LA RU­TA DE COR­TÉS, FU­SIÓN DE DOS CUL­TU­RAS

La ru­ta que bri­lló en el si­glo XIX que co­nec­ta­ba al Puer­to de Veracruz con la Ciu­dad de Mé­xi­co, inau­gu­ra­da en 1873, es­ta­rá de re­gre­so el pró­xi­mo año pa­ra re­abrir un re­co­rri­do con en­fo­que tu­rís­ti­co.

Chic Passport Nacional - - PUBLIRREPORTAJE -

En el año 2019 se cum­pli­rán 500 años de la lle­ga­da de Her­nán Cor­tés a lo que aho­ra son las cos­tas de Veracruz, dan­do con ello ini­cio a la unión de dos cul­tu­ras, en la que, co­mo bien es­tá es­cri­to en un mo­nu­men­to de la Pla­za de Tla­te­lol­co, “No hu­bo ni ven­ce­do­res ni ven­ci­dos, fue úni­ca­men­te el do­lo­ro­so na­ci­mien­to de la nue­va na­ción mes­ti­za que aho­ra es Mé­xi­co”. Al con­me­mo­rar es­tos eventos, di­ce el ar­queó­lo­go Eduardo Matos Moc­te­zu­ma, lo im­por­tan­te es “re­sal­tar los va­lo­res tan­to del Mé­xi­co prehis­pá­ni­co, co­mo del co­lo­nial y lo que hoy so­mos co­mo me­xi­ca­nos”. Más allá de la con­tro­ver­sia que pro­vo­can esos acon­te­ci­mien­tos que cam­bia­ron nues­tra his­to­ria, lo que des­cu­bri­rán los vi­si­tan­tes a lo lar­go de los 540 ki­ló­me­tros del iti­ne­ra­rio que si­guió Cor­tés, des­de la Vi­lla Ri­ca de la Ve­ra Cruz has­ta la Gran Te­noch­titlan, se­rán ex­tra­or­di­na­rios atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos, na­tu­ra­les y cul­tu­ra­les; al­gu­nos de los cua­les nos iden­ti­fi­can y son re­co­no­ci­dos por todo el mundo.

Al des­em­bar­car los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les en las pla­yas ve­ra­cru­za­nas tra­je­ron con­si­go tam­bién su cul­tu-

ra, y el pro­gra­ma Ru­ta de Cor­tés bus­ca ayu­dar a aten­der nues­tras raí­ces y lo que con­for­mó la ac­tual iden­ti­dad me­xi­ca­na.

Los im­per­di­bles de la Ru­ta de Cor­tés

Re­co­rrer es­ta ru­ta es aden­trar­se a las zo­nas ar­queo­ló­gi­cas con las que se en­con­tra­ron los es­pa­ño­les al lle­gar a nues­tro te­rri­to­rio y el ca­mino re­co­rri­do pa­ra lle­gar a Te­noch­titlán. Su­ma­do a es­to, se pue­den ob­ser­var los es­pa­cios que re­sul­ta­ron de la com­bi­na­ción de la cul­tu­ra es­pa­ño­la y me­xi­ca­na, de­jan­do un le­ga­do his­tó­ri­co que re­pre­sen­ta las raí­ces de la cul­tu­ra ac­tual.

En la Ru­ta se lo­ca­li­zan 151 gru­pos de atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos en los 28 mu­ni­ci­pios y cin­co al­cal­días por don­de cru­za, así co­mo ocho si­tios Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, 53 ha­cien­das, cua­tro pue­blos má­gi­cos, tres pue­blos con en­can­to, 10 zo­nas ar­queo­ló­gi­cas y 47 áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das con am­plia di­ver­si­dad eco­ló­gi­ca, don­de se lo­ca­li­zan co­mu­ni­da­des de gran tra­di­ción gas­tro­nó­mi­ca y cul­tu­ral.

Pa­ra fa­ci­li­dad de los vi­si­tan­tes, el pro­gra­ma es­tá seg­men­ta­do en tres zo­nas que son: Ini­cio de la Nue­va España (Mo­re­los y Ciu­dad de Mé­xi­co), En­cuen­tro de dos cul­tu­ras (Es­ta­do de Mé­xi­co y Tlaxcala) y Pri­me­ros pa­sos de Cor­tes (Pue­bla y Veracruz).

