Emi­lia Clar­ke

Chilango - - ESTRENOS DE VERANO - –JUAN CAR­LOS VI­LLA­NUE­VA

Sa­rah Con­nor en Ter­mi­na­tor Gé­ne­sis.

Se­gu­ro ya la vis­te co­mo la sal­va­je do­ma­do­ra de dra­go­nes en Ga­me of Th­ro­nes. Aho­ra es la nue­va Sa­rah Con­nor en Ter­mi­na­tor Gé­ne­sis, una de las gran­des pro­me­sas de la tem­po­ra­da. Es­ta mu­jer es la más pe­que­ñi­ta (mi­de só­lo 1.57 cm) y tí­mi­da que ha­ya en­tre­vis­ta­do en Holly wood. Me re­ci­bió con una dul­ce y enor­me son­ri­sa, tan con­ta­gio­sa co­mo he­chi­zan­te, fran­ca, sin po­ses ni ar­ti­lu­gios.

TO­DOS PIEN­SAN QUE ERES MUY SEXY. CUAN­DO TE MI­RAS AL ES­PE­JO, ¿EN­CUEN­TRAS UNA MU­JER ASÍ?

No, pa­ra na­da [ríe]. Creo en mi se­xua­li­dad, que ten­go una ac­ti­tud que ha lla­ma­do la aten­ción a las per­so­nas. Pa­ra mí, ha fun­cio­na­do pa­ra re­pre­sen­tar a las mu­je­res y dar­les un po­der di­fe­ren­te. Me sien­to có­mo­da con que me re­la­cio­nen con el fe­mi­nis­mo, creo que soy sen­sual, pe­ro mi ma­yor atrac­ti­vo es­tá en el ce­re­bro [ríe].

TUS PER­SO­NA­JES SON MU­JE­RES CON MU­CHO CA­RÁC­TER, ¿TE IDEN­TI­FI­CAS CON ELLAS?

Qui­sie­ra pen­sar que Sa­rah Con­nor y Dae­nerys com­par­ten un ba­lan­ce en sus emo­cio­nes y ca­rác­ter. Jun­tas son in­des­truc­ti­bles. Yo soy una per­so­na muy de­ter­mi­nan­te y los dos per­so­na­jes tie­nen cua­li­da­des hu­ma­nas in­ta­cha­bles. To­do per­so­na­je de­be pa­re­cer­se un po­co a quien lo in­ter­pre­ta, pe­ro tam­bién pue­do ser frá­gil. Por ejem­plo, cuan­do tra­ba­jé en la obra de tea­tro Desa­yuno en Tif­fany’s tu­ve un mo­men­to de pá­ni­co an­tes de su­bir al es­ce­na­rio, mis pier­nas tem­bla­ban.

¿QUÉ ES LO QUE VEN EN TI PA­RA QUE TE ASIG­NEN PA­PE­LES DE MU­JE­RES FUER­TES?

Ga­me of Th­ro­nes me dio la opor­tu­ni­dad de cre­cer co­mo ac­triz, es una se­rie que cre­ce con­for­me avan­za ca­da tem­po­ra­da. Co­mo in­gle­sa, te­ne­mos una gran can­ti­dad de es­cue­las de dra­ma que nos en­se­ñan a res­pe­tar tu pro­fe­sión y a tra­ba­jar muy du­ro, en­ton­ces eso es­tá ge­ne­ran­do un im­pac­to po­si­ti­vo en Holly wood. No sé si sea for­ta­le­za ne­ce­sa­ria­men­te, pe­ro creo que trans­mi­to una ener­gía só­li­da que ad­qui­rí cre­cien­do y sien­do edu­ca­da en In­gla­te­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.