En nues­tra ciu­dad, el asa­do es si­nó­ni­mo de des­tre­za pa­ra apro­piar­nos de pa­tios, es­ta­cio­na­mien­tos, zo­tehue­las, te­rra­zas y, en ca­sos “lu­jo­sos”, jar­di­nes pa­ra ar­mar una fies­ta al­re­de­dor de la co­mi­da. Hi­ci­mos es­ta guía pen­san­do en to­do aque­llo que pue­da ha­ce

Chilango - - ASÍ Y ASADO - POR MA­RIA­NA CA­MA­CHO ILUS­TRA­CIÓN ALI­NA ESTRADA

El asa­do es, ade­más de un ac­to so­cial, la com­bi­na­ción de un mé­to­do (ca­da vez más con­tro­la­do, cien­tí­fi­co si se quie­re) y una se­rie de ri­tos y pro­to­co­los que hay que

se­guir co­mo an­fi­trión y con­vo­ca­do. En el DF, el asa­do, con sus va­rian­tes y con­di­cio­nes en ca­da des­tino del mun­do, pue­de lo­grar­se tan exi­to­so co­mo pa­ra

pre­su­mír­se­lo a cual­quier nor­te­ño o por­te­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.