Es­tas son al­gu­nas de las ma­ra­vi­llas mi­le­na­rias que pue­des en­con­trar:

La­gu­na La Man­cha

Pla­yas, du­nas, man­gla­res y sel­vas con una gran va­rie­dad de flo­ra y fau­na: son los eco­sis­te­mas que pue­des en­con­trar en es­te lu­gar.

La man­cha es un pun­to de ob­ser­va­ción de la be­lla re­gión eco­tu­rís­ti­ca de la zo­na; ade­más, per­mi­te a los vi­si­tan­tes acam­par en sus ex­ten­sas pla­yas de are­na fi­na. En es­te te­rri­to­rio se lo­ca­li­zan las cue­vas del Can­til Blan­co, del Cam­po­san­to y de los Vam­pi­ros, si­tios idea­les pa­ra el turismo de ex­plo­ra­ción.

Zo­na Ar­queo­ló­gi­ca de Cem­poa­la

Cem­poa­la es una de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de la Cos­ta del Gol­fo que reunía al­re­de­dor de 50 pue­blos, don­de con­vi­vían To­to­na­cas, Chi­nan­te­cas y Za­po­te­cas. En su épo­ca más im­por­tan­te Cem­poa­la lle­gó a te­ner 25,000 o 30,000 ha­bi­tan­tes. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más sobresalientes es un con­jun­to de ani­llos es­ca­lo­na­dos que, de acuer­do con al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res, era una he­rra­mien­ta cons­trui­da con la fi­na­li­dad de compu­tar el tiem­po.

An­ti­gua Ca­sa de Her­nán Cor­tés

Es­ta ca­sa en rui­nas ha vis­to trans­cu­rrir la his­to­ria des­de ha­ce ca­si 500 años. La An­ti­gua fue cons­trui­da en 1519 y ha­bi­ta­da por 200 es­pa­ño­les y más de 600 es­cla­vos afri­ca­nos; te­nía ca­sa real, igle­sia, dos mo­nas­te­rios y un hos­pi­tal. El trá­fi­co mer­can­til en­tre la Nue­va España y la pe­nín­su­la ibé­ri­ca se reali­zó a tra­vés de La An­ti­gua du­ran­te ca­si 75 años.

Es­ta ca­sa fue edi­fi­ca­da en la po­bla­ción de La An­ti­gua, a 28 ki­ló­me­tros del puer­to de Veracruz, en la desem­bo­ca­du­ra del Río Huit­zi­la­pan o de los Co­li­bríes.

Se le­van­tó con pie­dra de río y vol­cá­ni­ca; la ro­ca de co­ral aún se pue­de apre­ciar en sus mu­ros, así co­mo co­lo­ra­cio­nes de tono azul; te­ja pla­na, es­tu­co y ar­ga­ma­sa. A un la­do se ex­hi­be un ca­ñón traí­do por los es­pa­ño­les en el si­glo XVI. Pre­sen­ta­ba un es­ti­lo an­da­luz y aho­ra gran­des raí­ces de cei­ba en­vuel­ven sus rui­nas.

Cas­ti­llo de San Juan de Ulúa

Es­te lu­gar es uno de los monumentos his­tó­ri­cos más re­le­van­tes del Puer­to de Veracruz, el cual fue edi­fi­ca­do en un is­lo­te con el fin de pro­te­ger a las em­bar­ca­cio­nes del mal tiem­po y co­mo de­fen­sa del puer­to de los ata­ques de pi­ra­tas y fi­li­bus­te­ros.

Con el tiem­po, el Cas­ti­llo de San Juan de Ulúa se con­vir­tió en for­ta­le­za que alo­ja­ba a con­tin­gen­tes y des­pués fue una pri­sión. Hoy en día se le co­no­ce co­mo Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Veracruz, un es­pa­cio don­de se reúnen pie­zas ar­queo­ló­gi­cas de la re­gión del Gol­fo de Mé­xi­co.

Coa­te­pec y Xi­co

Al re­co­rrer es­to dos pue­blos má­gi­cos se agu­di­zan los sen­ti­dos. El ol­fa­to se de­li­ta con el co­ra­zón de Coa­te­pec, don­de se dis­fru­ta el olor in­ten­so del ca­fé; por su par­te, el gus­to se da un man­jar con el sabor de los he­la­dos con fru­tos de la re­gión co­mo ma­ra­cu­yá o con el pan al horno de le­ña.

