­bano es fer­vien­te con­tri­bui­do­ra de la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca, ade­más de pin­to­ra, in­clu­so es­tán a la ven­ta to­das las pin­tu­ras en el ho­tel, crea­das por ella mis­ma y su círcu­lo de ta­len­to­sos ami­gos.

El lu­jo aquí es des­per­tar­te fren­te al mar, di­ri­gir­te a su res­tau­ran­te

ESENCIA don­de dis­fru­ta­rás del desa­yuno buf­fet in­clui­do y de­gus­tar­lo en sus me­sas so­bre la are­na, mien­tras la bri­sa del mar te da los bue­nos días.

Más tar­de po­drás uti­li­zar sin cos­to las bi­cis del ho­tel pa­ra ex­plo­rar es­ta má­gi­ca is­la con po­co más de 2 mil ha­bi­tan­tes y 41 km de lar­go -pue­des re­co­rrer de un ex­tre­mo a otro en 1 ho­ra en bi­ci-. Es un pue­blo sin pre­jui­cios. Es pa­ra al­mas aven­tu­re­ras, pa­ra aman­tes de la na­tu­ra­le­za y pa­ra re­sis­ten­tes a los mos­qui­tos, pe­ro so­bre to­do pa­ra quie­nes bus­can una ex­pe­rien­cia in­de­le­ble.

En cuan­to a res­tau­ran­tes en la is­la mi re­co­men­da­ción es vi­si­tar la MI­RAN­DA DE RU­LO con ex­qui­si­tas piz­zas co­mo la de lan­gos­ta; EL

SUS­HI DE HOL­BOX pa­ra pro­bar exó­ti­cos ro­llos y su happy hour con coc­te­les co­mo la mar­ga­ri­ta de ma­ra­cu­yá; y LA TOR­TI­LLE­RÍA ES­PA­ÑO­LA pa­ra ma­ra­vi­llar­te con su tor­ti­lla de 4 que­sos.

Más tar­de di­rí­ge­te a Pun­ta Mos­qui­tos pa­ra sor­pren­der­te con los fla­men­cos y su es­plen­do­ro­so co­lor ro­sa. Pre­gun­ta an­tes al con­cier­ge cuál es el me­jor ho­ra­rio pa­ra ob­ser­var­los se­gún la tem­po­ra­da, aun­que sue­le ser en­tre 4:30 y 6:00 de la tar­de. Por la no­che, so­li­ci­ta al ho­tel una ce­na con ve­las so­bre la pla­ya, la cual con­sis­ti­rá en 5 tiem­pos más una ro­mán­ti­ca pe­lí­cu­la al ai­re li­bre. Por úl­ti­mo, si eres aman­te de la aven­tu­ra, di­rí­ge­te des­pués de las 12 de la no­che -pa­ra lo­grar com­ple­ta os­cu­ri­dad­ha­cia Pun­ta Co­cos pa­ra vi­vir el asombroso fe­nó­meno de la bio­lu­mi­nis­cen­cia en la pla­ya, que con­sis­te en mi­cro­or­ga­nis­mos que ilu­mi­nan el mar en­tre ju­lio y enero.

Son po­cas las ex­cu­sas cuan­do se tra­ta de pla­near un via­je a la pla­ya, pe­ro se re­du­cen a ce­ro si tu op­ción se­rá Ser CasaSandra. Da­te la opor­tu­ni­dad de vi­vir un via­je úni­co, aquél que re­cor­da­rás to­da la vi­da, y en un ho­tel co­mo nin­guno. Ha­bi­ta­cio­nes des­de 4,400 MXN con desa­yuno in­clui­do Ca­lle Igual­dad Cos­ta­do De Sec Tec, 77310 Is­la Hol­box — www.casasandra.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.