“Dé­ja­me pa­so a mi ca­sa de vo­la­da”

Chilango - - EDITORIAL - Juan Luis R. Pons Edi­tor Ge­ne­ral

Las dis­tan­cias y el trán­si­to en nues­tra ciu­dad ha­cen que, a ve­ces, ya no nos dé tiem­po de ir a cam­biar­nos pa­ra sa­lir en la no­che des­pués de la ofi­ci­na. Qui­zá por eso, l@s chi­lang@s he­mos desa­rro­lla­do dos cua­li­da­des esen­cia­les de su­per­vi­ven­cia: la de apun­tar­nos a la me­nor opor­tu­ni­dad de fies­ta y la de en­con­trar ro­pa que nos acom­pa­ñe a lo lar­go del día y la no­che “por lo que pue­da ofre­cer­se”.

A me­nos que tra­ba­jes en un bu­fe­te de abo­ga­dos don­de a dia­rio ten­gas que ir de tra­je, en es­ta edi­ción en­con­tra­rás al­gu­nas ideas de cam­bios que pue­den ser­vir­te con lo que hay en las tien­das de la ciu­dad, pues­tos a prue­ba en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de la ca­da-vez-más-in­tere­san­te co­lo­nia Juá­rez. Nues­tra editora de mo­da los pen­só pa­ra que, con cual­quie­ra de ellos, pu­die­ras na­ve­gar có­mo­da­men­te en­tre la ce­ni­ta, el pre­co­peo, la ca­de­na del an­tro o, in­clu­so, el muy irre­sis­ti­ble hot dog (a.k.a. jo­cho) ban­que­te­ro.

Por­que la ne­ta: ¿quién no se pro­du­ce en su ro­pa con la es­pe­ran­za de que, al final de la no­che, “al­guien” se la qui­te?

Nues­tra editora de foto se apa­la­bró a es­te ca­rri­to de jo­chos pa­ra la úl­ti­ma foto de la mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.