Coa­te­pec, asen­ta­do a 20 mi­nu­tos de la ca­pi­tal ve­ra­cru­za­na, se ca­rac­te­ri­za por su ca­fé de al­tu­ra, sus ca­lles e in­mue­bles ti­po co­lo­nial, la igle­sia San Je­ró­ni­mo fren­te al par­que prin­ci­pal, pe­ro so­bre todo por su gran va­rie­dad de or­quí­deas.

En Xi­co se en­cuen­tra la san­ta con más ves­ti­dos, Ma­ría Mag­da­le­na. Reúne más de 4,000 in­du­men­ta­rias que le han re­ga­la­do ca­da año las pro­pias fa­mi­lias; su igle­sia es­tá ubi­ca­da en la par­te al­ta del pue­blo. El mu­ni­ci­pio de Xi­co tam­bién cuen­ta con áreas na­tu­ra­les co­mo las cas­ca­das que en­mar­can es­te te­rri­to­rio y que son muy vi­si­ta­das en cual­quier épo­ca del año.

La For­ta­le­za de San Car­los

La cons­truc­ción de la For­ta­le­za de San Car­los fue or­de­na­da por el Vi­rrey Joa­quín de Mon­tse­rrat en 1770, de­bi­do al te­mor de un po­si­ble ata­que in­glés des­pués de que es­tos to­ma­ran La Ha­ba­na en 1762.

En­ton­ces se for­ti­fi­có a San Juan de Ulúa en la cos­ta y en tie­rra fir­me se or­de­nó la cons­truc­ción de otra for­ta­le­za que im­pi­die­ra la to­ma de Pue­bla y Mé­xi­co. La cons­truc­ción tar­dó sie­te años, ter­mi­nán­do­se en 1777 por el Vi­rrey An­to­nio Ma­ría de Bu­ca­re­li y Ur­súa, con­tan­do con la pro­tec­ción de 54 ca­ño­nes de di­ver­sos ca­li­bres y se lla­mó For­ta­le­za de San Car­los, en ho­nor al rey Car­los III de España.

La For­ta­le­za sir­vió de res­guar­do y de al­ma­cén de su­mi­nis­tros pa­ra los cuer­pos rea­lis­tas que com­ba­tían a las gue­rri­llas in­sur­gen­tes du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia. Pos­te­rior­men­te, se es­ta­ble­ció ahí el pri­mer Co­le­gio Mi­li­tar. En 2008 se em­pe­za­ron a rea­li­zar la­bo­res de res­ca­te a fin de con­ver­tir­la en mu­seo y ac­tual­men­te es­tá abier­ta al pú­bli­co en ge­ne­ral.

La­gu­na de Al­chi­chi­ca

Cu­rio­sas for­ma­cio­nes ro­co­sas que pa­re­cen co­ra­les blancos es lo que des­ta­ca la La­gu­na de Al­chi­chi­ca, lo­ca­li­za­da en­tre las fal­das de Citlal­té­petl y la Ma­lin­che. Es­te lu­gar con más de dos ki­ló­me­tros de diá­me­tro, res­guar­da le­yen­das que ha­blan de si­re­nas de ca­be­llos pla­tea­dos. Por su ele­va­do ín­di­ce de sa­li­ni­dad, los an­ti­guos pen­sa­ban que es­ta­ba co­nec­ta­da con el mar, in­clu­so se lle­gó a ha­blar so­bre la pre­sen­cia de ex­tra­te­rres­tres en ella.

Zo­na Ar­queo­ló­gi­ca de Ca­caxtla

Es­ta jo­ya his­tó­ri­ca re­pre­sen­ta el bi­cul­tu­ra­lis­mo de los Ol­me­cas-Xi­ca­lan­cas, que de­ja­ron plas­ma­das en las pa­re­des his­to­rias de mar, ba­ta­llas, hom­bres aves, ma­zor­cas hu­ma­nas, es­tre­llas y ser­pien­tes. Uti­li­zan­do el co­lor de los pig­men­tos del cao­lín, la ob­si­dia­na, la cal y otros mi­ne­ra­les de la re­gión.

Es­te si­tio fue fun­da­do en­tre los años 100 a 1100 d.C. Ca­caxtla re­pre­sen­tó un pun­to es­tra­té­gi­co pa­ra con­tro­lar el pa­so de la ru­ta co­mer­cial en­tre Teo­tihua­cán y las tie­rras ba­jas del Gol­fo por las que se lle­ga­ba a Ta­bas­co y Cam­pe­che, lo cual fue de­ter­mi­nan­te pa­ra su cre­ci­mien­to y es­plen­dor.

