¿JUAY LOS SU­PER­HÉ­ROES?

Chilango - - ESTRENOS DE VERANO - POR IRA FRAN­CO

Ca­da pe­lí­cu­la de su­per­hé­roes con­tie­ne el uni­ver­so al que mu­chos qui­sié­ra­mos mu­dar­nos: dio­ses, mons­truos y hu­ma­nos uni­dos pa­ra man­te­ner el or­den de las co­sas, al­go que afue­ra, en la cru­da reali­dad, re­sul­ta im­po­si­ble ( bá­si­ca­men­te, por­que los hu­ma­nos te­ne­mos mu­cho de dio­ses y mons­truos, pe­ro nun­ca po­dre­mos po­ner­nos de acuer­do).

Hay mu­chas teo­rías de por qué los su­per­hé­roes re­pre­sen­tan el gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co más ren­ta­ble en lo que va del si­glo XXI. La ma­yo­ría apun­ta al es­ca­pis­mo pro­pio de los mi­lle­nials, he­re­da­do, por cier­to, de la va­cui­dad de la ge­ne­ra­ción X: siem­pre se­rá más gra­ti­fi­can­te co­no­cer el nue­vo tra­je de Iron Man que en­con­trar hé­roes de car­ne y hue­so que ja­más pon­drían su for­tu­na al ser­vi­cio de la hu­ma­ni­dad, co­mo Tony Stark, por ejem­plo.

Se sa­be tam­bién que cuan­do los tiem­pos de cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca apre­mian, los hé­roes ab­so­lu­tos se ha­cen muy ne­ce­sa­rios: Bat­man y Su­per­man fue­ron crea­dos jus­ta­men­te pa­ra ali­viar un po­co el áni­mo de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se de fi­na­les de los años 30, cuan­do ha­bía es­ta­do en la peor de­pre­sión eco­nó­mi­ca del si­glo XX.

Po­co des­pués ven­dría la gue­rra (o las mu­chas gue­rras) y los su­per­hé­roes se adap­ta­ron siem­pre al entorno: Su­per­man se vol­vió em­plea­do del go­bierno an­ti­co­mu­nis­ta, sur­gió el em­ble­má­ti­co Ca­pi­tán Amé­ri­ca, los Ven­ga­do­res y los clá­si­cos ma­los: ale­ma­nes, ru­sos, ja­po­ne­ses; alie­ní­ge­nas del or­den es­ta­dou­ni­den­se de las co­sas. In­clu­so en los años 60 lo­gra­ron adap­tar­se al sur­gi­mien­to de la ju­ven­tud re­bel­de y re­vo­lu­cio­na­ria, con Spi­der­man y Los 4 Fan­tás­ti­cos a la ca­be­za.

Lo cier­to es que los su­per­hé­roes nos han cam­bia­do: an­tes la poe­sía ha­bla­ba de Hér­cu­les y los grie­gos, hoy ha­bla­mos de Bat­man y su in­fan­cia os­cu­ra. A pe­sar de la fas­ci­na­ción –y qui­zá por ella–, los cues­tio­na­mien­tos aún son vá­li­dos: ¿qué tie­ne de es­pe­cial una pe­lí­cu­la en la que sa­be­mos que siem­pre ga­na­rán los bue­nos? Y qui­zá más im­por­tan­te: ¿quié­nes son los ma­los pa­ra la cul­tu­ra po­pu­lar de es­te mo­men­to? ¿Qué di­cen de no­so­tros las pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.