PA­PA­LO­TE RE­NO­VA­DO

Chilango - - CONTENIDO - –ALE­JAN­DRA LEGLISSE

El mu­seo es­tre­na­rá nue­vas sa­las. Te ade­lan­ta­mos cuá­les.

En un año el Pa­pa­lo­te Mu­seo del Ni­ño es­tre­na­rá nue­vas sa­las. (No te preo­cu­pes, Ra­món, se­gui­rá tan fron­do­so co­mo siem­pre.) Aquí te ade­lan­ta­mos lo que ve­rás.

Si to­da­vía no has ido o no has lle­va­do a tus mi­ni­mis, ¿qué es­tás es­pe­ran­do? Aun­que es un mu­seo pa­ra ni­ños, no ha ha­bi­do “gran­des” que ha­yan ido y no ha­yan caí­do en los en­can­tos de sus jue­gos. (Si no has he­cho una bur­bu­ja gi­gan­te o te has acos­ta­do en la ca­ma co­mo fa­quir, no has vivido.)

Si ya lo co­no­ces y crees que no hay na­da nue­vo pa­ra ti, to­ma no­ta: el Pa­pa­lo­te es­tá ha­cién­do­se un ex­tre­me fashion emer­gency, es­tá re­mo­de­lan­do sus sa­las y es­tre­na­rá nue­vas ex­hi­bi­cio­nes. El fa­mo­so “to­ca, jue­ga y apren­de” se me­jo­ra­rá con ex­pe­rien­cias mul­ti­me­dia.

Cuan­do en­tres al nue­vo Pa­pa­lo­te (en ju­nio del pró­xi­mo año) ten­drás la sen­sa­ción de que es­tás en la pe­lí­cu­la Via­je al cen­tro de la Tie­rra, pe­ro irás al cen­tro de tu cuer­po y ter­mi­na­rás co­no­cien­do co­mo fun­cio­nan des­de tus hue­sos has­ta tu fa­mi­lia, el ba­rrio don­de vi­ves, la na­tu­ra­le­za que te ro­dea y có­mo to­do es­tá in­ter­co­nec­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.