Zo­na Ar­queo­ló­gi­ca de Can­to­na

Es con­si­de­ra­da la ciu­dad más ur­ba­ni­za­da del Mé­xi­co prehis­pá­ni­co, por su pla­ni­fi­ca­ción y si­me­tría en to­dos sus edi­fi­cios. Fue cons­trui­da so­bre so­bre un de­rra­me de la­va vol­cá­ni­ca y fue des­cu­bier­ta a me­dia­dos del si­glo XIX, pe­ro se cree que al­can­zó su apo­geo cul­tu­ral en­tre los años 150 y 200 d.C., cuan­do con­ta­ba con apro­xi­ma­da­men­te 867 hec­tá­reas de te­rri­to­rio.

Can­to­na se dis­tin­guió de otros cen­tros ur­ba­nos de Me­soa­mé­ri­ca por su com­ple­ja y efi­cien­te red de vías de cir­cu­la­ción; ade­más de ca­mi­nos que con­du­cían a cam­pos de cul­ti­vo, can­te­ras, ya­ci­mien­tos y ha­cia otras po­bla­cio­nes.

Re­cien­te­men­te, es­ta ciu­dad ini­ció su pro­ce­so de si­tio tu­rís­ti­co y ya es­tá en ope­ra­ción el Mu­seo de Si­tio en Can­to­na.

Acue­duc­to del Pa­dre Tem­ble­que

Ins­cri­to por la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (UNES­CO) co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad, es­ta cons­truc­ción es úni­ca en su ti­po ba­sa­da en los sis­te­mas hi­dráu­li­cos de Eu­ro­pa, pe­ro he­cho con téc­ni­cas indígenas. Tie­ne uno de los ar­cos más gran­des que exis­ten con 39 me­tros de al­tu­ra. La ar­que­ría mo­nu­men­tal tie­ne 68 curvas, sien­do es­ta par­te ape­nas un pe­que­ño por­cen­ta­je de to­da la es­truc­tu­ra ori­gi­nal.

Xo­chi­cal­co

Xo­chi­cal­co es un ejem­plo de la épo­ca co­no­ci­da co­mo Epi­clá­si­co, ca­rac­te­ri­za­do por el sur­gi­mien­to de ciu­da­des en el cen­tro de Mé­xi­co tras el de­cli­ve de la ur­be teo­tihua­ca­na y el vacío de po­der de­ja­do por es­ta. Los re­lie­ves de las ser­pien­tes em­plu­ma­das en el tem­plo del mis­mo nom­bre su­gie­ren in­fluen­cias Teo­tihua­ca­nas y Ma­yas. Por otro la­do, su po­si­ción en lo al­to de una mon­ta­ña, al igual que otros cen­tros po­bla­cio­na­les de esa épo­ca, mar­ca un pe­río­do de con­flic­tos bé­li­cos en­tre ciu­da­des con pe­que­ños te­rri­to­rios, an­te la au­sen­cia de una ur­be he­ge­mó­ni­ca, sin em­bar­go, es­ta in­ter­pre­ta­ción ha si­do re­fu­ta­da re­cien­te­men­te en fa­vor de los ele­men­tos sim­bó­li­cos y te­rri­to­ria­les ce­rro, agua, asen­ta­mien­to. Uno de los prin­ci­pa­les es­pa­cios más in­tere­san­tes de es­te si­tio es un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co en una cue­va a la que se ac­ce­de a tra­vés de una es­ca­li­na­ta es­cul­pi­da en la ro­ca.

Teo­tihua­cán

Es­te fa­mo­so cen­tro ar­queo­ló­gi­co es de los más im­pre­sio­nan­tes del mundo. La ciu­dad es­tu­vo ha­bi­ta­da des­de el año 100 a. C. has­ta el 650 d.C. apro­xi­ma­da­men­te. Aun­que Teo­tihua­cán ha si­do in­ves­ti­ga­da des­de más de un si­glo, so­lo 5% de las rui­nas ha si­do ex­ca­va­da. Teo­tihua­cán fue un po­de­ro­so cen­tro po­lí­ti­co, mi­li­tar, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral que in­fluen­ció a to­da Me­soa­mé­ri­ca. Du­ran­te su apo­geo, más de 150.000 ha­bi­tan­tes vi­vie­ron en un área de unos 20 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, con­vir­tién­do­la en una de las ma­yo­res me­tró­po­lis del mundo de aque­lla épo­ca.

El sabor de Veracruz a la Ciu­dad de Mé­xi­co

Es­tos son al­gu­nos de los pla­ti­llos que los tu­ris­tas en­con­tra­rán a lo lar­go de la Ru­ta:

Veracruz

Arroz a la tum­ba­da, ta­ma­les de ca­zue­la, chil­pa­cho­le de jai­ba, pi­ca­das, ca­ma­ro­nes al co­co, ca­zue­la de ma­ris­cos, hua­chi­nan­go a la ve­ra­cru­za­na, os­tio­nes a la dia­bla, vo­lo­va­nes, to­ri­tos, ca­fé de coa­te­pec, le­che­ro, caldo de pes­ca­do y mi­ni­lla.

Pue­bla

Chi­les en no­ga­da, mo­le po­blano, rom­po­pe, cha­lu­pas, mo­lo­tes, ce­mi­tas, ta­cos ára­bes, en­chi­la­das de pi­pián, en­fri­jo­la­das, pa­si­ta, tortitas de San­ta Cla­ra, ca­mo­te, ra­jas, me­me­las y li­mo­nes re­lle­nos de co­co

Tlaxcala

Mo­le ne­gro de huitla­co­che, mi­xio­te, es­ca­mo­les, ta­mal ta­te­ma­do, xo­lostle, so­pa de mil­pa, pul­que, ale­grías, tlax­ca­les, pa­lan­que­tas, tlatla­pas, cal­di­llo de pes­ca­do se­co, huax­mo­le, pan de que­so, tor­ti­llas de maíz rosa, xo­co­nochtle, mué­ga­nos hua­mantle­cos y gu­sa­nos de ma­guey.

Es­ta­do de Mé­xi­co

Pan­ci­ta, que­so fun­di­do con cho­ri­zo, pa­pa con cho­ri­zo, bar­ba­coa, quin­to­ni­les en­ce­bo­lla­dos, pe­pi­to­rias, cha­ra­mus­cas, mos­co, cha­cua­lo­le, cha­ra­les, tru­cha, co­ne­jo ado­ba­do, obis­po, mo­ron­ga y tortitas de flor de ca­la­ba­za.

Mo­re­los

Ce­ci­na, ta­ma­les de cin­tu­ri­ta, guax­mo­le, po­llo en pi­pián, ta­cos de chapulines, caldo de res con hon­gos de ca­zahua­te, ta­mal de mo­ja­rra, aya­co­tes, he­la­dos de sa­bo­res, ju­mi­les, agua de chía, ver­do­la­gas en sal­sa ver­de, cle­mo­le, huau­zontles y arroz mo­re­len­se.

Ciu­dad de Mé­xi­co

Que­sa­di­llas, gor­di­tas, hua­ra­ches, flau­tas, caldo de ga­lli­na, elo­tes, ta­cos de ca­nas­ta, ta­cos al pas­tor, me­nu­do, mi­che­la­da, tor­tas, so­pa de tor­ti­lla, hue­vos ran­che­ros, gua­ca­mo­le, pi­co de ga­llo, ate, en­chi­la­das sui­zas, po­zo­le, ta­cos de sua­de­ro, chi­cha­rrón, caldo xóchitl, fru­tas en al­mí­bar, pan de muer­to y caldo tlal­pe­ño.

Con es­te re­co­rri­do se bus­ca res­ca­tar una Ru­ta lle­na de ri­que­za gas­tro­nó­mi­ca y cul­tu­ral, mis­ma que les per­mi­ti­rá a los asis­ten­tes dis­fru­tar de la va­rie­dad eco­ló­gi­ca y de las tra­di­cio­nes de nues­tro país.

Ha­cien­da San An­drés Aya­pan­go, Méx.

La­gu­na de Al­chi­chi­ca.

Pla­za de To­ros, Tlax­cá­la.

Po­sa­da Coa­te­pec, Ver.

Fies­ta de las Cul­tu­ras Indígenas ..... CDMX.

Zo­na Ar­queo­ló­gi­ca de Can­to­na.

Sis­te­ma de pro­duc­ción agrí­co­la Chi­nam­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.